25 de enero de 2008

Viene el Diablo y quiere tu matrimonio

Hace poco postee acerca de los Megaeventos en el Cómic yanqui como forma de hacer que pasen movimientos muy bruscos en las storylines de los personajes más conocidos (y los menos también) para luego mediante alguna Deus Ex Machina pedorra borrar todos esos cambios y volver a la realidad precámbrica.
Justamente eso parece estar pasando mucho en es
te momento particular del cómic yanqui. Pareciera que las editoriales están sacando uno tras otro eventos grandes que afectan las continuidades de varias de sus líneas y esos cambios, luego son modificados de una forma u otra.
Lo más escandaloso que ha pasado en este sentido es un story arc que involucra a Spider-Man y que se llama One More Day.
Resumo para los que son seguidores del arácnid
o únicamente en sus apariciones cinematográficas: en el cómic, entre otras cosas, Spider-Man se casó con Mary Jane Watson (Kirsten Dunst en las pelis) y recientemente se desenmascaró publicamente dando a conocer su personalidad civil: Peter Parker y al mismo tiempo convirtiéndose en:

a. Un prófugo de la justicia.
b. Una presa fácil para sus enemigos.

Bien, cualquiera puede decir que un superhéroe c
asado y sin su identidad secreta resguardada es un personaje que pierde gran parte de sus atractivos ¿no? Eso deben haber pensado los ejecutivos de la Marvel porque en este arco de historia se encargaron de borrar con un Deus Ex Machina muy estúpido todo lo sucedido. Desde el desenmascaramiento hasta lo más idiota de todo: el casamiento.
Lo resumo: la tía buenita de Spider-Man quedó en
la línea de fuego de una bala que estaba destinada a él y se está por morir. El bueno de nuestro héroe recurre a todo tipo de ayuda posible, remueve cielo y tierra buscando alguna forma de salvar a su tía hasta que el Diablo (Mephisto, en el Mundo Marvel) le ofrece la solución. El va a salvar a la Tía May (un personaje clásico de toda la historia de Spider-Man) a cambio de… Ustedes dirán: ¿Su alma inmortal y eterna? ¡No loco! ¡Eso está demodé! Como el mismo Diablo se encarga de decir ahora es posmo y le gustan los juegos más complicados. ¡El salvará a Tía May a cambio de que el Casamiento entre Spider Man y Mary Jane Watson nunca haya tenido lugar! ¡Y ni siquiera tengan recuerdos de esa realidad! Uhhhhh, ¡que loco el Diablo!
Justificará su accionar diciendo que el amor entre los dos es tan fuerte que sacarle a Dios el hecho de su unión ante sus ojos (de Dios) es el mayor triunfo que puede tener.
¡Y lo peor es que aceptan!
Lo que es algo que nadie puede explicarse. Tía May se salva; Spider-Man y Mary Jane ya no están casados y de paso, ya que estamos, si bien todo
el mundo se acuerda de que Spider-Man se desenmascaró en público, nadie se acuerda de su rostro, nadie sabe quién es el que estaba abajo del manto de la araña.

Mephisto, el Diablo New Age y super guacho poronga no quiere tu alma inmortal, quiere tu... tu... MATRIMONIO.

Todo esto creo bastante revuelo entre los fans (si hasta el Diario Clarín le dedicó su página de Cultura del Lunes pasado) y la crítica.
Hay coincidencias a la hora de señalar que el cambio radical en la orientación del héroe se debió a una orden directa que bajó de los editores de Marvel
y que en base a eso los escritores debieron ingeniárselas para hacer una historia que liquidara las dificultades y los obstáculos que se les habían presentado a la hora de seguir con el personaje.
También se señala el hecho de que todos estos camb
ios o respawneos en el personaje se deberían a la intención de los ejecutivos de Marvel de hacer más parecido el personaje del cómic al de las películas.
Algo de esto puede llegar a ser cierto si se considera por ejemplo que hace poco tiempo Spider Man murió y renació de su propio cuerpo (algo demasiado bizarro que no tuve la oportunidad de leer) más joven y con nuevos poderes incorporados como por ejemplo el hecho de que ahora, al igual que en las películas, la tela de araña la produce
su cuerpo y no es un gadget que el haya diseñado.
Por cierto, en las páginas finales de los cuatro números de One More Day hay un dossier que repasa la historia completa de Spider Man, Mary Jan
e, Tía May y Mephisto lo que hace pensar en la intención de los editores de dar a conocer a lectores nuevos las complicadísimas idas y vueltas de los personajes a lo largo de 40 años de historias.
Hay una frase célebre que se le atribuye a Raymond C
handler (¿acaso tiene alguna frase que no sea genial?) en la cual explicaba que cuando escribía un policial y se encontraba con una situación en la que no sabía cómo mierda hacer avanzar su historia, simplemente hacía que algún personaje sacara una pistola. Ese simple hecho ya reconfiguraba la escena y proponía nuevos desafíos que el narrador debe responder. Si alguien, en una historia, pone una pistola sobre la mesa tiene que pasar algo. Una Deus Ex Machina muy fácil pero completamente coherente con el género.
Los cambios de realidad también son coherentes en la realidad del cómic, pero al mismo tiempo, este tipo de idas y vueltas siguen posicionando al cómic en un espacio lamentable: el de ser literatura destinada para niños o vista como tal. Y esto es porque los videojuegos y los cómics tienen una característica en común: no importa lo que uno haga en ellos, siempre es posible volver atrás. Si perdés una vida en un videojuego te quedarán otras o podrás recurrir a algún juego salvado. Si algo no funciona en un cómic o se quiere volver a un estado previo, simplemente tocás un par de botones y PUM! Tenés tu cambio de realidad, tu reseteo, tu realidad a la medida de lo que necesitás. Así de fácil. Eso es bastante infantil ¿no? Cuando sos niño y tenés una infancia feliz, vivís en tu mundo de imaginación donde las acciones son reversibles y no tienen consecuencias reales en la vida real.
El problema con este cambio de realidad que hicieron en Spider Man, y lo que tanto in
dignó a los críticos y los fans de un género que saben tiene sus reglas absurdas y las aceptan (sólo porque son reglas explícitas que aceptan antes de empezar a jugar) es que precisamente, este cambio de realidad parece tan, pero tan tirado de los pelos que no tiene sentido. Desvirtúa el personaje, introduce una especie de ruptura en los valores esperables de comportamiento del Universo Marvel, potencia a Spider Man como un pelotudo y finalmente, no sigue la lógica del personaje villano para quien parece obvio sería más beneficioso ver que la Tía May (personaje intocable para Peter Parker) muere antes que “perder un matrimonio” y ni siquiera tener recuerdo de él.
Como cuando en Los Simpsons matan a Poochie.

Roger Myers' voice: I have to go now. My planet needs me. the cel with Poochie on it is crudely moved upwards] [some crudely-scrawled titles move up, stating "Note: Poochie died on the way back to his home planet"]

Bart: Wow, Poochie came from another planet?

Lisa: Uh, I guess...

Krusty: Poochie's dead! [laughs]

[children in the audience cheer loudly]

Well kids, we all know that sometimes when cartoon characters

die, they're back again the very next week. That's why I'm

presenting this sworn affidavit the Poochie will never, ever,

ever return!

Lawyer: This document conforms to all applicable laws and statutes.

[kids cheer]

-- Never feer Poochie: The Next Generation,

"The Itchy & Scratchy & Poochie Show"


Y precisamente, el chiste de Los Simpsons funciona porque se burla de este tipo de recurso pedorro para deshacer realidades tan apropiado por la cultura pop yanqui.
En conclusión, una lástima lo que están haciendo con Spider Man. Una nueva muestra de que en este tipo de Cómic, los megaeventos siempre, SIEMPRE, son temporales: casamientos, muertes, nacimientos, cualquier cosa puede ser reconstruida en cualquier momento.
Como el slogan de la revista de videojuegos argentina Irrompibles: El gamer no
muere. Respawnea. Eso mismo, los héroes nunca mueren, siempre pueden respawnear.

Algunas opiniones enardecidas respecto de One Mo
re Day:
http://comics.ign.com/articles/843/843196p1.html

3 comentarios:

Horacio dijo...

Conozco varias parejas que irían encantadas a hacer negocios con Mephisto.
Qué desastre lo que han hecho con Spider-Man. A mí me parece, de todas formas, que los megaeventos de DC suelen prosperar un poco más que los de Marvel...o al menos intentan remarla por más tiempo; como, por ejemplo, con el lugar que le fueron dando al ex Linterna Verde, ex Parallax y ¿actual? Espectro, Hall Jordan.
La clave del asunto en este caso, efectivamente, es que volvieron explícita la regla [del mercado] de una manera muy vulgar, y lo hicieron doblemente al intentar hacer coincidir el Comic con las películas.
No comparto un punto del post: Para entender al megaevento en el comic hay que acudir sí o sí al mercado, hay que pensar quiénes son el mercado, quiénes son los que compran. Yo supongo -puedo estar equivocado- que en su mayoría deben ser adolescentes...y, si no lo son, me animo a decir que quienes sean realmente los consumidores, tienen ciertas cosas en común con el Ser Adolescente. Esto no lo estoy diciendo desde un lugar moralista, juzgando de inmaduros a quienes leen comics; creo que hay ciertas constantes en -si se quiere plantear en esos términos- la psicología del lector de comic. No quiero parecer pedante ni pesado, así que voy a ser esquemático y sintético aunque por ello algunas cosas puedan sonar dogmáticas y sin justificación:
La psicología del Adolescente es bastante específica y se prolonga durante años y años, es como un núcleo duro que se va disolviendo gradualmente (no siempre, claro) hasta que se hace irreconocible. El lugar de Ideal y el concepto de angustia son claves para entenderlo: idealizar es inmortalizar, una forma de resguardarse en un lugar fuera de sí, y de esta forma evitar la angustia. Todos fuimos/somos adolescentes así que no hace falta ejemplificar los miles de cambios fisiológicos, sociales, personales, etc que trae aparejada esa etapa...y que provocan angustia. ¿Cómo evitar la angustia? Hay distintas formas, si vamos a los estereotipos, tenemos al pibe que ni siquiera está identificado sino totalmente alienado a una bandita de rock o un cantante. Pertenecer a algo, sentirse parte de algo, es una forma de evitarla. En el caso de los que son todavía de bastante menor edad (hablo de 5, a 8 años máaaas o menos...) se ve con claridad que el tipo de identificación es distinta, entonces tenemos al estereotipo de nene fanático de algún dibujito o personaje de televisión...pero eso ¿a dónde va después? Todo queda, como bien sabemos los psí, así que es común después ver[nos] a los adolescentes algo freakys y nerds leyendo una revista de superhéroes que, como se sabe, suelen tener en sus personajes algún trasfondo simbólico que, en gran parte de los casos, remite a un totemismo (y el tótem es parte de lo que decía más arriba: rasgo de inmortalidad).
Bueno, ¿a qué venía tooodo esto? a que nadie quiere desidealizar, es algo doloroso, angustia la posibilidad de la pérdida y de la mortalidad. No creo que sea un capricho de las compañías de comics el cambio-vacío que suelen aplicar con los megaeventos, a mí me parece que en el lector siempre está pulsionando un mismo pensamiento, sea conciente o no: "a ver cómo todo vuelve a ser como era". Creo que el lector fanático busca que los dibujantes vuelvan todo a como estaba. Retomando lo de los adolescentes fanáticos de la bandita de rock, ¿a quién le gustaría que SU banda deje de sacar discos o se ponga a hacer música clásica?. No creo que las compañías sean malas y que deban dejar "madurar" al género y madurar ellas mismas haciéndose cargo de los megaeventos, llenándolos de un contenido, ¡de una trama, ni más ni menos!; eso sería matar a la gallina de los huevos de oro, les estarían diciendo al lector-comprador-de-comics (que es el que vale para la empresa, por supuesto) "vamos a darte lo contrario a lo que querés", y chau negocio. Los comics y videojuegos pensados con otra lógica también tienen sus seguidores, porque muchos creemos que tienen cosas para dar; y así es que tenés desde artistas que agarran a un héroe y lo rearman o lo profundizan (Miller) hasta colecciones de comics enteras de las que ya diste ejemplos en posts anteriores...y también eso vende. En el caso de los videojuegos también tenés ejemplos, hay juegos con tramas complejísimas llenas de personajes, con años de desarrollo, como por ejemplo varios RPGs estilo Final Fantasy u otros más de acción/aventura como el Metal Gear Solid.
Hay algo que también es importante tener en cuenta, y es que la estructura misma de los comics estilo Spider-Man no está pensada con desarrollo-desenlace. Uno no sabe -ni los propios guionistas y dibujantes lo saben- cuándo terminar la aventura, justamente porque el lector tiene la fantasía de que Spider-Man siga trepándose por los edificios por siempre. Los realizadores trabajan bajo esa modalidad de "empieza pero no termina", entonces se ven en la necesidad de hacer megaeventos sin contenido ni trama real, porque si no se enroscan y se topan con que en algún momento tienen que terminar la saga.
En síntesis, si no queremos ponernos tan quisquillosos con los tecnicismos podemos simplemente decir las cosas desde otro lado y así enunciar que "a la gente no le gustan los cambios", que "somos animales de costumbres", que "da miedo lo que no se conoce", no importa cómo decirlo, hace referencia a lo mismo...
Me acuerdo de un capítulo de Futurama bastante viejo, uno de los que primero vi, en el que unos extraterrestres llegaban enojadísimos a la tierra porque no habían podido ver completa la serie Ally McBeal y entonces Fray y compañía tienen que actuar los capítulos finales -el argumento era así, si la memoria no me falla-. En un momento Leela, que encarnaba a la protagonista, hace un cambio en el guión y dice algo que para el contexto era demasiado, ya que quiere dejar de ser "abogada-soltera". En el momento del corte comercial Fray le dice que qué está haciendo, que no se salga del guión, que a la gente no le gustan los cambios y que el público quiere ver siempre lo mismo; inmediatamente después los extraterrestres se comunican con ellos y les dicen que el episodio así guionado no les gusta ¡incluso dicen que les asusta ese cambio!, y entonces al continuar con la grabación, en el bloque siguiente del programa, Leela hace que todo vuelva a ser como antes y así se arregla el problema.

saludos

Rufián Melancólico dijo...

Horacio: Creo que tu comentario es acertado y ayuda a caracterizar las razones de los cambios que no son cambios en la cultura pop masiva. Sin embargo, de lo que los fanáticos se quejan en este arco argumental es de la falta absoluta de sentido aún dentro de los parámetros del gatopardismo comiquero. Es decir, es obvio (y paradójicamente queda explítico en los 4 números del arco) que para Spider Man la peor tragedia de su vida sería perder a su Tía May. Si Mephisto quisiera verlo sufrir realmente dejaría morir a Tía May , no se conformaría con un matrimonio! Eso es lo que choca.
Leí que un fanático enardecido decía algo así como: "Puedo explicarle a alguien que no haya leído un cómic de Spider Man en su vida la saga de los clones. Pero si me pregunta lo de la separación, no sabría qué responderle".

Ese es el punto.

Saludos y gracias por tu extenso comentario.

martostef dijo...

Por qué un comic tiene que salir durante tanto tiempo? Para que algunas cosas queden bien tienen que tener una conclusión.
Lo que pasa es que yo no estoy hablando de un producto. Marver, sí.