10 de mayo de 2009

El estado de cierto arte contemporáneo en Buenos Aires

El director y autor de Necrodrama me envió este e-mail:

Hola Alejandro, espero que estés muy bien. Te envió mi replica. Creo que tengo derecho a que se publique en tu espacio y además sumaria al debate que estas proponiendo.
Saludos

Voy a hacer algo que no hago nunca, que es aclarar las ideas que tengo y como y por que las pongo en juego, en general no lo hago porque soy muy respetuoso de las ideas, la manera, y el estilo de trabajo de los demás y siempre estoy abierto y dispuesto a dejarme sorprender por lo que me propongan las personas con las que trabajo. Entiendo que lo que viste no es algo popular y con ritmos televisivos, no es apto para todo publico y lo se, por eso comprendo que te podes enojar, aburrir y es lógico, hay mucho del trabajo que se te escapa.

Respeto tu postura, creo que como estudiante de letras, deberías saber que la frase del comienzo que te pareció pretenciosa es de Bioy Casares, uno de mis autores preferidos. La música del espectáculo a la que llamas insoportable es del estadounidense Steve Reich, compositor, inventor de la música repetitiva, su trabajo se basa en el tratamiento por repetición, el encaje y la superposición de motivos. Lo que viste es un material inédito del estreno en argentina dirigido por la alemana Robyn Schulkowsky de la obra la obra Drumming. El viejo es el Padre de Damián Suárez y la voz femenina es la madre. Todo figura en el programa de mano.

Hablas de las butacas de El Excéntrico de la 18º, te puedo asegurar que eso termino por hacerme reír mucho, también me causo gracia lo de los 100 años de la revolución Dadá, los estudiantes de letras siempre hablan del Dadaísmo, y poco entienden del movimiento en la practica, cada uno a lo que le corresponde. Por ultimo me reí también cuando decís que es kitsch, evidentemente no sabes lo que es ser kitsch y snob… También me divierte que le pongas tanta pasión al BAFICI. Me imagino que mucho tiene que ver con tu edad.

Estoy abierto a todo tipo de críticas y descargas, creo que es un ida y vuelta, por eso te contesto, podría no hacerlo pero siempre me intereso el debate y el intercambio de ideas y mas cuando alguien que no conozco le dedica tantas letras a mi trabajo, creo que además de los $15 pesos que malgastaste le dedicaste un tiempo, tu tiempo, eso es muy respetable y lo valoro mucho.

A veces me decepciona, te voy a ser sincero, que Internet nos haga tan impunes, mucha gente habla y ni siquiera vio el espectáculo, eso ya dice mucho.

Atrás de lo que viste hay mucha elaboración y trabajo de años en el campo de lo experimental, no es todo lo mismo y hay que saber “pensar”, “ver”, “escuchar” para poder darse cuenta de eso y poder separar.

Me imagino que publicaras mi replica, todos tenemos derecho a hacerla.

Suerte con tus cosas. Ojala en algún momento puedas cumplir con lo que añoras y cada vez tus letras se ordenen mejor en tu cabeza.

Para aquellos que quieren información sobre el ciclo y poder opinar con un poco más de propiedad: www.necrodrama.com.ar

Saludos, Eloy González.-


Mis respuestas ya fueron dadas en los comments del post anterior, sin embargo quiero insistir en que no tengo nada en contra suyo en particular ni de la gente que gusta o gustó de su trabajo.
Insisto también en que me duele ver que el director propone someterse a las reglas de juego de recibir la crítica y en sus respuestas lo único que hace es desacreditarme personalmente, con resentimiento y bronca apenas contenidas, hablando desde la altura que pareciera impulsarle su ego hacia unos centímetros más allá del piso.
Acepta un diálogo, un intercambio, pero no defiende su trabajo sino que me tilda de arrogante, snob, poco instruido y resentido.
Me acusa de Troll de internet y es, en sí mismo, el mayor Troll. La lógica 2.0 lo consumió muy a su pesar me temo porque la impunidad que denuncia en mi crítica web es la misma impunidad con la que vierte insultos sobre mí con total impunidad y encima aspirando a que publique su "réplica". Si la publico entonces no es porque me parezca una réplica que alimente el diálogo crítico sino porque quiero aprovechar para aclarar algunas ideas que quizás se perdieron en mí crítica.
Creo y sostengo que una obra de arte se completa también por su entorno: el lugar y las circunstancias en la que es exhibido o llevado a cabo en caso de un happening, obra de teatro, proyección o todo eso junto, también forman parte de su esencia, su circunstancia y es evaluable por el crítico.
La suposición de que cierto arte es incómodo porque es under o se desarrolla en el circuito off y que debemos aceptarlo felizmente porque de otro modo seríamos poco menos que cerdos capitalistas, no me parece más que un prejuicio snob.
No me interesa particularmente más si una obra la pasan en el BAFICI, en el Hoyts Cinema, en el Cinemark y se acompaña de baldes de pochocolo o si se hace en el Mercado el Progreso de Primera Junta o una casa abandonada o lo que sea, pero todo eso hace en sí mismo a las condicioens de la obra y es perfectamente analizable.
Si una obra conlleva a la posibilidad de que uno confunda como parte de su perfomance el involuntario prendido y apagado de una luz también me parece un aspecto digno de ser analizado porque algo hay en las circunstancias de esa obra que permiten sea pensada desde ese error como algo funcional en ella.
Mi crítica de la obra de Necrodrama que vi tiene que ver con un hastío de ciertas puestas en escena que apuestan a la provocación desde una postura que encuentro estúpida. Por eso la idea de la "Banalidad de la estupidez" que no sé si habrán notado hace puente con la idea de la "Banalidad del Mal" de Hannah Arendt: hay ciertas acciones que se inscriben dentro del marco humano de lo simplemente estúpido y que por eso son banales, por más intención manifiesta de convertirse en un objeto provocativo y demoledor de ciertas estructuras.
Incomodar al público puede estar muy bien para un adorniano ortodoxo, lamentablemente no creo que ese camino lleve a la Revolución y menos si el director/productor/escritor de la obra se va a sentir ofendido al punto de la amenaza física de venir a "cagarme a trompadas" cada vez que va a recibir una crítica que le diga: "Hey, ¿Sabés qué? No sos tan genial. Tus pedos tampoco huelen bien."
La crítica exige un compromiso y es un escrito autobiográfico del que la hace, ¿Cabe alguna duda?
La crítica es en sí mismo un género literario y con ella también se puede experimentar. Una crítica en forma de crónica puede imprimirle un destello diferente a la linealidad esperada.
Insisto en que no tengo nada en concreto contra el Necrodrama. Lo que me genera cierto temor es la posibilidad de instituir en el panteón del arte cualquier cosa, gesto que fue muy bonita, hace casi cien años cuando Duchamp mandó un urinal a un concurso de arte. Genial gesto. Demoledor del Arte.
¿Tiene sentido seguir pensando bajo esa categoría por ejemplo? ¿Vale la pena seguir produciendo Vanguardia en un mundo post-ideológico? ¿Vale la pena incomodar a un público de 20 personas con una puesta en escena hermética, presumiblemente azarosa y aburrida? Quizás sí. Particularmente no lo creo. Particularmente me parece un gesto inconducente y snob: el director subiéndose a un banquito y mirando al resto de los mortales, escupiendo espuma por la boca cuando siente que no lo han entendido. El reciclado del mito romántico del incomprendido. Me parece muy pasado de moda. Y no tengo nada contra las viejas costumbres, es sólo que creo que en la dialéctica artística, intentar revivir un movimiento que ha quedado sepultado hace tiempo bajo diversas superaciones dialécticas dentro del sistema del arte es simplemente como desempolvar un cadáver o hacer el mismo chiste que hacíamos cuando éramos nenes: nos topamos con huesos resecos o con un chiste que no produce gracia porque ya perdió su condensación de sentidos opuestos posibles para nosotros.
Escribir hoy en día una novela decimonónica me parece tan absurdo como intentar un movimiento de vanguardia luego de que la vanguardia y la posvanguardia hayan sido sepultados bajo las superaciones dialécticas del sistema del arte.
En conclusión, los que vean este video y se rían, van a entender de lo que estoy hablando:

28 comentarios:

mara ♀ dijo...

el rufián furibundo!

Anónimo dijo...

ibas bien hasta que la embarraste con eso de las "superaciones dialécticas del sistemade del arte" una idea con la cual te echás tu propia soga al cuello porque de ser fiel a un concepto teleológico del progreso artístico, no podés sostener un argumento en contra de las vanguardias, tal vez contra las seudo vanguardias que reciclan las intensidades de hace 70 u 80 años, pero no contra la vanguardia, y leyendo el blog no da la impresión de que una estética genuinamente "de avanzada" sea algo que defendás o promulgués, por lo tanto apelar a "superaciones dialécticas" queda como un maquillaje teórico inconsistente

Rufián Melancólico dijo...

Y vos quién sos?

Anónimo dijo...

¿que te importa?

diego.ve dijo...

estoy con vos rufián. esto es una estupidez a dos tiempos.

Rufián Melancólico dijo...

Me importa porque me molestan los maleducados que tiran mierda en blogs y no tienen pelotas para poner la jeta.
El próximo comentario anónimo que mandes lo rechazo.

Atenea dijo...

Dale, admití que te gusta que te peguen.

Rufián Melancólico dijo...

Y bueno che, supongo que ya no puedo ocultar que soy un poco masoquista no? jajajjaja

Anónimo dijo...

Alejandro Soifer,

Eres carne muerta caminando por las calles porteñas.
La logia Necro Due ira a visitarte a Púan.

Nuestro maestro Eloy nos ha ordenado tu captura y ejecución.



Estas advertido.



Saint Jules

basuraatomica dijo...

Tus amigos artistas son muy aburridos, Rufián.

The Outsider dijo...

Ya te lo dijo Mariano, hay que volar comedores a cadenazos.

Settembrini dijo...

Bastante aburrido todo esto (sobre todo porque no me incumbe), pero quería decir dos cosas:
1) Leyendo los comments del post anterior me enteré que la diferencia entre kitsch y camp pasa por la intención del autor. Yo creía que era entre ser homosexual y ser homosexual y reconocerlo. Buah, en fin...
2) Que el teatro es, por lo general, inmundo, nadie lo puede negar. Pero que hay gente a la que le gusta consumir esa inmundicia y que se puede sentir ofendida cuando uno opina también son muchos. Mi cuñada es actriz, y mi novia me obliga a ir a ver a su hermana cada vez que puede. Después, cuando me pregunta que me pareció la obra, generalmente no digo que "una mierda" como pienso, sino que utilizo algún eufemismo, y nada más.
A lo que voy es que fue muy mala leche lo que hizo Soifer. El tipo reconoció no ser un crítico de teatro, reconoció desconocer el código teatral, e igual escribió haciéndose el gracioso toda esa crónica (como alguien que va una reunión de AA sin ser alcohólico, o a una iglesia evangelista sin ser religioso, o a un seminario de Herbal Life sin tragar sapos, y después quiere racionalizar la locura de los otros, burlarse de los gustos de los demás).

Rufián Melancólico dijo...

Se suponía que me callara la boca y dejara que se legitimara una operación de encumbramiento en el campo cultural? Para qué? Fui a ver la obra con alguien que sabe de teatro y opinó exactamente lo mismo que yo.
A la escena crítica local le falta sangre en sus críticas.

mara ♀ dijo...

¿mala leche por opinar? está loco settembrini. me quedo con castorp. además, incurre en un queísmo, detalle enojoso cuando uno trata de hacerse el piola y sabio.
en cuanto al tal director: si te ofrecés al debate y a la crítica, después no te podés ofender porque te debaten y te critican. hay que ser consecuente y bancarselá (incurro adrede en un criollismo en esta palabra: acotación a cuenta de futuros mentecatos).

Anónimo dijo...

Me tienen las pelotas llenas todos.



Me canse, estoy harto de tanta hipocresia. Soifer, prepara los pañales porque te voy a buscar en la bibliotequilla inmunda donde trabajas y te voy a hacer cagarte encima de miedo.

Eres carne muerta.


Mi amo celebrara tu muerte, maldito bribón.

DRODRO dijo...

Che, se fueron al carajo con lo ad-hominem.

Rufián Melancólico dijo...

Me parece que alguien estuvo leyendo demasiados folletines y hasta se contagió del español berreta para amenazar.

Guiasterion dijo...

Estimado Alejandro:
No se deje intimidar, amigo. No se necesita ser un erudito en teatro para componer una apreciación honesta y aguda, como la que usted nos ofrece. Coincido en que a la crítica argentina, en general, le falta ímpetu. El amiguismo, el compromiso y la cobardía son las lacras de nuestro tiempo. De todos modos, le diré que los directores teatrales son más civilizados que nuestros jóvenes escritores. Esta gente cuando son fastidiados por un comentario adversario responden como lo haría un barra de Nueva Chicago.
Mis respetos
G.B.

PD: Muy bueno el artículo sobre Lovecraft. ¡Qué hermosa edición!

Anónimo dijo...

¿Y tu quien eres para decidir que español es berreta y cual es el correcto?

¡Ahora no solo decides que obra de teatro es mala si no que criticas al idioma castellano!


Eres un maldito bolchevique de letras pero tienes tus dias contados.

Lee tus ultimos libros amiguito.

DRODRO dijo...

Puedo bautizar a tu nuevo archienemigo "Franqui"?

lore dijo...

q algo genere tanta polemica me gusta
amor y odio ya es arte

Settembrini dijo...

Que tenés el derecho a expresar que no te gusta algo es cierto, pero la cosa pasa por como lo hacés.
Entiendo a González. Al parecer mucha gente se toma en serio este blog (me acuerdo haber leído a alguien que dijo que compró un libro por una crítica publicada aquí) y siendo casi un licenciado en Letras se supone que eso homologa tus opiniones Soifer. No sé cuál es el tráfico de visitantes, pero hay mucha gente que va a toparse con lo que escribiste sobre el Necrodrama y eso va a perjudicar en algún punto a González.
Lo que digo es que si a un crítico no le gusta algo bien puede callar -reservar el lobby para algo que valga la pena-, o escribir que no le gusta pero sin irreverencia -hacer un contra-lobby, digamos, "humanizado"-, porque así como tiene validez su discurso por sus conocimientos, así también tiene una amplia responsabilidad por lo que dice.
Es algo así como un tema de madurez.

Rufián Melancólico dijo...

El tráfico de este sitio es de consulta pública en el link de ShinyStats que está en la barra de la derecha. Dejo el link de todos modos.

The Outsider dijo...

Mi nombre es Iñigo Montoya. Usted criticó a mi obra. Y ahora voy a matarlo.

Anónimo dijo...

Debes temerme Rufián hebreo.

Lee tus últimos libritos y te aconsejo que camines con cuidado en los pasillos de Púan. Los afiches te estarán mirando, amiguito.

Saludos


Te matare.

Rufián Melancólico dijo...

Ya cortala villano de folletín.

Anónimo dijo...

¡Boludo, le gusta Bioy Casares! ¡Eso lo explica todo! Un tipo que tiene por escritor de cabecera a Bioy Casares, evidentemente, entiende poco y nada de provocación -y, como lo demuestra su carta, mucho de paternalismo.

Lucila dijo...

"Entiendo que lo que viste no es algo popular y con ritmos televisivos, no es apto para todo publico y lo se, por eso comprendo que te podes enojar, aburrir y es lógico, hay mucho del trabajo que se te escapa"

A mí me da entre gracia, rechazo y preocupación lo que -creo- entiende este señor como 'popular'.