4 de julio de 2006

Los trabajos y las noches

Las medianoches son casi el único espacio físico de tiempo en el que tengo lugar para el rito institucionalizado de mirar la TV.
Claro, a esas alturas de la noche (dónde uno pierde la noción del tiempo hasta el punto de no considerar que las 12 am, son el inicio oficial de un nuevo día. Inicio que falsamente nos representamos en el momento en que nos levantamos de la cama de día y decimos: “Ok, un nuevo día”.Me pregunto cómo serán los días y las noches en esos países que pasan meses sin la vital y separadora de días luz del sol) uno no encuentra demasiadas cosas interesantes para ver. Apenas pasadas las 12.31 am uno debe aceptar con pesada resignación que terminaron Los Simpson o No Molestar o South Park o cualquier cosa de interés.
Como paciencia para ver 24 o las series de Sci-Fi berreta que da FOX no tengo, como estoy hasta las pelotas de los reality show horribles de VH1 y paciencia para ver películas no tengo, suelo hacer un recorrido por rápido por los canales que exhiben softcore francés (realmente parece ser un género muy productivo a juzgar por la cantidad de producciones del género que se exhiben por canales como I-Sat o FilmZone o en todo caso, estos canales compraron toda la producción y la dosifican sabiamente trasnoche tras trasnoche). Si consigo ver algún capítulo que no haya visto todavía de “Mythbusters” (“Cazadores de mitos”) por Discovery Channel ya me siento hecho, con mi dosis de basura diaria cubierta. Si encima consigo algún documental del History Channel, de esos bien genéricos sobre la WW2, las grandes maravillas modernas (uno nunca deja de sorprenderse de los puentes. Digo, por ejemplo, ¿nunca se preguntaron cómo se hace para construir los soportes del puente que van debajo del agua? ¿No es una maravilla que se haya inventado el hormigón?). Con excepcional suerte conseguiré algún documental sobre grandes batallas del mundo antiguo (de esas que se valen del engine del Rome: Total War para reproducir las batallas mediante animación de millones de polígonos a las mejores resoluciones que mi PC nunca pudo soportar para jugar a ese excepcional mencionado juego) o me enteraré por ejemplo, de las ejecuciones de bandidos en el Far West. ¿Cómo olvidar aquel forajido cuya última voluntad (cumplida) fue ser enterrado verticalmente, con la cabeza apuntando al centro magmoso de la tierra para que el Sheriff que lo capturó pudiera besar su trasero cada vez que pasaba por su tumba?
Grandes conocimientos que alimentan mi cultura pop.
Sin embargo, últimamente descubrí que el inservible canal FX (tan inservible como le 95% de la grilla de canales de cable) emite un programa llamado “Sin Cities”. En el mismo un joven inglesito con cara de bobalicón y anteojos acorde al estigma, recorre diversas ciudades del mundo buscando diversas formas por las cuáles la gente expresa su sexualidad.
En uno de esos capítulos que me tocó contemplar hace poco, el muchacho se entrevistaba con una mujer (Klaudia Figura, polaca) que había ganado un concurso que una revista erótica polaca (Eroticon para ser exactos. Me pregunto si tendrá alguna relación con nuestra apócrifa Eroticón de los dorados 90) había organizado. Más allá de eso no veo nada de malo en que alguien gane un concurso de algo en algún lugar del mundo. Sólo que el concurso era de Gang Bang. Para aquellos que no están interiorizados en el porno, el Gang Bang es un género de pornografía en el cual un/as mujer/es es/son sometida/s a múltiples penetraciones por parte de múltiples hombres. En criollo: una orgía.
Un torneo internacional de Gang Bang en el cual tres mujeres (la polaca ganadora, una brasilera en representación del calor latinoamericano y una inglesa) se disputaron quién de ellas podía ser más veces penetrada. En criollo: quien podía soportar más polvos. En Carlos Manzánico*: quién podía soportar más polveques.
La polaca Klaudia Figura se quedó con el cetro de la más recogida de la noche para orgullo de su país y de la revista organizadora, tras soportar 645 garches durante 7 horas seguidas de saracatunga (como diría el caído en desgracia ratingiana Nico Repetto).
¿Una verdadera trabajadora del sexo part-time no creen?
Las otras contendientes fueron quedando en el camino, repartiéndose el podio de la siguiente manera: 1era Klaudia Figura, 2da la inglesa y 3era la brasileña. Destrozando así el mito de la fogosidad brasileña.
Absorbido por la incredulidad y la curiosidad me puse a buscar en eMule el famoso video del concurso y lo conseguí.
Entonces pude contemplar el mecanismo del concurso. Un concurso que volvió nuevamente el sexo un mero acto animal.
Las tres contendientes se ubicaron en una camilla especialemente dispuesta. Colaboradoras femeninas de la revista les acercaron un pomo con lubricante que las contendientes esparcieron por su vagina.
Miles de hombres previamente inscriptos fueron estimulados mediante masturbación y sexo oral por otras colaboradoras femeninas de los organizadores para lograr tener una erección y colocarse el reglamentario preservativo.
Fueron pasando de uno en uno para introducirse en las vaginas abiertas y expuestas, de las concursantes que aceptaban lo que recibían como si se tratase de un trámite burocrático. Una pierna por aquí, otra por aquí, inserte su pene por allí, eyacule rápidamente (el máximo tiempo permitido por concursante para eyacular era de 5 minutos) y váyase de nuevo a descansar y hacer la cola para una nueva penetración.
Sello y a la bolsa.
Un poco más de lubricante, una poco de incomodidad por la posición adoptada y el sexo como una maquinita, un relojito.
La reina del sexo laboral fue coronada y mostró su felicidad mediante profusas sonrisas y exhibiciones de su cuerpo.
Eso fue todo. 645 polvos más tarde, el mundo ya contaba con la reina del Gang Bang 2002.
Lástima que le duró poco el éxito. Al año siguiente, en 2003, la nueva reina se coronó con 919 polvos.


*Para los no entendidos: Carlos Manzano es un tracutor de todo tipo de literatura (francesa, inglesa, lo que sea) que tradujo a los grandes imprescindibles (Henry Miller, L.F. Céline, etc.) con un dialecto horriblemente ibérico, adaptando el slang de estos grandes a una pacotilla idiomática.

8 comentarios:

Ferdinand Mortnais dijo...

pero qué enfermita...

Patroclo dijo...

esto es inmoral!

flopir dijo...

Un hallazgo tu blog. Volveré.

Minerva dijo...

Si a ella le gusta... Igual no comprendo la diversión, ¡si al menos hubiera tenido 645 orgasmos!

El asesino de Juan Manuel Avila dijo...

Pensé que era el único que consolaba sus noches con documentales...

... ya no me siento tan solo en este mundo lleno de orgías.

Sebastián dijo...

Che, necesito el mail de esa chica, soy un romántico y creo que me enamoré...
Saludos.

Richard dijo...

Una pequeña correccion:

1er lugar - Klaudia Figura (Polaca) con 646 penetraciones

2do lugar - Mayara Rodriguez (Brasileña) con 633 penetraciones

3er lugar - Claire Brown (Inglesa) con 466 penetraciones

david bogota dijo...

exelente informacion, me parece algo interesante y lo mejor sera conseguir el video...es increible la perturbacion mental de esas mujeres al querer 646 penetraciones.....