23 de febrero de 2009

Entrevista con el fauno II

Otro ángulo. Del fauno.

Ok, ante el clamor público, voy a postear una pregunta que no salió en la edición final de la nota y que incluye un brevísimo párrafo de su novela Los secretos de Romina Lucas.
La escena refiere al momento en que el narrador se encuentra por primera vez con el cadáver todavía caliente de la mujer que acaba de conocer y entendió como un amor necesario. Mi pregunta iba apuntada a rastrear la relación muerte-deseo en la novela.


R.M. - Sin embargo, en Los secretos de Romina Lucas hay un momento que parece hacer referencia al placer en la destrucción y la muerte como lo plantea J.G. Ballard en Crash:

“Tampoco dije que las colinas y los valles de su cuerpo —que no evidenciaban lo desgarrado que estaba por dentro— me parecieron la Tierra Prometida, ni que, aún en ese horrible momento, experimenté el deseo de deslizarme entre sus piernas entreabiertas.”


E.L. - Sí, pero yo no lo tenía en mente cuando lo escribí. Recién me puse a ver las películas de Cronenberg dos años después de haber escrito Romina. Por lo que si de alguna manera lo que yo escribí es una influencia de Ballard fue totalmente inconsciente.
Ahora retomando lo que veníamos hablando, sexo y muerte son elementos básicos de la cultura.

R.M - ¿En la sexualidad hay algo de muerte? ¿En ese goce hay algo de muerte?

E.L. - Si agarrás por el lado de Bataille, sí. Por eso la expresión “pequeña muerte”. Pero no necesariamente uno agarra para el lado de Bataille. Yo lo he leído y El azul del cielo es uno de mis libros favoritos, me encanta… pero esa cosa sexo-muerte, sexo-destrucción, el sexo como destrucción, yo no lo siento de esa manera y pienso que mis libros no lo plantean de esa manera.

No dejen de leer la Nota en Página/12.

No hay comentarios.: