2 de febrero de 2006

Entrevista a mí mismo: "Lo que más me gusta hacer es vomitar"

(Aclaración: Este post ya había aparecido en mi webpage: www.nihil.com.ar que actualmente me encuentro reparando y reeditando)

Teniendo en cuenta que es inevitable mi trascendencia en el mundo de las letras, he decidido anticiparme y concederme una entrevista a mí mismo, para ahorrarle el trabajo a un montón de entrevistadores que no sabrán que preguntarme una vez que haya triunfado.
Por otra parte, la presente es una excelente oportunidad para que aquellas legiones de futuros seguidores de mi obra me puedan conocer en mayor profundidad y también, por qué no, para darles nuevos y renovados argumentos a mis detractores.

Emepezemos. Primero lo primero: ¿Nombres, Apellido y edad?


- Rufián Melancólico. 22 años.


¿En serio?¡Yo también!


-¿Lo decís en serio?


Si


- Nah, dejate de joder.


En serio te lo digo.


- Y bueno... que se yo... cosas raras le pasan a la gente común.


Sin dudas. Prosigamos. ¿Cómo comenzó tu vocación literaria?


- En realidad la cosa fue medio rara. Nunca estuve muy seguro de que iba a seguir esto. De hecho, hoy en día sigo pensando que es una locura. De pendejo era muy lector. Bastante enfermito. En la primaria me dedicaba a leer aventuras de Sandokán y el Corsario Negro en vez de jugar al futbol con mis compañeritos. Esa fue la causa de mi ostracismo. Digamos que es como una de las necesidades básicas del escritor a mi criterio: a ver tenido experiencias traumáticas en su vida. Si no, no hay de dónde sacar el material para escribir.

Luego en la Secundaria seguí aislándome de mis compañeros. Esta vez era porque a la par de mis lecturas que iban evolucionando (nada demasiado loco, en 7mo grado había comenzado con Stephen King y ya en la secundaria empecé a leer un poco más de clásicos) también se acentuaba mi separación del resto de la comunidad. Esta vez yo elegía distanciarme, porque francamente me sentía superior que todas esas masas iletradas que compartían los espacios de mi vida.
Finalmente empecé la fuckultad y tuve que decidir: Filosofía, Ciencia Política y Letras. Elegí la segunda. Filo era demasiado para mí. En última instancia sólo me interesaba leer a Sartre. Era medio al pedo hacer toda una carrera por eso.
Empecé entonces con Política y fue una cagada. Años duros de mi vida y la carrera un bajón. Me cambié a Letras y ahí empecé a jugar más con mi literatura. A divertirme. De eso salió lo que finalmente estoy encarando en este momento y que se supone que es lo que justifica esta entrevista en el futuro.

Pareciera que ya tenés muy delineada cómo pensás que va a ser tu carrera como escritor...


-Si. Lo tengo todo planificado. Mi carrera literaria va a ir en medida descendiente para luego tener una rendención. Primero voy a terminar de escribir la novela que estoy encarando en este momento. Ya llevo 2/3 partes escritas casi. Esa se va a llamar "Diario de un perdedor" y me va a catapultar a la escena literaria, me dará fama y hará algo de revuelo en el ambiente. Luego viene mi libro de relatos: "Golpeándome la cabeza contra la pared hasta quedar inconsciente". Eso también lo tengo casi listo. Finalmente (y dónde se supone que se publicará esta entrevista) un libro de miscelanas, ensayitos y poemitas que se va a llamar: "Basura adolescente". Este va a estar subdivido en dos libros: "El prisionero del sexo" y "¡Escupitajo facial!". Esto te lo cuento a vos que sos amigo. Estos dos últimos libros harán creer a la crítica y al público que no estoy a la altura de mi primera novela y que si bien interesantes mis libros, no son geniales. Entonces, cuándo todos crean que sólo tuve una primera novela exitosa y luego me derrumbo, un "One hit wonder" (en realidad, yo lo llamo "El Síndrome Andahazi") voy a publicar mi segunda novela (de la cual todos los datos son un secreto) que será mi rendención y causará el escándalo más grande de la pedorra escena literaria argentina.

Te lo grafico:
Esta es la pregunta obvia… ¿reconocés algún padre literario? ¿Cuál es la mayor influencia en tu literatura?

- La verdad es que si es una típica pregunta al pedo. Mejor hubiera sido que me preguntes una de esas preguntas que nos encanta que nos pregunten a los estudiantes de letras del tipo: “¿Cómo pensás que se articula la vida con la literatura?” o “¿Qué opinás de las formas de trasgresión?”

Pero te voy a responder, y si querés después me hacés las preguntas estipuladas para estudiantes de letras e intelectuales letrosos de toda índole.
Como lector he leido y leo mucho y de los más diversos orígenes. Un poco de esto es lo que señalaba antes.
Sin embargo, mi literatura tiene una ineludible influencia de dos escritores. Son el matrimonio gay de mi formación como escritor: Herny Miller y Charles Bukowski. Creo que también debe andar por ahí perdido algún Ambrose Bierce o Thomas De Quincey porque tengo una predilección por lo satírico, por la burla a las normas. Mi literatura pretende destruir más que construir. Juega con todos los prejuicios, está en contra de todo y a favor mí mismo. Estoy seguro que se me acusará de todo lo posible: ateo, nihilista, misógino, comunista, liberal, derechista, fascista, libertino, negro, feo, sucio, gordo, flaco, pelotudo… no me importa… son los ecos de discursos que no me entienden ni me entenderán. Lo mejor es que como yo mismo no me entiendo, nadie podría decir que me entiende. ¿Vos me entendés?

Obvio que no.


-Es lo que me temía. Además tengo que advetirlo: hay mucha gente que me va a odiar luego de leerme. Mirá… tengo que confesarlo… para mí la literatura que hago es sacarme la mierda de encima. Siento que vomito sobre el papel. Vomito palabras. Es lo que más me gusta hacer. Es como cuándo te vaciás las bolas de sémen luego de muuuucho tiempo… es una sensación de placer mezclado con dolor. Me encanta escribir y defenestrar a la gente que arruinó mi adolescencia. Es por eso que a veces siento que mi literatura es el guascazo en la cara que le quedé debiendo a muchas mujeres. Esa acabada facial, ese festín de esperma desparramado en la dulce carita de cada una de las hijas de puta que me cagó bien la vida.

Es mi última venganza. Mi intima venganza. Mirá que a un par les hice tragar… eso es un paliativo… pero la acabada facial es algo especial. Tiene otro sabor. Es el mayor acto de humillación hacia una mujer. Y como con mi literatura hago lo que se me canta las pelotas, me encanta destruir a las personas que me hicieron daño. Siempre desdela ficción, claro.

Pero eso es muy feo. ¿A vos te parece?

-Si.

¿No pensás salvar a nadie de tu pasado? ¿Todas merecen que les acabes póstumamente en la cara?


-¿Sabés qué pasa? Hubo muchas hijas de puta en mi vida. Creo que todas se merecen un poco de mi sémen en su cara. Hay gente a la que le prometí que nunca iba a escribir nada en su contra o involucrarla en mi escritura. Pero luego pasa el tiempo y te vas acordando de cosas que te hicieron, y se va juntando toda la mierda en el pecho… es muy difícil convivir con recuerdos dolorosos. Las separaciones siempre necesitan de un poco de odio al ser que se fue. Mi forma de duelar a la gente implica desparramarles mi semen, en forma de sememas en la cara en forma del blanco de la hoja. Blanco-Sémen, Blanco-Hoja y Pegajoso-Sémen, Pegajoso-Tinta fresca. Es una idea de desplazamiento de significantes sin significado.


Otra pregunta obvia: ¿Qué opinás de Borges?


-Me gusta Borges. Lo leo. Pero siento que yo tengo el poder, en mi literatura, de ser el primero que se atreva a matarlo. Está bien… ya hizo mucho por todos nosotros. Pero es hora de escribir de otras cosas, hablar con otros interlocutores.

Toda la literatura argentina acusa influencias clásicas: la literatura rusa en el grupo de Boedo y las vanguardias europeas en el grupo de Florida. De allí salieron las vertientes que todos conocemos y cuyos ecos se notan en la literatura argentina actual. La literatura argentina actual es rancia, aburrida… siempre habla de lo mismo… no tiene secretos. Es rescatable Aira, porque es un delirante… es divertido… pero no me gusta. De todos modos, ¿no sigue acaso una línea torcida de lo que fue Cortázar, mezclado con Marechal? Todo este realismo excéntrico o lo que sea que hace, se me hace que, si bien personalísimo, ya fue escrito de otro modo.
Los interlocutores con la novela yanqui son un espanto: Piglia es lo más aburrido y esnob que leí y la generación del 70 que quiso imitar a Chandler fracasó tan rotundamente que me ahora leo sus novelas y me avergüenzo (Juan Martíni,¡devolvé el prestigio que se te regaló!). Yo soy la renovación porque hablo con Arlt, Bukowski, Miller, Dostoievsky, Houellebecq (¡que vergüenza!) y la literatura Pop de James H. Chase, Stephen King,las novelas de Ciencia Ficción, etc. Todos los excluidos.
No tengo prejuicios. Escribo como se me canta las bolas. Me chupa un huevo todo. Y eso es lo que me interesa. No tengo que andar cuidándome. No me salen cosas forzadas. Mi literatura fluye. Eso es lo que me hace grande. No tengo respeto por nada como ya dije. Otra pregunta obvia: ¿Qué opinás del rol del escritor en la sociedad?
Creo que el escritor no se compromete más que con sí mismo. El es medio entre la hoja en blanco y la literatura. Pero no es creador. El ambiente crea lo que el escribe. Imaginate el planeta antes del comienzo de la vida. Lo único que se aportó fueron las materias primas, el ambiente creó la magia.
Yo creo justamente que el escritor es el medio por el cual se codifican los elementos hasta formarse esa cosa que llamamos literatura. Pero el que escribe no es responsable por lo que escribe, ni por lo que dicen sus textos ni tiene por qué saber qué dicen. La literatura no dice nada. El contexto es todo. Es el que determina la lectura. Ahí está la clave: es el lector el que determina qué lee. No es el escritor el que le dice al lector qué tiene que leer. Eso suena demasiado iluminista.

Tenés una posición política al menos polémica por lo visto…


-Creo en la destrucción de todo lo existente. Siento que para poder hacer algo nuevo (no sé qué) hay que barrer con todo rastro de civilización como la conocemos. Creo en la revolución. No sé qué es lo que viene después y eso me emociona.

Por empezar me gustaría que el pueblo argentino se levantara en su conjunto, arremetiera contra el parasitismo de la clase política, que pasara a degüello a todos esos hijos de puta, en la Plaza de Mayo. Sueño con caminar por las calles empapadas de sangre, sangre pegajosa porque se estuvo secando al sol. Creo que eso es lo primero debiera hacerse.
Lo mío es: ni peronista, ni radical, ni liberal, ni nada… lo más cercano al nihilista pero mezclado con tendencias anárquicas y marxistas.
Soy inclasificable.

¿Alguna otra infleuencia que quieras mencionar?


-Ahora que lo decís, de hecho sí. Creo que los videojuegos de mi infancia son grandes responsables de mi sentido del humor descalabrado. LucasArts con sus aventuras gráficas que venían en diskettes de 5 y medio… que grandes momentos… “Day of the tentacle”; “Indiana Jones and the fate of Atlantis” y todos los de la serie “Monkey Island”, con su retorcida percepción de la realidad (cuando no lisérgica. ¡¿¡Un mono para cerrar la canilla de una cascada?!?!) sin dudas influyeron en que mi sentido del humor quedara del todo pervertido. Tantas horas desperdiciadas frente a las pantallas me modificaron para siempre.
La comunicación humana, en vivo y en directo, me resulta del todo anormal y dificultosa. Me resulta más fácil darle órdenes a los batallones de tanques Harkonnen del Dune II que hablar con el quiosquero de la esquina.


Estás hecho mierda.


He aprendido a vivir con mis miserias.


Si vos lo decís…




¿Algo más que agregar?


-¿¡Me estás jodiendo!? ¡Vos sos el que me está haciendo la entrevista! ¡Vos tenés que saber si hay algo más que me quieras preguntar!


Si. Pero no se me ocurre nada más para preguntarte. Además cuenta el factor de que vos sos yo y todo eso.


-Evidentemente entonces, a mí tampoco se me ocurre nada.


¿Dejamos acá?


- Y sí.


12 comentarios:

tresar dijo...

hola, acabo de leer tu blog casi por completo y, sinceramente, me asaltó la misma sensación que tuve hará cosa de dos meses, sentado en la mesa de un bar. soy un ex alumno de letras, si bien no me recibí (me quedan dos materias hace 3 años) terminé de cursar hace aproximadamente 4 años y nunca volví a pisar la facultad. como te decía, me encontraba sentado en la mesa de un bar y sin querer oigo la animada conversación que estaba teniendo lugar en la mesa de al lado mío. era un grupo de estudiantes de letras, que, obviamente, hablaba de literatura. empecé a prestar atención a la charla y en menos de 10 mins una vergüenza ajena sin límites me invadió, qué manga de imbéciles son los estudiantes de letras, por dios. cuánto esnobismo, cuánta pose, lo más triste es que seguramente yo no debo haber sido muy distinto en mis épocas de estudiante, y la vergüenza ajena pasó a ser propia. por eso cuando leí tu blog me pasó lo mismo, me enfrenté a mi yo más imbécil, aunque nunca fui TAN imbécil como para contar la cantidad de libros que leí en un año, eso ya es patológico a mi modesto entender. lo de la autoentrevista hasta puede ser divertido (ojo NO es gracioso)infantil, pavo, y hasta en clave "read the idiot" pasable. perdoná que te tire todo esto, pero es como me siento cuando te leo, me da bronca que exista la posibilidad de haber sido tan pero tan pelotudo, un abrazo y suerte con tu carrera de escritor

Rufián Melancólico dijo...

El problema con la gente como vos es que no solo son personas frustradas, sino que además se toman la vida demasiado en serio. Una lástima.
Hay que aprender a reírse más de todo y en especial de uno mismo. Nada más patético que un tipo que se lamenta de lo pelotudo que ha sabido ser.
Yo soy consciente de mi esnobismo, pero lo vuelvo una variable en la creación de un personaje. Parece ser que mucho no aprendiste por lo visto ya que, me parece, entenderías que no necesariamente lo escrito representa lo que el que escribe piensa, siente o vive.

Ferdinand Mortnais dijo...

che, Tresar, ¿estás seguro de que no seguís siendo el mismo imbécil que antes?

Yo, para salvar el honor de los estudiantes de letras, Rufián incluido, puedo dar testimonio de que se puede ser un auténtico pelotudo sin nisiquiera haber cursado una materia de dicha carrera. Si no, Tresar, no tiene más que visitar mi blog.

Je suis snob
Je suis snob
C'est vraiment le seul défaut que je gobe
Ça demande des mois de turbin
C'est une vie de galérien
Mais quand je sors avec Hildegarde
C'est toujours moi qu'on regarde
Je suis snob
Foutrement snob
Tous mes amis le sont
On est snobs et c'est bon

tresar dijo...

no seguro, estamos hablando de representaciones ficcionales, hablamos de un autor (vos) que es un constructo, de hecho no sé quién carajo sos, o qué carajo pensás, pero sí sé que la figura que representás es, para mi, una de las peores figuras a representar. es la del pibe apartado y encerrado en sus libritos, la del pobre escritor que nada tiene más que su soledad,digamos la figura de escritor más banal y adolescente que existe, y eso, a esta altura, me parece, cuando menos gracioso, lo cual refuta tu tesis sobre mi falta de humor. tampoco es cierto que me tome las cosas tan en serio, estoy aburrido en el trabajo y me pareció que escribirte y generar algún tipo de discusión iba a acortar mi monótona tarde. por otro lado no me arrepiento ni me avergüenzo de mis "pecados de juventud", de hecho no creo haber cometido el tipo de pecados que te achaco en el brulote anterior, sino otros, más graves y con peores consecuencias para mi persona quizás que los tuyos. pero en serio, sin mala onda, ¿qué clase de persona anota y expone la cantidad de libros que leyó? encima con fecha de finalización! es muy gracioso. una recomendación final: buscate otras "variables para la creación de tu personaje" porque así no vamos a ningún lado papucho, en serio, te lo digo con cariño. relajate, fumate un porro lo más grande que puedas armar y pensalo, un abrazo
ferdinand: no sólo los estudiantes de letras son imbéciles, pero esta clase de imbecilidad es bastante común entre nosotros. de hecho no hay condicionamientos para la imbecilidad, y todos somos un poco idiotas, tarde o temprano y depende para quién, por eso aclaro que mi intención no es agredir, a pesar de ser un poco insultante en mi comentario, por eso, pido disculpas, saludos

tresar dijo...

otra cosa, como dice chilavert, no sé francés, me traducís?

Ferdinand Mortnais dijo...

Soy snob
soy snob
es el único defecto que en verdad reivindico
lleva meses de trabajo
y una vida de condenado
Pero cuando salgo con Hilda
es siempre a mi a quien miran

Soy snob, jodidamente snob
todos mis amigos lo son
somos snobs y eso es bueno.

(la letra sigue, es una canción de Boris Vian)

Coincido con el Rufián, ud es el clasico frustrado, amargo y gris. Cree que disfrutar de lo que a uno le gusta, es ser snob o imbécil. Vaya, siga con su monotono trabajo, Tresar. A ver si se olvida de apretar Enter y lo echan.

tresar dijo...

gracias por la tradux ferdinand, muy buena por cierto, creo que se te fue un poco la mano con lo de frustrado, es muy ofensivo de tu parte, por otra parte no creo que disfrutar de lo que a uno le gusta sea ser snob, creo que publicar una lista de los xxx libros que leí en xxx tiempo es una actiutud snob, porque no tiene otra intención más que decir "¿vieron cuánto que leo?" y eso me parece bastante feo, estéticamente digo, no soy quién para juzgar la moral de cada uno. por eso muchachos les decía, relajense no todo es tan serio, como bien dice el rufián melancólico (otro tropo más que obvio, otro nombre no se te ocurrió?), vuelta a mi recomendación, pero elevada, tomense una tripa and enjoy, no todo el tiempo hay que parecer inteligente, ser pavo no está mal

tresar dijo...

de todas maneras me llama poderosamente la atención que dos muchachos que se dicen ácidos e hiper críticos se pongan de esta manera por una pavada. muchachos... vamos, por favor

Rufián Melancólico dijo...

Aclaro que respondo porque me causa gracia. No para defenderme ni nada por el estilo ya que me parece irrisorio todo esto.

1) Me parece increíble que una persona que no conozco se dedique con tanto ahinco en decirme que le parezco un pelotudo. Me voy a quedar a este respecto con una reflexión del gran filósofo contemporáneo Jerry Seinfeld: "No a todo el mundo le caigo bien". Como verán, mi fuente de inspiración es tan profunda como la Sitcom más popular de la historia de la TV.
Si esto no es anti-snob, no sé que es anti-snob.

2) Estimado amigo, tus consejos acerca del insumo de drogas guardátelos para vos. Cada uno hace de su culo un taxi ok? Yo sé a quién dejo subir.
No tenés ni la más recontrareputísima idea de qué es lo que a mí me gusta, o hago, lo que me divierto ni nada de mi vida. No sabés si soy inteligente, si me gusta parecerlo o si me cago de la risa con pelotudeces. No necesito tus consejos. No te los pedí. Y no te equivoques, que yo sé muy bien dónde estoy parado. Y para mí, esto, es un juego.
Por lo tanto, que juzgues que mi vida es sosa y aburrida porque pretendo ser un intelectualoide, me parece cuando menos de un nivel de prejuicio alarmante.

3) "¿qué clase de persona anota y expone la cantidad de libros que leyó? encima con fecha de finalización! es muy gracioso." Y yo te pregunto: Qué clase de persona que se aburre en el trabajo se mete a sembrar cizaña en un blog de un pelotudito letroso? Mi querido, vos estás tan hundido en la mierda como me achacás estarlo a mí.
Me llama la atención que hayas aprobado tantas materias de Letras dada la evidente falta de lecto-comprensión. Si hubieses leído mi post sobre las reseñas de libros te hubieses dado cuenta que el mismo no es sólo una lista de los libros que leí, sino, una reseña especial de cada uno de los libros que leí el año pasado. Muchos internautas me han comentado que la lista les resultó útil a la hora de elegir sus futuras lecturas. Mi intención no fue hacer una exposición soberbia de los libros que leí, pero aún si así hubiere sido, no veo qué tanto escándalo genera esto.

4) Yo no soy tu "papucho" ok? Espero que quede claro.

5) Me parece indigno compartir una conversación con un supuesto estudiante casi recibido de Letras que no sepa quién es el Rufián Melancólico.
Sos uno de esos pelotudos que se meten en la carrera porque no tienen ni idea de qué hacer con su vida y que apenas si leyeron dos libros en su puta vida.
Antes de hablar y mandarte la parte, andá, conseguite "Los siete locos" e ilustrate frustradito...

tresar dijo...

la técnica se llama copy & paste:
0) "Aclaro que respondo porque me causa gracia. No para defenderme ni nada por el estilo ya que me parece irrisorio todo esto."
Gracias por la aclaración, pero me parece que aclara otra cosa, vos dirás...
1)"Si esto no es anti-snob, no sé que es anti-snob" "Yo soy consciente de mi esnobismo, pero lo vuelvo una variable en la creación de un personaje"
En qué quedamos?
2) "No tenés ni la más recontrareputísima idea de qué es lo que a mí me gusta, o hago, lo que me divierto ni nada de mi vida. No sabés si soy inteligente, si me gusta parecerlo o si me cago de la risa con pelotudeces"
A lo cual respondí (antes): de hecho no sé quién carajo sos, o qué carajo pensás, pero sí sé que la figura que representás es, para mi, una de las peores figuras a representar. es la del pibe apartado y encerrado en sus libritos, la del pobre escritor que nada tiene más que su soledad,digamos la figura de escritor más banal y adolescente que existe. Con lo cual, mi respuesta es: "Me llama la atención que hayas aprobado tantas materias de Letras dada la evidente falta de lecto-comprensión"
"Por lo tanto, que juzgues que mi vida es sosa y aburrida porque pretendo ser un intelectualoide"
Nunca dije eso, ¿hay algo ahí? de psicoanálisis no sé nada, hablalo con tu terapeuta.
3) "Muchos internautas me han comentado que la lista les resultó útil a la hora de elegir sus futuras lecturas"
Dejáte de joder...
4)"Yo no soy tu "papucho" ok? Espero que quede claro"
Ok, quedó claro, pero no es para que te pongas así... es una forma de decir. EL RUFIAN MELANCOLICO NO ES MI PAPUCHO. ¿contento?
5) "Me parece indigno compartir una conversación con un supuesto estudiante casi recibido de Letras que no sepa quién es el Rufián Melancólico."
La frase me parece indigno es genial, en serio, genial. En cuanto a lo otro (me autocito! je, como vos que te autoentrevistás!): otro tropo más que obvio, otro nombre no se te ocurrió?
Obvio es obvio, es como si te hubieras puesto Olivera, en tu caso no estás muy lejos, o, con suerte, Stephen Dédalus, obvio, ¿la cazás?
"frustradito..."
Ése tipo de insulto no lo recibía desde que termioné la primaria. Aunque ahora que ato cabos... te felicito, aprendiste el uso arltiano del diminutivo, al final sos inteligente...
Bueno, eso es todo, no los molestaré más con mi presencia, pero una recomendación, aunque sé que no fue requerida, relajensé, si no te gusta drogarte, o te pega mal, hacete romper el culo, si te gusta... pero no te tomes las cosas tan a pecho, esto fue sólo un acto de aburrimiento de un tipo que labura leyendo originales de boludos como vos todo el tiempo y le pegó este pacatísimo "día de furia", pero vos no tenés la culpa, no es personal en serio, un abrazo

Ferdinand Mortnais dijo...

Tresar, si usted labura leyendo originales de otros se ganó, de mi parte, la etiqueta de pobre pelotudo. Basta con ver qué cosas se editan en este país, quiénes ganan los concursos para darse cuenta de qué tipo de gente trabaja en las editoriales. Lo felicito.

(no sé por qué me metí en esta conversación. Mi recomendación es que deshabilites la función de comments anónimos, los taraditos desaparecen rápido)

Rufián Melancólico dijo...

Ok, lo admito... "I know, it is snob, but I like it!!!"