7 de noviembre de 2008

Las tetas de Anne Hathaway


“El porno era la novela rosa de una cultura cuyas tragedias eran las ejecuciones.”
Margaret Atwood

Julio de 2008

Fuimos a ver El Superagente 86 con las resacas nihilistas.
Este es el problema de escribir posts que publico mucho tiempo después.
La película es punto medio. Zafa y eso es todo. No está ni de lejos cerca de lo que era la serie. Amo la serie. No puedo dejar de verla cada vez que la repiten y reirme de los mismos chistes pelotudos de siempre.
Eso sí, como me dijo mi bro, “La 99 está tremenda”. Es cierto. Anne Hathaway está para hacerle mil hijos.
Salimos de ver la película y comenté que le faltaba un poco de exhibición de tetas de Anne. Era obvio que no iba a haber, es una película en tono medio infantil. Pero de todos modos, la contemplación de esa belleza en escena daba la necesidad irrefrenable de ver qué se escondía debajo de ese abultado escote.
- Fijate en Celebrity Scandal.com - sugirió Darío.
- ¿Qué es eso?
- Una página donde se dedican a hacer el relevo de cada película o situación en la que una actriz famosa aparece en bolas.
Entonces recordé que esa idea ya estaba en una película que vi el año pasado.
- Sí, sí está en tal película (no me acuerdo cuál era y no escuché lo que me decía Darío).
Después de eso cada uno enfiló para su lado.
Al día siguiente recibí un mail de Darío.


Acá tenés che http://celebrityscandal.com/anne-hathaway/
Enjoy.

--
Darío
Y la vi en topless.
Me genera ambigüedad la sensación de ver una mujer tan hermosa en su desnudez. La misma que me genera ver una revista Softcore para el caso. Es esa extraña sensación de intangibilidad. Es la advertencia: ok, acá está, la carne en el asador. Pero el asadito se lo come otro. Está lejos. Ajeno.
En el porno no pasa de la misma forma. Aunque es parecido. El porno está destinado a estimular la paja. No hay vueltas que darle. El porno es mucho menos histérico en su modo de ser histérico. Tenés sexo explícito con el propósito firme de mediar entre vos y tu cuerpo. El porno es mediador porque se plantea como un mecanismo destinado a estimularte una paja y ahí se acaba todo. El erotismo soft es pura sugerencia más o menos explícita que se queda en las tetas de Anne Hathaway. Descubiertas para el gozo visual como en Celebrity Scandal o cubiertas para la estimulación del morbo como en El Superagente 86.
Y la sensación de intangibilidad es la misma que la de ir a ver una obra de arte. No acceso. Estimulación. Gozo sensorial. Sexo tántrico.
El porno no se anda con tantas vueltas aunque también sea intangible. Al menos hay un acto, una realización. Como mediación entre vos y tu orgasmo está la consumación de un acto ya realizado que es el que se ve en escena. Por eso la importancia del Cum Shot, el Money Shot.
Dicen Montes y Barba:

… el actor porno trabaja en condiciones singulares de cara a su público: no se le pide que represente, sino que encarne de la forma más literal posible. De la única forma posible, en realidad: no hay grados de literalidad en el orgasmo, porque el orgasmo es pura literalidad: o se tiene o no se tiene. Y encarnar es un verbo particularmente apropiado: es la carne del actor porno la que se interesa: su único talento, el solo recurso del que debe servirse. Al actor porno se le pide que sea lo que siempre aparenta ser, al margen de caracterizaciones y accesorios: el hombre o la mujer en trance de experimentar placer sexual.

(Montes y Barba, p.114)

El porno es un happening. El erotismo soft es apenas un cuadro realista.

Noviembre de 2008

Veo en la tele que aparecen unas minitas en tanga y corpiño diciendo con voz sugerente: “Hola papito, ¿Querés saber cómo debuté? Mandá VIRGEN al 2020 y te cuento la historia de mi primera vez”.
No me imagino leer la historia ficticia del debut de una mina por celular. ¿Cómo sería? ¿Cuántos mensajes de texto necesito para saber la historia completa?
Leo en Página /12 el mismo día que el INADI está haciendo una investigación para ver si ese tipo de erotismo televisivo estimula el morbo del sexo con menores de edad y la trata de blancas.
El erotismo escrito tiene una potencia distinta. Se aparta tanto de la representación del porno visual como el porno soft visual porque tiene una potencia más dificil de sobrellevar.
En una especie de definición tautológica, Linda Williams define en su imprescindible Hard Core
What distinguishes film and video pornography from written pornography – or even, to a lesser degree, from still photography- is the element of performance contained in the term sexual act.

(Williams, p. 30)
La literatura legible hace que te puedas hacer la representación mental de una escena y en ese sentido estos géneros son los más fáciles de generar. No hace falta demasiada imaginación basada en descripciones demasiado minuciosas.
“Le metí la pija y le di matraca pa´que tenga” lo entiende cualquiera, se lo imagina cualquiera.
Y es cierto que hay una saturación de los géneros porno y softcore que llevan a experimentos cada vez más bizarros (cámaras intrauterinas, sexo con actrices porno llevando una bolsa de papel en la cabeza, fuckthroat, etc.) que hacen que al final de cuentas, para apurar la paja el mensaje “VIRGEN” al 2020 suenen como una posibilidad bien fácil de conseguir un poquito de estimulación fácil, lineal, directa para una paja de segundo grado, una paja menor en un baño público pongamos.
Lo que no me puedo imaginar es cómo haría uno para hacerse la paja al mismo tiempo que sostiene el celular.
Entonces, la diferencia entre la peli porno y la foto porno o softocore o el mismo cine softcore y el escrito literario porno, es bien básica: la performance del acto sexual. Nada nuevo bajo el sol.
Pero hay todavía algo para decir según Linda Williams: el cine por sus caracterísitcas, no es capaz de examinar la verdadera esencia del placer femenino. Por eso se conforma con mostrar penes eyaculando. Money Shots. En la literatura todavía es posible describir el orgasmo femenino o describir los movimientos y contorsiones involuntarias que suceden mientras éste se produce de modo tal de generar mediante la imaginación, una descripción del placer femenino.
Para una novela había escrito un párrafo que saqué porque consideré demasiado malo. Sirve perfecto para este post.
Las películas porno nunca hablan del olor a concha; nunca hablan de coger con forro; nunca hablan de acabar antes de tiempo; no te dicen nada de cuando besás a una mina y te mata su aliento o de coger con una persona sucia, del olor a semen, del perfume de los telos (que me hace acordar al perfume de las salas de velatorio: flores muertas) ni de la incomodidad de coger por primera vez con alguien, un cuerpo desconocido. Lo que saben es que el gran problema de los hombres son las tetas. No importa cuántas tengas o cuántas toques o hayas tocado en tu vida; siempre hay un par de tetas que no tuviste o no vas a tener. Eso tienta porque el sexo es como un punto de no accesibilidad perpetua.
Podés apretar un par de tetas, amasarlas, chuparlas, morderle los pezones, retorcérselos, pero nunca te los quedás. A lo sumo te queda el recuerdo de haberte cogido a una mina. Y después de todo, después que te la cogiste, hasta el recuerdo de haberlo hecho se va borrando ¿Cómo era su concha? ¿Sus tetas eran redondeadas o chatas y planas? Al final no es fácil acordarse de que tetas correspondieron a qué mina con la que te acostaste. Nada.
Sí, podés acostarte con una mina, pero una vez que pasó el polvo es volver a cero; es una experiencia que no queda. Es algo que se va con el semen; es como Paula: se fue con el semen que le desparramé encima.

Las tetas de Anne Hathaway. Mañana serán las de cualquier otra y va a ser lo mismo. Porque ese es el problema de los hombres: una vez que nos hicimos unas cuantas pajas mirando la foto de una mina nos dan ganas de ver otra foto de otra mina para volver a sentir el mismo grado de placer que la primera vez. Tetas como droga. Porno como droga. Cada vez necesitamos experiencias más extremas para sentir algo.
Había un chiste buenísimo en Futurama. Era cuando entraban en Internet del Año 3000. Cuando se desconectaban Fry decía: “Vi tanto porno como para hacerme perder el deseo sexual para siempre”. Sería divertido ver si en algún momento el porno termina por hacernos mierda el deseo sexual.
Esperemos que no; necesitamos la semana que viene del erotismo vende pochoclo de la próxima película.

16 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

Qué cierto. El Superagente siempre será Don Adams, por bien que me caiga Steve Carell.
Anne tiene ese ángel, donde la pongas y como la pongas (teñida de rubio, con las uñas mal pintadas, envenenada, perra y hecha mierda en el final de "Brokeback Mountain", por ejemplo) sigue siendo una muñeca.
Lo de los SMS es un negocio enorme sostenido por una enorme pandilla de ignorantes.
Y lo de las tetas... ¿será un problema? Yo no lo creo, eh. El descubrimiento (total o parcial) de un nuevo panorama erótico o motivador del placer personal, cada vez que se presenta, es un regalo!
A mí me parece fenómeno, qué querés que te diga. Esa capacidad del hombre (del género humano) de ir detrás de su propio deseo sin jamás satisfacerlo por completo, es el motor motivacional más poderoso que existe.

Saludos y buen fin de semana!

Rufián Melancólico dijo...

jajaja gracias por tu buena respuesta!
Como dije, ese pasaje que mencionás lo saqué de la novela porque me pareció malísimo.
Saludos y buen finde para vos también!

Natalia Alabel dijo...

Me resulta muy interesante este post. Te recomiendo "Videodrome", de David Cronenberg, donde hace un uso rarísimo y muy particular de la pornografía.

Por otro lado, me comentaban en un seminario de FX Zombie (cualquiera, lo sé) que Feliciano García Zeccin (tampoco recuerdo bien como se escribía) sigue en España. Así que no sé qué onda con 4 Seg...snif...

La Criatura dijo...

La película en la que contaban el tiempo que las minas aparecen en pelotas es "Knocked Up", acá llamada "Ligeramente embarazada" (otra película ligera)

Y es cierto, no sé si las pornos van a hacernos mierda el deseo sexual, pero cada tanto está bueno verse una.
Igual que la paja (digo hacer, no ver, salvo que sea femenina)

Saludos Rufián

Awesome Blossom dijo...

"El porno es un happening. El erotismo soft es apenas un cuadro realista."

Nunca se me hubiese ocurrido una comparación así...
(=

Victoria dijo...

Rufián, hay un libro muy groso donde tratan el tema de cómo fue negado el placer femenino en la literatura erótica de Henry Miller, D.H Lawrence y otro más. Es de Kate Millet y se llama "Sexual Politics".
Es un tema del que las feministas han hablado mucho, pero no necesariamente se han puesto de acuerdo.
Saludos

DRODRO dijo...

Este post me recuerda al epsiodio de Seinfeld en el que Jerry sale con una mina que se la pasa en bolas todo el tiempo. Jerry entonces empieza a sentir repulsión por el cuerpo de ella, al verlo en situaciones antieroticas, como por ejemplo arreglar una bicicleta o hacer fuerza para abrir un frasco de mermelada. Al final llegan a la conclusión de que hay "good-naked" y "bad-naked".
Un saludo.

Rufián Melancólico dijo...

Gran episodio de Seinfeld... cómo olvidarlo?!

Anónimo dijo...

PERDÓN, CAPAZ DEBERIA MANDARTE UN MAIL PARA PREGUNTARTE ESO, DE ULTIMA SI NO LO PUBLICÁS TE MANDO PERO YO TE LEO HACE BANDA Y YA SE QUE ES UNA DESUBICACIÓN PERO LA POSTA ES QUE ME CALIENTA CUANDO ESCRIBIS DE ESTAS COSAS. YO CURSO EN PUÁN Y TE VI, SOY BI, ME GUSTARÍA SABER SI ALGUNA VEZ ESTUVISTES CON OTRO TIPO O SI QUERES.

Ezequiel M. dijo...

Buenisimo, rufián, te tiraron los galgos.
Como siempre, muy lúcidas tus divagaciones sobre el porno. Siempre pensé que el soft servía simplemente para hacerte empezar a pensar en sexo, y el hard para dejar de hacerlo.

Yami dijo...

se nos viene un menage, rufian? jajaja

Rufián Melancólico dijo...

¿"Menage"? Ehhhhh... ¿No?

Te quiero!

pleinderien dijo...

¡Margaret es todo!
Un poema de ella, que me gusta mucho.


Después de la agonía en la habitación
de invitados, tú tumbado al lado de la cama volcada
tu cabeza levantada, tu cuello apoyado
en el alféizar, mi brazo
sosteniéndote, la fría luna
brillando a través de la ventana

el vapor del vino elevándose
aldrededor de ti, un halo casi
visible

Preguntas: ¿Me
quieres, me quieres?

Te contesto:
estiro tus brazos
uno a cada lado,
tu cabeza se desploma hacia adelante.

Después, te llevo a casa
en un taxi, y tú
vomitas en la bañera.

DRODRO dijo...

Hablando de good naked/bad naked: Ayer vi El imperio de los sentidos y me produjo sentimientos encontrados: por una parte muchas ganas de cojer; por otra, no puedo borrarme la imagen final de la pelicula del fiambre con la pija cortada...
Si no la viste aprovechá ahora que la reeditaron en dvd. Es bien freak, esta muy buena.

DRODRO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DRODRO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.