26 de julio de 2006

Los trabajos y las noches II

I

El "Pearl Necklace" (o Collar de perlas) es un juego sexual que consiste en que la mujer masturbe con sus pechos a su compañero masculino. Generalmente se hace con algún tipo de lubricante para facilitar el deslizamiento del miembro viril por entre ese espacio de pecho femenino que se encuentra, precisamente, como valle entre los pechos.
El acto finaliza cuando el hombre eyacula sobre la parte superior del tronco de su compañera. Por su proximidad con el cuello, adquiere el nombre antes mencionado.
El inglés parece ser una lengua muy propensa a generar distintas formas de slang a partir de términos de uso corriente. Una tendencia generalizada a generar formas verbales nuevas a partir de sustantivos y adjetivos de uso corriente. Piensen sino en "Lipstick Lesbian" por ejemplo.
Significa algo así como "Lesbiana de lápiz de labio". ¿Y qué es una "Lipstick Lesbian"? Es una lesbiana pero con rasgos femeninos. Se contrapone al "Butch Lesbian" que sería un tipo de lesbiana más identificable en la realidad. Es la que aquí llamamos simplemente "Marimacho".
En la pornografía (para público heterosexual y masculino) y en los programas berretas de mediatarde, así como en todo boliche que se precie de tener algode "onda" nos encontramos exclusivamente con "Lipstick Lesbians".
El jueguito sensual de la nena infernal que anda transando con sus amiguitas
para jugar a la bi (proliferan blogs y fotologs de estos especímenes) se ha vuelto una especie de forma de saltar a la fama y/o más moderadamente,conseguir mayor poder de fuego amatorio medido en conquistas del sexo opuesto.
El "Pearl Necklace" como todos sabemos, lleva el nombre de "Paja turca" en
nuestra amada Reina del Plata y la Banda Oriental. En otros países le dicen de distintas formas, pero la mayoría se traduce como "Paja turca" nuevamente o "Paja española".
Esto me lleva a reflexionar y preguntarme si el famoso "collar de perlas" no es una invención del judaísmo sefaradí. Sabiendo que a los Sefaradíes se los reconoce por su origen en Sefard (España) y también es común que se los llame "Turcos", no me parece muy descabellado un trabajo de antropología sexual que determine el origen de esta práctica sexual y que encuentre que una vez más el judaísmo está a la vanguardia de las prácticas culturales extendidas.
El derramar semen tibio sobre una mujer se ha convertido en una práctica casi universal.
No hace falta más que ver cualquier película pornográfica (con las características antes mencionadas: heterosexual, para público masculino) para ver que en la gran mayoría de ellas, la escena suele concluir con el hombre acabando en la cara, frente, boca, etc. de la mujer.
En el medio se conoce a esta toma como "Money Shot" ("La toma del dinero").
Esto por varios motivos: la eyacualación es la forma más cercana de mostrar loinmostrable. La película pornográfica intenta rerpoducir el acto sexual.
Para esto emplea diversos recursos: primeros planos, genitalides expuestas, distintos ángulos...
Nada de todo esto es suficiente para trasmitir más que simbólicamente el acto sexual.
En cambio, el impulso físico imposible de disimular que es la eyaculación, es "la prueba" de que allí se produjo algo. Que hubo un acto físico real.
Por otra parte, es la toma más cara de filmar.
Este mundo no discrimina a la gente y menos se mete con sus gustos personales.
Así como hay algunos que se sienten estimulados con ver o mantener relaciones sexuales con animales, a un gran público le interesa exclusivamente el momento de la "Money Shot".
Para ellos se ha creado un mercado interno enorme de subproductos. El mercado de las
acabadas podría decirse.
Están las famosas "Come Shots" (abreviadas en slang por economía fonética:
"Cum Shots") que suelen ser eyaculaciones faciales, el "snowbolling" (otra vez la imaginación al servicio del slang) que consiste en un hombre acabando en la boca de una mujer y esta pasando el semen a la boca de otra mujer y otras prácticas. Incluso los orientales han tomado el guante de la innovación en materia porno y crearon un género que se popularizó muchísimo en Occidente. Estoy hablando del "Bukkake". Esta práctica consiste básicamente en una gran "Gang Bang" (orgía) dónde una o varias mujeres son asaltadas por un grupo de hombres que se masturban encima de sus cuerpos inmóviles y desnudos para derramar finalmente su semen sobre ellas. Algunas variantes ("cumsumption") incluyen el recogimiento del semen en un vaso para luego ser bebido (cual vaso de agua) por la mujer agraciada con la ofrenda de tanto esperma. Recuerdo haber comprado alguna vez un video que se llamaba "Cum Shots 2: La créme de la créme". ¿Hace falta que sea más explícito? Bueno, se trataba sencillamente de una recopilación hecha por Hustler de unas cuantas escenas de Cum Shots sacadas directamente de sus videos convencionales. Así iban desfilando unas cuantas mujeres en el momento de la acabada facial final de unas cuantas películas porno estelarizadas por ellas.
Algo así como un refrito porno.

II
La lección de anatomía

La publicidad gráfica de I-Sat dice así:
"John Holmes. Un actor al que todas sus compañeras de trabajo recuerdan con
gran dolor.
Un documental dedicado a John Holmes y su inseparable amiguito de 33 centímetros."
Y así es como un yanqui nos sodomizó a los argentinos que siempre queremos presumir de ser los más guacho-pija.
Un pene de 33 centímetros le dio a Holmes fama, dinero, mujeres y mucha,mucha cocaína. En el documental, su última mujer (también actriz porno) declaraba que lo que más recuerda de su inseparable compañero no era su miembro sino su calidez humana.
Un amigo de Holmes mencionaba al pasar que a él, esa última mujer de Holmes le había chupado la pija y luego él le había acabado en la cara. Algo de rutina para un día cualquiera de trabajo.
En esa época, la pornografía era ilegal. Era ilegal producirla, era legal distribuírla pero era legal pasarla en cines condicionados. Cuánto ha cambiado el mundo desde que pudimos ver en los cines la producción estandarizada y masticada: "Larry Flint, el nombr del escádalo" con Courtney Love como la novia junkie de Larry.
El que diga que un viejo verde en bata es sinónimo de sexo, se quedó en la época en que Playboy era un producto escandaloso y Hugh Heffner sinónimo de pornografía.
Lo realmente asombroso de Holmes es pensar cuánta sangre necesitaba para mantener ese gran pene erecto durante una relación sexual. Lo más asombroso sería pensar en cuánta de esta sangre era requerida por cada día de trabajo del bueno de Holmes. Un actor porno siempre debe estar disponible para que el director haga con su pene lo que necesita en función de la trama de la película. Lo cual se traduce casi exclusivamente en "dar matraca" durante horas.
En todo caso, no puede decirse que John Holmes no se haya ganado el pan y la merca con sangre, sudor y lágrimas (aunque esto último, bien valdría ver si correspondieron al propio Holmes o a sus desafortundas compañeras de trabajo).
Me pregunto cuántos John Holmes habría aguantado Klaudia Figura, nuestra polaca recordista mundial de gang bang...
También, y hablando de la herencia judaíca, me pregunto cuánta plata una chica como esa le hubiese podido reportar a la Zwi Migdal.

17 comentarios:

peperinoteama dijo...

Rufian:
muy interesante toda la información desplegada.

Es muy cierto esto de las "lipstick lesbian". hay una especie de moda con este tema. Nazarena Velez, promotoras de bebidas energizantes, colegialas reventadas, etc, todas dándose amor con amiguitas.
Les debe haber caido la ficha de que eso al 98.8 % de los hombres heterosexuales (el otro 1.2%, tienen menos de 3 años) nos pone del marulo. Aun no tengo respuesta del porque..

Le recomiendo (no me entienda mal, solo desde el punto de vista investigativo) estas webs: www.tiava. com y thehun. net. Estan plagadas de slangs.

pepe

Ferdinand Mortnais dijo...

la combinación de leer este post al mismo tiempo que tomaba yogurt de vainilla, me dio mucho asco.

Rufián Melancólico dijo...

jajajaj ese es un comentario interesante acarus.
Por eso soy partidario de no beber yogurth de vainilla.

Respecto del link de pepe lo voy a ver ahora mismo.

Belú dijo...

Che, pero y las mujeres que no fueron beneficiadas con un busto un poco prominente qué hacen? Bueno, jueguitos hay miles, no? jejeje.
Muchos besos!

(Escuchando Karma police - Radiohead)

MALiZiA dijo...

Realmente cuando una piensa que ya no queda nada por aprender, se sorprende con nombres de las tomas del cine porno. Una lección que no sé si algún día tendré que decir en algún lado. Interesante tu planteo.
saludos,

Rufián Melancólico dijo...

Estimada Malizia:
Dudo que te sea de alguna utilidad este conocimiento superfluo (a menos que te rodees alguna vez de un grupo de geeks, lo cual dudo muchísimo).
En realidad, creo que a nadie realmente le interese toda esa información.
Sencillamente la expuse para intentar mostrar simplemente una puntita de lo que es todo un mundo que nos rodea y no percibimos. Cómo ese mundo está lleno de reglas, pautas, formas y lenguaje que no sólo es corporal sino también verbal.
Tengo una leve sensación de vivir en una sociedad bastante pornográfica (histérica, que muestra/ostenta y al final no te da nada -ya sea sexo, dinero, salud, felicidad, etc.-)
Exponer los mecanismos entonces, con los que se conforma todo es lenguaje desconocido, me pareció, casi a manera de semiología pop, una forma interesante de penetrar en la realidad que nos rodea.

Ferdinand Mortnais dijo...

ah, pará, el rufián estaba diciendonos cosas acerca de nuestro mundo y, me temo, acerca de nosotros mismos...
el rufián nos reveló el patrón oculto de nuestros comportamientos, y no supimos estar a la altura! :P

Rufián Melancólico dijo...

En absoluto. Sólo marqué ciertas cosas que me inquietan.

flopir dijo...

Gracias por el comentario en mi blog, leí tu entrevista. Juro que lo mio no fue plagio, igual queda evidenciado, si lo hubiera plagiado hubiera intentado mejorarlo, lo que obviamente no sucedió. Leyendo esta entrada y la entrevista veo que hay ciertos temas que se repiten, posibles objetos de interés. Considerando ésto y los últimos dos comentarios (tensos, por cierto) los dejo con un dato curioso como para poner paños ¿frios? en el asunto. Leyendo una revista alemana, anoche me enteré que en Alemania se hizo un test para detectar qué podía mejorar el sabor del esperma y se llegó a la conclusión de que era el jugo de ananá, siempre que se tome exactamente 12 horas antes de la relación sexual. Estos alemanes cronometran hasta el sexo....

Salitou dijo...

Comentario ubicado como chupete en la axila: hola!!! qué tal?? Pasé a saludar nomás :-)

Rufián Melancólico dijo...

flopir: Digamos que lo mío no es obsesión, sino cierta pasión por Henry Miller.
No, ahora en serio: me interesa poner en juego todas estas cuestiones que siento son parte de nuestra cotidaneidad. De una forma quizás abusiva. Teniendo en cuenta la proliferación de mercancías eróticas pareciera ser que encontraron la mercancía perfecta, el sublime objeto de deseo, aquello que no se puede dejar de comprar. Hay un célebre princpio (el Efecto de Coolidge) que dice lo siguiente:
"In biology, the term Coolidge effect describes the re-arousal of a male animal by the introduction of a new female. The sex difference that the effect refers to is explained by Bateman's principle.

The term comes from an old joke according to which President Calvin Coolidge and his wife visited a government farm one day and were taken around on separate tours. Mrs. Coolidge, passing the chicken pens, inquired of a supervisor whether the lone rooster was sufficient, given the many hens in the chicken flock.

"Yes", the man said, "the rooster works very hard."

Mrs. Coolidge then asked, "Really? The rooster works very hard? Every day?"

"Oh, yes," the man said. "Dozens of times a day."

"Interesting!" Mrs. Coolidge replied, "Be sure to tell that to the President!"

Some time later the President, passing the same pens, was told about the roosters - and about his wife's remark. "Same hen every time?", he asked.

"Oh, no, a different one each time," the supervisor replied.

"Tell that," Coolidge said with a sly nod, "to Mrs. Coolidge."

The Coolidge effect has sometimes been mentioned as an explanation of why pornographic images (of the female) are exciting to the male when first purchased, but after repeated viewing can "lose its effect." The phenomenon may also explain why male pornographic actors may use the services of a fluffer.

Some researchers think that exposure to the pheromones of a new female is a significant factor in this phenomenon." (de la Wikipedia)
Precisamente por estos motivos me interesa toda esta temática. Me parece que en la pornografía se evidencian muchas cosas, entre allas, algo que estoy madurando y pretendo investigar: la muerte de la ficción.
Lo que vos me comentás del ananá, es para mí, otro ejemplo de esto que digo.
Gracias por tu comentario y sé que no me copiaste! No te preocupes. Me pareció gracioso ver que los dos habíamos hecho lo mismo.

__alguien dijo...

tan didactico como decir q a algunas mujeres nos encanta ver 2 hombres besandose.....
(aunque la mayoria no lo reconozcan)

saludos!

naoko. dijo...

El título actual de mi flog (no blog), es Los trabajos y las noches. Linda Pizarnik.
Me limito a ese comentario sin sentido respecto al texto porque ahora estoy en el trabajo y no puedo leer todo, pero lo haré luego. Entré porque el nick Rufián Melancólico también me arrancó sonrisa literaria.
Saludos.

Julia dijo...

si, el rufián malancólico era un personaje de arlt, no? ademas un amigo se hacía llamar así.
yo tampoco leí todo el texto, me estoy yendo a dormir, pero al ver los trabajos y las noches recordé a naoko, una gran amiga mía.

pero... el principio del texto, no se refiere a la francesita? o viví equivocada?

Julia dijo...

henry miller!! guau! leo al pasar y encuentro grandes cosas!!!
aunq no terminé trópico de capricornio...

Rufián Melancólico dijo...

Que nadie se preocupe. Tan sólo haber probado algo de Henry Miller ya da una idea de su genialidad. No hace falta haber leído todo o haber completado un libro de él. Cada oración, es de por sí, un deleite.

Ferdinand Mortnais dijo...

este blog tiene pegada entre el público femenino, según veo.