21 de febrero de 2006

Inquisiciones literarias III: Una lectura de "American Psycho" de Easton Ellis



Hace poco terminé de leer con asco y revulsión American Psycho de Bret Easton Ellis.
El libro que en los 90 fue un escándalo por sus escenas de violencia hardcore, provocó quejas de grupos de activistas y críticas encontradas. Algunos consideraron que Ellis había ido demasiado lejos con su caracterización de la frivolidad pasada de coca en los años del esplendor conservador de los años 80.
A lo largo de 400 páginas, la narración de Patrick Bateman nos va llevando por su insípida vida yuppie llena de charlas aburridas de nuevos ricos, restaurantes de moda y citas con minas increíbles hasta desembocar, con la misma seriedad, inspidez y aburrimiento que caracteriza el registro general de la narración, en la descripción de asesinatos inútiles, desmembramientos, torturas y demás violencias hardcore.
Bateman bien puede ser un alucinado o una persona demasiado aburrida que sólo encuentra placer en la destrucción de ese mundo perfecto que lo rodea.
Sin embargo, lo más interesante del libro no son las escenas de violencia, que son realmente insoportables (incluso he escuchado al propio Ellis en la entrevista que adjunto al final del post, decir que hacía poco había releído la novela y le había dado asco al punto de tener que detener la lectura), sino la forma en que el autor se encargó de estructurarla. Una mutliplicidad de personas se interponen, nombres que en definitiva remiten siempre a un mismo personaje. Bateman está desdoblado en mil personajes distintos, mil yuppies decadentes que piensan, sienten y viven lo mismo. Por eso puede ser llamado de una u otra forma por sus colegas sin inmutarse. Nunca terminamos de descubrir si Bateman es el narrador, si Bateman existe, si Bateman no es la creación imaginativa de otra persona. Las posibilidades son infinitas.
Este Patrcik psicópata es el que escapa del lugar que la sociedad les ha asignado. Matar es una vía de escape al aburrimiento o en todo caso es una manifestación de su esquizofrenia. Claro que es una vía de escape muerta. La famosa última frase del libro, describe un cartel rojo que dice: "This is not an exit".
¿Cuál será la salida? ¿La Cocaína cortada con laxantes que consume en los clubes de moda? ¿Coger con distintas mujeres? ¿La pornografía degradada? ¿El sexo con prostitutas? ¿El voyeurismo? ¿El lesbianismo inducido por alcohol? ¿Llevar las relaciones sexuales al extremo de la tortura y el asesinato? ¿Arrancarle los pezones con una pinza a una chica, concinar sus restos y comerte su cerebro? ¿Asesinar a un niño en el Zoo? ¿Matar vagabundos? Todas estas opciones son exploradas por Bateman o no. En realidad, es muy posible que nos encontremos con el relato esquizofrénico de un tipo que se puede largar a llorar sólo porque sus tarjetas de presentación personal no son tan caras como las de su compañero de trabajo.
En eso reside la maestría de Ellis. En plantear un relato perfecto, sin una sóla página de más, sin un sólo exceso a pesar de las descripciones de los asesinatos que no ahorran horror y detalles escabrosos . Una prosa desprovista, descriptiva y monocorde. El repiquetear de las palabras de Bateman constante no se modifica tanto si se trata de hablar de la carrera artística de Withney Hosuton o de introducir una rata viva en la vagina de una víctima mientras se hace chupar la verga por la cabeza desmembrada de otra víctima.
En definitiva, un relato alucinante, alucinado, esquizofrénico.
Ellis no oculta sus pretensiones de ser un clásico. El libro comienza con una famosa cita de la Divina Comedia: "ABANDON ALL HOPE YE WHO ENTER HERE". Es el cartel que Dante ubica a las entradas de su Infierno.
También es recurrente la referencia a Les Misérables el famoso folletín de Victor Hugo.
Ellis realmente logró consagrarse con este libro. Pero ya era un escritor genial antes de publicarlo. Less than Zero, su primer novela, es excepcional. Lo que logró realmente con American Psycho, fue posicionarse como clásico posmoderno. Y eso no es poco.
Uno de esos clásicos posmodernos, sería algo así...
si en literatura tenemos que los Best-Seller son como el placer culposo de un Big Mac agrandado, un Clásico Posmo sería como tomarse un rico café en un Starbucks ubicado en una librería Barnes and Noble. Seguro, existen mejores cafés y mejores librerías y mejores combinaciones de ambas. Pero leerse un Ellis o tomarse un Starbucks mientras uno recorre los pasillos shopping de Barnes and Noble... no tiene precio...

Link: entrevista televisiva a Bret Easton Ellis a propósito de su última novela Lunar Park donde además vierte interesantes opiniones sobre política (el siempre se reconoció como un moralista y un conservador. En la entrevista asume que apoyó a Bush y estuvo a favor de la invasión a Irak) y sobre American Psycho en concreto.
Entrevista de la TV danesa a Bret Easton Ellis (al principio está en danés, luego él habla en inglés).

7 comentarios:

MALiZiA dijo...

el libro no lo leí, vi la película, y ahora pienso si habrá sido fiel al libro. la viste, me contás tu opinión?
saludos,

Rufián Melancólico dijo...

Estimada Malizia:
La película es bastante fiel al libro. Sin embargo, evidentemente, ciertas escenas fueron surpimidas en esta. En especial algunos episodios de extremada violencia.
Por otra parte, creo que la película es un gran logro al traspasar una novela complicada y llena de matices como esta a la pantalla grande.
Lo que sí se pierde en la película, pero que de todos modos está muy bien tratado, son algunos episodios que inducen al lector a sospechar una esquizofrenia en Bateman.

El asesino de Juan Manuel Avila dijo...

Muy interesante la reseña, da ganas de leer el libro.
No querés prologar todos los libros que no voy a escribir, ni mucho menos a publicar nunca?
Te pagaría con caramelos Sugus.

Liquid Love dijo...

Me quede maravillada de lo bien que escribis...
Francamente el libro no lo leí y cai en el pecado de ver la pelicula antes de tener oportunidad de leerlo...
Da gusto leerte, en serio.

Un Abrazo !

Miss F dijo...

Si da gusto leerte! estoy cada dia mas orgullosa de vos =)
jeje
Hugs my dear!

Miss F dijo...

Damm It, you're right my dear, it does not sound ironic!!!
Anyway....maybe next time!!!!
Hugs my dear!

Albar Alkántar dijo...

Exacto... El libro se mantiene en una dicotomía de la realidad; la esquizofrenia. Pero creo que una de las maneras más fáciles de leer el libro es desde el punto de vista naturalista, donde podría decirse que el sentido se ciñe a la realidad de Estados Unidos de los años 80, y a la frase final del libro: "ESTO NO ES UNA SALIDA". Quería encontrar un análisis a fondo de la novela en Internet, y lo que vi en tu blog me pareció lo más completo. ¡Saludos!