10 de mayo de 2006

Yo también blasfemo

Ante el inminente estreno de la adaptación de un libro malo como lo es “El código Da Vinci”, me voy a dedicar a hacer mis propias blasfemias.Realmente no puedo creer que se discuta censurar esta película por “ofender” creencias cristianas cuando hace meses se defenestró el fundamentalismo musulmán por una imagen satírica de su profeta Mahoma.Ante unos cristianos incultos y poco formados en los avatares de la crítica literaria del siglo XX nos encontramos en la necesidad de recordarles que la teoría del “arte como espejo de la realidad” no solo fracasó miserablemente sino que es la base del “Realismo Socialista”, doctrina estética sostenida por el amigo personal de la Iglesia Apostólica Romana, Joseph Stalin. Por tanto, los reclamos de censura ante el temor de una interpretación literal de una obra ficcional, me pongo a pensar en si esta gente será consciente de estar representando aquello que siempre han defenestrado. Entonces, aquí, mi pequeña contribucón a la blasfemia. Ahora, censúrenme. O escúpanme.

Contándole los piojos a Jesús
Hay un tema que ha sido injustamente desechado tanto por la Teología como por la religión así como por los seudo-filósofos cristianos, y creo debe ser reivindicado como pregunta o cuestión esencial de la investigación histórica-religiosa. La pregunta es simple pero, justamente esta simpleza la hace fundamental, y es la siguiente: Jesús, Cristo o simplemente el “Hijo de Dios” ¿Compartía las necesidades y defectos típicos de la condición animal del ser humano o su condición de deidad lo hacía exento de las mismas?
En otras palabras la cuestión que creo debe ser considerada con seriedad es si por ejemplo tenía las necesidades naturales del hombre, es decir, por ejemplo si Jesús durante su vida, defecó, eructó, orinó, se masturbó, transpiró, olió mal, se le irritó la ingle, o inclusive si alguna vez se atragantó (por qué no... imaginemos que hubiese sido de la historia Occidental si por ejemplo Jesús moría atragantado con un hueso de pollo...).
No hay que olvidar considerar la escasa higiene que se podía mantener por esos días en el desierto... ¿Qué nos hace suponer por ejemplo que sus dientes no se pudrieron y cayeron por la falta de cepillado como tenemos ahora?
En resumen, todas estas cuestiones que pueden resultar insignificantes para algunos e irritantes, indignantes o herejes para otros, resultan preguntas básicas para comprender si realmente resultó ser Dios el progenitor de Jesús e inclusive el desarrollo que de sus “enseñanzas” basadas en su propia vida hizo la Iglesia..
Partamos por ejemplo desde el punto en que se nos dice que Jesús murió casto. Por supuesto que en a los ojos de esta sociedad hija de la revolución sexual de los 60´s, un hombre de 33 años virgen solo puede ser un fracasado sentimental, sexual y en todos los aspectos de su vida social, un resentido, depresivo y por qué no con ciertas tendencias piscóticas. Pero aun teniendo en cuenta que aquellos tiempos eran distintos y el gen de los 60 no había llegado a modificar la moral puritana, el sexo, como lo es ahora era una pulsión natural por la que nadie debería sentirse avergonzado. En todo caso, aún considerando que no hubiese tenido relaciones sexuales con otras u otros (quién sabe que pudo hacer en sus tiempos de pastor solitario con tantas dulces ovejitas...), ¿Qué nos permite afirmar categóricamente que en su soledad no haya ejercido la autosatisfacción? Es imposible saber que pasó en cada minuto de existencia de sus largos años... por suerte las telepantallas profetizadas por Orwell en “1984” no habían sido inventadas todavía...
Imaginemos entonces que finalmente Jesús hubiese practicado el onanismo y como consecuencia haya eyaculado sin los fines de procrear... para la Iglesia esto significa pecado... sin embargo aún así le sería imposible a la misma o a cualquiera afirmar científicamente una cosa u otra... tal vez la estadística pudiese dar un principio de respuesta no definitivo pero no es el caso...
Y justamente hablando de fluidos corporales... surgen múltiples preguntas sumamente interesantes... Si alguien hubiese podido conservar alguno de estos fluidos, ya sea mucosidad, orina, materia fecal o inclusive semen.... ¿Serían estos adorados como reliquias por la Iglesia y sus fieles o simplemente serían vendidos a algún laboratorio parar intentar un clonación y consiguiente parusía? Algo es seguro... si hubiese tenido la desgracia de vivir en estos tiempos una vez muerto no habría podido ascender a los cielos debido a que diversas empresas se disputarían su cadáver para trozarlo y venderlo como souvenirs o reliquias al mejor postor...
Inclusive no puedo dejar de pensar que de haber sido contemporáneo Jesús correría la suerte de los predicadores Brasileros en un local de Once... Pensemos que si lo mataran ahora la gente seguramente llevaría colgando en su cuello una réplica de una silla eléctrica o de una inyección letal... la réplica del a cámara de gas se me hace difícil de imaginar...
Bueno, esas son algunas de los interrogantes más importantes que me surgieron pensando en el costado “humano” de Jesús... estoy seguro que quedan infinitas preguntas por hacerse mirando desde esta óptica..
Sin embargo se que estos interrogantes nunca serán investigados ni respondidos, ni cuestionados ya que la doctrina del dogma impide la libre pregunta y cuestionamiento de la filosofía. De todos modos creo que al deslizarlas se deja en descubierto la falta de interés real por parte de las cúpulas religiosas hacia su adorado, que en una ceguera de fe no se permiten ninguna pregunta que modifique sus arcaicos sistemas y concepciones...

Rufián Melancólico.
06/11/02

14 comentarios:

peperinoteama dijo...

Chupate esa naranja.

Murcia dijo...

superior! Por que en mi vida cotidiana no encuentro personas asì de inteligentes????
ufa....

superior.

Patroclo dijo...

Parece que a peperino se le agotaron las mandarinas y tuvo que reformular el dicho, jajaj.

Liquid Love dijo...

Es cierto que hay gente a la que no le va a hacer gracia lo que escribió.
Es cierto que si Jesús era tan humano y lo fue para pasar por nuestros dolores y problemas, entonces tu planteo debería ser contemplado como totalmente válido.
También es cierto que una vez que se edifica algo tan grande a base lo que muchas veces son ilusiones o pura idealización o conveniencia es muy dificil lograr que la gente quiera pensar o debatir...hay gente que solo sabe seguir.

Cada uno tiene su lado de la historia.
Sus preguntas son sin duda interesantes...
Le dejo un saludo.

Elo Elohísta? dijo...

viste que mal informada está la gente sobre los avatares de la crítica literaria del s.XX? ni siquiera leyeron a Auerbach, que es casi lo primero que te dan cualquier facultad, aunque ahora que lo pienso.... vos tampoco lo leíste! porque si lo hubieras hecho sabrías que el realismo bíblico se sostiene como la única verdad posible, es decir, NO ES UNA OBRA FICCIONAL LA BIBLIA, por lo menos no para los que leen desde el dogma, es decir, la iglesia. el resto del texto, impecable, un saludo

Anónimo dijo...

soifer
quiero una satira sobre el holocausto en tu proximo post


¿DALE?

Rufián Melancólico dijo...

elo: Lamento decepcionarte, sí leí Auerbach. Te recomiendo que releas "La cicatriz de Ulises" el primer capítulo de "Mímesis" en donde se habla del discurso bíblico.
Cito textual:
"Así pues, mientras por una parte la realidad del Antiguo Testamento aparece como verdad total, con pretensiones hegemónicas, estas mismas pretensiones la obligan luego a continuas modificaciones interpretativas de su propio contenido; éste pervive durante milenios, dentro de la vida del hombre europeo, en una evolución activa e incesante." Auerbach, E. "Mímesis", FCE, México, 2002, página 22.

Creo evidente que Auerbach presenta a la Biblia como el discurso que abre la posibilidad interpretativa al ifinito. Es decir, como en cualquier texto literario.

Por otra parte creo que por lo que se deduce de dicho capítulo el discurso de la Biblia es absolutamente elíptico. No hace falta más que releer la parte en que se describe la descripción que se da del sacrificio de Abraham. Anti-realismo puro.
De todos modos, creo que una lectura crítica también impone la capacidad crítica de poder pensar en contra de lo que dice un autor determinado por ejemplo.

Anonymus: Como verás no me oculto en el anonimato. Y creo que hay materiales parodiables en cualquier discurso, incluso en ciertos abusos que se han hecho respecto del tema de la memoria del holocausto que lo único que hacen es seguir poniendo en el lugar de víctima a los judíos y no construyen una realidad a futuro. Es tema de discusión, sin dudas.

P.D.: Preferiría que no me llamen por el apellido, me hace acordar a la forma en que apelaban a mí en el colegio primario.

Ferdinand Mortnais dijo...

no sé quién es Auerbach y por lo tanto, me la trae flojísima. Quiero citar a un amigo que no hace falta nombrar puesto que es tan grande que cualquiera puede reconocerlo: "En el mundo de imágenes del cristianismo no existe nada que roce siquiera la realidad; nosotros reconocemos, al contrario, en el odio instintivo a toda realidad, el único elemento impulsor en los orígenes del cristianismo ¿qué se deduce de todo esto? Que también in psychologicis el error es radical en este caso, es decir, determinante de la esencia, es decir, sustancia. Quítese aquí un solo concepto, póngase en su lugar una sola realidad, y todo el cristianismo rodará a la nada." y remata: "Mas no subestimemos al cristiano: el cristiano falso hasta la inocencia, supera con mucho al mono; respecto de los cristianos, una conocida teoría de la descendencia conviértese en una pura amabilidad..."

peperinoteama dijo...

patrocio: Las mandarinas estaban algo verdes y me pareció
un poco fuerte decir por ejemplo: chupate esta banana.

Estoy de acuerdo con todo lo demás.

un abrazo

pepe

Patroclo dijo...

Que obseno que es usted Peperino...

Interesante debate, desde luego ningún texto religioso está clausurado en sí mismo por más que esa sea la pretensión de la tradición. Así, ni la Torá, ni el Nuevo Testamento, por ej. son la "única verdad", una suerte de realismo puro estático (repito la tradición no se presenta así). Prueba de ello son los trabajos de constante exégesis, explicación e interpretación, ya sea el talmud, o una encíclica de la Iglesia.

Yo no diría que el Rufián es un exégeta... aunque sí tiene cualidades para blasfemo, hereje y gran despreciador.

Por otro lado, valen las críticas a la Iglesia, estoy de acuerdo, pero no les parece que hay una suerte de salto entre la figura de Jesucristo y la Iglesia como Institución, en concreto el catolicismo? Digo, Fritz, arriba citado, también vió ese abismo, y no sé, me parece un tema fascinante.

Saludos

PD: Abajo los Anónimos! Cobardes, identifiquense!

Rufián Melancólico dijo...

Para mí el problema fundamental de las religiones es que siguen fundamentos que en verdad, no están fundamentados.
Creer en cualquier cosa es una cuestión de pura Fe.
El otro día leía una entrevista a Zizek en la que decía que "los derechos humanos son una cuestión de Fe" y es absolutamente cierto en tanto uno puede alzar al altar a Dios o los Dioses del Olimpo o puede alzar al Dios-Razón (Ilustración) o al Dios que le de la regalada gana. Particularmente, luego de la modernidad vivimos la caída de todos los dioses. La caída de los grandes ideales y es en eso dónde el "Nada es verdad, todo está permitido" de
Hassan I Sabbah se hace presente.
Los derechos humanos como cualquier cosa son entonces cuestiones de creer en ellos. Como decía Camus: "Se puede ser virtuoso por capricho".

Lo que cuestiono es que se crea en la realidad acrítica de un texto escrito hace más de 5700 años (la Torá) o de 2000 años (el Nuevo Testamento).
Siempre digo que para el caso podría fundarse una religión basada en un libro que cualquiera escriba. Es el caso de la Cienciología. Sus creencias acerca de razas extraterrestres y batallas intergalácticas son risibles a todas luces. Rescato sin embargo el nombre con onda que le pusieron al "villano" de su religión. Nada de judíos o romanos como en el cristianismo. Acá estamos ante Xenu. Arrodíllense mortales... ha llegado su hora.
También cuestiono que en nombre de las creencias y la sacralidad de las mismas se imponga la censura, la represión y la calumnia. Es el caso de "El código Da Vinci" y es lo que sucedió hace un año con la muestra de León Ferrari en la Recoleta. He llegado a leer declaraciones tan irrisorias como el de un señor que decía: "La virgen María es mi madre y me ofende que ofendan a mi madre."
A lo que yo le respondería a ese señor y todos los que sustenten su pensamiento: "Sr. yo considero que Mirtha Legrand es mi madre y Charly García mi padre. Por favor absténgase de hacer cualquier tipo de comentarios respecto de ellos que puedan ser injuriosos para con sus respectivas personas. Muchas gracias."

Por último quisiera decir que estuve pensando el tema del post en sátira del Holocausto y pienso escribir algo. Será para la próxima.

Alfredo García Tinayre dijo...

Fogwill tiene una interesante teoría acerca del holocausto, a la que llama "el lobby del holocausto", fijáte y después me contás

peperinoteama dijo...

Para algunos, la religion satisface la necesidad de hallar expicaciones existenciales o soluciones milagrosas
Hay otros que emprenden un camino de solidaridad
por sus semejantes basados en dogmas religiosos.
Otros que manifiestan que los diez mandamientos forman el primer código de convivencia y que el miedo al castigo divino
regula los límites de las acciones.
etc, etc,etc

Creo la religion es, netamente, una caracteristica humana.
Nada tiene que ver con un supuesto cielo poblado de deidades.

Se adaptaron a las necesidades y a la libre interpretación de cada grupo, pero se evidencia que a nivel institucional estan bien marcadas las partes: Los dueños de la creencia y los consumidores de la misma. Lo que da lugar (desde siempre) a ser una herramienta de control represivo altamente lucrativa.

pepe

Ferdinand Mortnais dijo...

Sería bueno diferenciar religiosidad, religión, e Iglesia (o como diria Weber, asociación de dominación hierocrática). Me parece que son cosas bastante distintas.

Pero ni ganas.