12 de marzo de 2006

Quiero un cerebro famoso

Sha quiere una cara famosa. Pero no sólo una cara sino que también quiere tetas y culo famosos. Más precisamente Sha quiere parecerse a Pamela Anderson a quien admira desde pequeña y poder así, cumplir el sueño de ser una playmate.
Entonces mostraban el proceso de selección de futuras estrellas de la Revista Playboy entre las que se encontraba Sha desde luego y en el que una nada simpática señorita que hacía de rectora estas chicas con sueños de ser las próximas que despierten erecciones desde las páginas de la revista del conejito, les sugería que aquellas que "representasen más problemas" a la vista de la estética de la línea editorial serían elimiandas. Algo así como una política de mercado descarnada en el mercado de la carne humana, dónde un rollito de más te deja afuera de tus sueños de ser carne de cañón. Luego esta misma mina le recomendaba a Sha abortar la operación ya que el perfil que está tomando la revista "se inclina por lo más natural". Está claro, los tiempos cambian y con ellos las tendencias de consumo y estéticas. Lo que en los años 90 era una exhuberancia artificial de tetas encarnada en el paradigma de Pamela Anderson como reina de la siliconas, hoy con el desinfle de la burbuja especulativa de los 90 y los años del shampoo se convirtió en una vuelta a lo natural. Un mundo en dónde la nueva forma de hacer demagogia está ligada al supuesto compromiso con ideales naturales (toda la basura new age, los vegetarianismos de todo tipo, la protección del medio ambiente y toda la ola verde que viene de los traicioneros al espíritu del Mayo Francés como Daniel Cohn-Bendit, otora líder del movimiento, actual eurodiputado por el partido verde). El cambio sin el cambio.
En definitiva eso es lo que propone el nuevo programa de MTv: Quiero una cara famosa y lo mismo puede decirse de Transformaciones: Famosos en nuestra TV local.
Sha que quiere parecerse a Pamela Anderson se somete a una carnciería que es filmada y emitida por un canal de TV. Millones de personas ven como le meten tubos de metal en el cuerpo, le succionan otras partes, le tajan con el bisturí las tetas para meterle bolsas de goma rellenas, le inyectan sustancias y luego la cosen. Todo sea por el noble fin de parecerse a alguien más.
Sha justifica sus ganas de parecerse a Pam en que esta logró ganar mucho dinero con su figura y emplea esos adjetivos que ya le son tan caros a la cultura teen-boba yanqui heredera de Paris Hilton: She´s hot y She´s so sexy.
En nuestra versión de las carnicerías televisivas, hace poco Alejandra Pradón se sometió a un rejuvenecimiento vaginal, pero el decoro se hizo presente y se omitió mostrar imágenes de la vagina de Pradón. A lo que no me queda más que agradecr a la producción del programa, porque con o sin rejuvenecimiento, es algo que no querría ver.
Hay algo perverso en la concepción de querer parecerse a otros (sean famosos como en el caso de Sha o sean otros-jóvenes en el caso de una vagina cero kilómetro para Pradón) y es la que intenta de alguna manera, trasladar un singificado a otro significante. ¿Sha quiere trasladar ¿su "alma"? ¿su esencia? su ¿"objetividad"? su "primera persona"? al cuerpo y la vida de otra persona? ¿Qué pretende Sha? ¿Vivir la vida que otra persona ya vivió?
En el desgarro de la unidad de persona que supone querer tener los atributos de otra persona, se vislumbra claramente un desprecio a lo que uno es. Y ese desprecio se pone de manifiesto cuando Sha decide en su sano juicio y de propio acuerdo que cámaras filmen y expongan cómo su cuerpo es destruído, serruchado y desmembrado a cambio de uno nuevo. Sha desprecia absolutamente su cuerpo y no le importa entonces que otros vean la violencia que le ejerce al mismo. Romper un cuerpo, separarlo de lo que es y ponerle otros atributos es tan violento como separar un significado de un significante y romper así un signo.
Pero me quedo con una imagen muy triste de este show: la madre de Sha saluda y da ánimo a su hija antes que esta entre al quirófano. La madre que la crió, la educó, la "hizo" mezclando su propios cromosomas, su propio significante con otro significante, la que en definitiva le dio las características al significante-Sha también desprecia ese cuerpo y le desea suerte a su hija en la operación. De ninguna manera le va a pedir que acabe con esta macabra muestra de autodesrpecio. Al contrario: la estimula a seguir adelante.
Todo sea para que su hija gane la plata que ganó Pamela Anderson. Quizás así, al menos de esa forma, se redime y hace algo de provecho.

15 comentarios:

Ferdinand Mortnais dijo...

Muy recomendable el capitulo de South Park en el que gastan a Paris Hilton. Todas las nenas del pueblo quieren ser una "stupid spoiled whore" gracias a la presencia de Paris en South Park y a una tienda con ese nombre que vende todo lo necesario para ser una puta estúpida y malcriada como Paris Hilton.

Rufián Melancólico dijo...

Coincido: es un excelente capítulo.

MALiZiA dijo...

Si, hoy en día el valor de la propia imagen está en crisis, y hay que tener mucha personalidad, para dejar de lado esas pelotudeces que quieren imponer los estándares de belleza.
Estoy cansada de mujeres, y de hombres en los que parece que el cuerpo se ha transformado en el centro de sus vidas, con eso el espíritu queda totalmente relegado, a veces me siento muy en contramano en este siglo.
Pero como todo, son ciclos y ya vendrán tiempos en los que alma sea lo importante. Claro no sé si venderá tanto. Habrá que ver que marketing le hacen.
Es que prefiero ser positiva, si
no me suicido ya!
Saluditos,

peperinoteama dijo...

"Romper un cuerpo, separarlo de lo que es y ponerle otros atributos es tan violento como separar un significado de un significante y romper así un signo"

Brillante Rufian.

Si quiere, pase por mi humilde blog.

Lo veo luego.

pepe

Laura dijo...

uuuhh que querés que te diga, las comparaciones entre el cuerpo humano y el signo linguístico me
zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz
pero bueno, todo bien
En cuanto a lo que decis sobre que querer parecerse a otro es una mierda lo super comparto, pero vi otro capítulo de esa serie en que una super obesa quería ser modelo de tallas grandes y para conseguirlo decidía buscarse como imagen inspiradora a Kate Winslet. Bajo como 65 kilos y se mostraba por MTV la operación en la que le sacaban grasa cual res. Ahí no me pareció mal, porque su objetivo era saludable y al fin y al cabo, cuando decidís cambiar algo de vos es porque tenés a la vista cierto modelo ideal.
En cuando a la flaca que quería ser como Pamela Anderson, me pareció espantoso, después de la operación se puso a llorar y todo y yo si hubiese sido la madre ni en pedo la dejaba: reaccionario te parecerá pero yo la hubiese encerrado en un armario y que se alimente de ratones y de moscas hasta que se le vaya esa idiota idea de la cabeza. Era tan boluda la flaca que se lo merecía: es la demostración de la maldad que implica querer parecerse a alguien y sufrir la tortura de la operación. Es una OPERACIÓN, te abren, te meten cosas en las tetas, se te estira la piel, te duele, no te podes mover, es una mierda!!!!!!! La gente sufre por sacarse el apéndice y esta imbecil se quiere poner un par de tetas que no necesitaba!!! era una mina re linda.
Ahí si digo: gastaste guita, dolor y frustración y te la re merecés.
Pero sobre la chica que quería ser como Kate Winslet, no me pareció mal: era una operación que se iba a hacer de todas formas y de paso lucró con MTV. Ok, girl!

Rufián Melancólico dijo...

Gracias Lau por tu comentario! Te pasaste!

aniground dijo...

mira yo tuve una epoca en que estaba tan inconforme con mi cara y cuerpo que pense mil veces que bueno huviera estado poder cambiar mi forma fisica... mi mamá por supuesto siempre me decia que estaba loca ( fue una etapa adolescente y fue muy fea) la mayoria de veecs ni lo hablaba con nadie pero me sentia rara. Es por ello que me da mucha latima aquellas personas que apoyan a sus hijos q que pasen por el quirofano por simple capricho estando en una edad crucial para poder emfrentar los retos de la vida... doy gracias que tengo padres pensantes... pero sé que tambien esos programas estan hechos en una sociedad de mierda como es la yankie... en fin me encanto tu post besitos

El asesino de Juan Manuel Avila dijo...

La verdad, me causan ciertos conflictos este artículo Ale...
Por un lado, soy el primero a quien le chupa un huevo (güevo) si tenés las tetas de Pamela Anderson o el medio testículo (güevo) de Tom Green.
Pero por otro, no me parece muy fundadas las razones por la que condenás a esta tipa.
Más que nada me resulta molesta la idea de la obstrucción al cambio. A un cambio que acontece sí o sí. Esta mujer habría cambiado con o sin quirófano... porque vivimos cambiando... mutando... blah...
Si uno cambia porque te tajean a bisturinazo limpio, o porque se te cae una braza en el ojo, o porque te salió una berruga, es solo cuestión de grado.
Para mí, la gente la tendría que pasar lo mejor posible... esa es mi premisa. Simple y hueca. Y si esta tipa quería tener la misma cantidad de plástico en su persona que el muñeco de michellin, adelante.
Después se va a arrepentir o no, eso es indistinto... lo que va a ser inevitable que es siga cambiando.
Sobre lo de cambiar almas como significados a los significantes... la verdad me parece tan esencialista creer en el alma como en los significados. Así que me cayo.

Pero eso sí, muy polémico su post, me gustó.

Rufián Melancólico dijo...

La verdad es que leyendo lo que decís Juan, me pregunto si me abré vuelto un George Steiner cualquiera... dios mío... tenés razón... es medio reaccionario mi post no?

Ferdinand Mortnais dijo...

Es que a nadie le importa qué se hizo esa mina en un programa de TV. Es un simple síntoma de la estupidez hegemónica de nuestro mundo. Y de una u otra manera esa estupidez, esa chatura y superficialidad nos afecta a todos. Cuidate. Querete.

DrMengele dijo...

La puta madre, que decadencia que estamos viviendo realmente. Gente que pierde su esencia, su identidad por querer tener dos pelotas de tetas y ser aclamada solamente por su figura y no por el trozo de bosta que tiene por cerebro. Y bueno, aca las chetitas tambien tienen su drama en parecerse a Luisana usando 47 street y cortandose el pelito por stevie wonder, me dan asco! Posta, nunca vi una sociedad tan vacia como la de ahora.
Gracias por pasar por mi blog de puteadas a mansalva, tengo que actualizarlo, si. Lo que pasa es que la facultad me bloquea la mente, tantos logaritmos y arcos cotangentes me destruyen la creatividad para difamar a toda la mierda que me rodea, pronto voy a estallar (lo juro)

Saludos don melancolico ;)

peperinoteama dijo...

Rufian:
¡Eeeeesta bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen!

pepe

El asesino de Juan Manuel Avila dijo...

Hoy a la mañana nació en mí la siguiente reflexión, fruto de varios meses de indignación. Lo que no sé es por qué la estoy escribiendo acá... supongo que por tu post anterior... como sea, ignorala, acá va:

Si decir "On, Two, Three, Fourteen" no tiene onda, ¿qué te hizo pensar que traduciéndolo a otro idioma adquiriría la onda ausente?

Eso es todo. Saludos.

peperinoteama dijo...

cuatro, cinco, seis, ciete, ocho, nueve, diez, once, doce, ¿falta mucho Bono?.

Es para que el asesino de Juan, no se sienta sólo en su reflexión..

Pepe

Murcia dijo...

qué análisis tan inteligente.
Lo triste es que seguramente una vez que la operación haya finalizado, va a encontrar algo más con lo cual estar desconforme, otra cosa que torne su vida en un sin fin de acciones obsesivo compulsivas y autodestructivas.
Pero está en la TV, es lo que nos venden: no valés nada sin un cuerpo de playboy o una cara perfecta. No valés nada.