14 de junio de 2008

En busca de lo Punk

Reseña

Mi nombre es Rufus
de Juán Terranova
Interzona 2008
¿Qué es escribir una novela punk? Dificil pensar en términos de novela un género que es puro desparpajo estético, pura ruptura de formas, puro “Hágalo usted mismo”, individualismo nihilista.
Un proyecto de novela requiere al menos una idea, un principio ordenador que sirva para juntar las piezas a su alrededor y construir un sentido enmarcado en un género dificil y complejo, lleno de reglas estructurales (siempre lábiles, siempre plausibles de ser merodeadas, modificadas, estiradas, pero reglas al fin) imposibles de eludir.
Y entonces entra el conflicto con ese desparpajo punk y su estilo fanzinero. Su estilo emparchado. Su estilo de nuevas clases lumpenproletarizadas. Clase media venida a menos o clase baja que se ve todavía más ninguneada.
Si el punk surgió históricamente en la Inglaterra de overol de los mineros ingleses tatcherianos y su revolución conservadora, si tuvo su correlato en los albores de la administración Reagan en los EE.UU., no caben dudas que acá debe haber tenido su mayor época de explosión en la década de los ´90. Y esto es porque la decadencia neoliberal logró su esplendor en estas pampas.
Nuestros años ´90 son nuestros años del No Future. Y mientras en EE.UU. Los Ramones decaían, acá llenaban estadios y surgían cosas como el primer disco de El Otro Yo, que si bien catalogado en el Post-Punk, tiene una furia nihilista bien punk.
El momento histórico para nuestro Punk entonces a fines de los años ´80 y principios de los ´90.
El problema de la novela entonces: ¿escribir siendo punk o escribir una novela punk o escribir una novela que sea una historia del punk en la Argentina?
La novela de Terranova parece mezclar un poco de todo eso.
El punk como estructura simple, rápida y furiosa. Decían que Los Ramones eran como Los Beach Boys pero acelaradísimos. La novela punk de Terranova es una novela de iniciación adolescente pero aceleradísima: compuesta de pequeños fragmentos numerados que se suceden, llamarlos capítulos sería excesivo. Fragmentos de pensamientos, recomendaciones musicales, reconstrucción de un clima de época y un momento histórico, todo condensado en fragmentos cortos. Como los temas de Dos Minutos. Un punk rápido y furioso.
Sin embargo hay una tensa calma en la novela. No se respira ansiedad, se respira un discurso entrecortado. El apuro pasa por la forma de escritura quizás, que el autor reconoce haber sido en los ratos libres que le dejaba su trabajo en la redacción de un diario. Escritura a escondidas, como pequeños fragmentos de un discurso que intenta decir qué fue de cierta experiencia adolescente en los años ´90.
Porque como dice el narrador acerca del punk: “… me costó entender la idea de que es un hecho cultural completo, no sólo musical.” (p.10)
Está todo lo que se necesita para un muestreo ficcionalizado sobre el género: las bandas, los nombres de esas bandas, los discos que sacan y los nombres de los temas. Los personajes también tienen sus nombres característicos de su franja etaria y cultural: El Mono, Kike y el Javi, que tiene artículo definido para su nombre propio y condensa un poco más el reviente y la locura mística de ciertas figuritas líderes de las bandas.
La novela alcanza un registro casi oral y en ese sentido es también casi una historia oral monologada y ficcional del Punk en la Argentina.
Después viene lo presumible: cimas y decadencia. Aburguesamiento. Familia. Fin del reviente para unos y martirio lisérgico para el líder mesiánico de la banda. Desaparecido en acción, seguir el camino de los genios incomprendidos. Como Ricky Espinosa saltando de la ventana cuando perdió ese fatídico partido de Winning Eleven.
Los espacios pasan a ser el Parque Rivadavia, la sala de ensayos, los pequeños tugurios donde tocar, todo ese imaginario under construido en base a ferias de fanzines y libertarianismo poco ilustrado. Acá la ilustración corre por la concreción y el desarrollo del imaginario musical: el narrador no se priva de introducir sus reflexiones personales acerca del género entremezcladas con la vida. Casi como Patrick Bateman haciendo un balance yuppie de los años ´80 en Nueva York durante American Psycho.
Y no es caprichosa la mención de esa novela: así como ella se constituyó en objeto cultural y referencial sobre una época de paranoia y esquizofrenia mezclada con consumismo masivo, la novela de Terranova propone también un paseo de mirada oblicua, de mirada desde un clase media que vio surgir y desaparecer una forma de vida (y ahora pienso en “Rapado” de Rejtman como un correlato posible).
No hay furia punk. Hay una estética de lo fragmentario y de lo de corta duración (como los temas punk) pero también hay intento de erudicción y cuidado de las formas. Escritura aforística a veces. Mi nombre es Rufus entonces no es una novela Punk, es una novela sobre el Punk. Una novela sobre una época. Una novela que como dije, bien podría ser parte de una historia oral del punk.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

"no caben dudas que acá debe haber tenido su mayor época de explosión en la década de los ´90"

No tenés puta idea! ahora todos los bobos de Puan hablando de punk, qué mierda saben!

depende dijo...

¿Y la novela es buena?

Gracias a tu referencia a Ricky Espinosa y a mi alpedismo innato me clavé 40 minutos leyendo TODAS las entrevistas que le hicieron.

Creo que es "Reagan".

El stencil de más abajo me va a alegrar la vida facultativa cada vez que lo vea, lo admito.

Bianca dijo...

Yo lo estoy leyendo. Y si bien no lo terminé, la sensación que me está dejando es que por momentos tanta fragmentación es innecesaria y más bien juega en contra del clima que se va logrando construir. No es lo mismo corto que cortado. Per bueno, ya veremos. Cuando lo termine, vuelvo.
Saludos!

Rufián Melancólico dijo...

Que gracioso el enojo por mi ignorancia musical. De todos modos creo que no hay que ser muy ilustrado para ver algo que se vio a simple vista: en los año 90 hubo una explosión mainstream del punk (con ATTAQUE 77 en la avanzada).

De cualquier forma lo que interesa es lo que construye la novela: que en los ´90 hubo una explosión punk en argentina.

¿Si la novela es buena? Precisamente: depende. Depende de lo que tengas ganas de leer, depende de lo que te interese. A nivel formal, es correcta, es buena. A nivel gusto, sobre eso no podría hablar.

Diego dijo...

Rufián,

Yo era chico (Alfonsín todavía era popular) cuando los amigos de las hermanas de un amigo mío del barrio se vestían como punks (con borcegos y cadenas). Ahí el punk estaba vivo, si es que esto se puede decir en estas pampas, y teniendo en cuenta que antes de eso yo era muy chico para prestar atención a esas cosas y que acá habia una dictadura. En los 90's, como vos bien decís, el punk se despidió siendo mainstream. La despedida de Los Ramones en River, etc. Despedida y mainstream, poca cultura urbana profunda. Al menos así lo recuerdo yo.

Saludos

Anónimo dijo...

No, bobito, el mainstream explotó en el grunge en los 90s. Pero tu frase no fue esa, y no, nunca explotó el punk en la Argentina en los 90s, ni como mainstream ni como nada. Que el 1 a 1 haya traído bandas no significa nada ni tiene nada que ver con una explosión en el punk.
Lo único que explotó en los 90's fue todo el indie convertido en mercadeo y en una fórmula..
No sabés una mierda, no la viviste, no tenés idea por más que ahora vos y otro par de giles de los "nuevos escritores" vengan a contar falsedades y estupideces que sólo están en la poca imaginación de caretas como ustedes.

Mavrakis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mavrakis dijo...

Ah, por fin insultan con nítido rencor a alguien más que a Mavrakis. El vandalismo contra la propiedad pública debe estar detrás de esto.

Rufián Melancólico dijo...

Tu campaña de difamación iniciada con tus amenazas de atropellarme rindieron sus frutos.
Que lindo se te vio en la fotito de Clarín.

Anónimo dijo...

El punk es imperialismo cultural yanqui diseñado para promover la rebeldía falsa entre los hijos de la burguesía. Junto a otros elementos de la llamada "cultura de masas" se convierte en una salida fácil para artistas burgueses que no están capacitados para construir una verdadera cultura nacional emancipada

El poeta stalinista

MatiAsF dijo...

Poeta Stalinista: no te permito ese comentario, en todo caso es el Imperialismo Británico... el punk nace en Londres...

Anónimo dijo...

Imperialismo yanqui debido a que está integrado a la industria cultural dominada por el Imperio, pero de todas formas ese individualismo infantil y seudorebelde es perniciosamente anglosajón y opuesto a cualquier visión colectiva de orden genuinamente socialista

atte
El poeta Stalinista

Rufián Melancólico dijo...

Che! Para cuando el blog del poeta Stalinista?

Picky Zombie dijo...

qué es una “cultura nacional emancipada”?
no entiendo
“orden”, “nacional”, “genuino”, cuántas palabras raras

reverso dijo...

Rufián: qué agachada esta reseña. Resulta que "depende" si la novela es buena o mala. Eso de los gustos... no se puede creer. Tuviste la oportunidad de levantar la nariz como reseñista y te hundiste definitivamente. Ni Terranova podría agradecerte este texto.

Rufián Melancólico dijo...

No entiendo el comentario Reverso ¿Mi reseña es tan mala que ni Terranova ni el espíritu lector independiente pueden agradecérmela?

Decir: "Tal novela es buena" o "Tal otra es mala" me lo reservo para charlas de café con amigos.
Para hacer reseñas prefiero no juzgar tan categóricamente.
Si me preguntan a título personal, a mí me gustó la novela de Terranova. Si es buena o mala, qué se yo!

claudio rigoli dijo...

ahora resulta que toda la puanshit que sueña con escaparse del (y lo saben) "critico pedorro posmo de pagina si tenes suerte, o de algun blog intelectualoso en caso de badlak".
hablar de punk?, el punk esta/ba en la calle, no en la escritura de otro egresadito de la academia con todas esas herramientas que solo contribuyen a la perdida de la originalidad

que feo destino el de critico. (preguntita ofendi a alguien?)

muchas ondas de paz y amor

XTN dijo...

Sobre el género literario: menudo corsé ponerse a pensar en el estilo del género en el que vamos a escribir! Van a terminar por convencerme que ese género literario creado por Don Sigmund fue profético en su capítulo "Eso que llamo represión"

Sobre la Ira Digital: en la era digital, la ira, casi por aliteración, deviene de la misma calidad. Ya no importa el tópico, Rufián, de todos modos será agredido desde algún comentario y bienvenidos sean! ¿Acaso no le pasa que al ir leyendo lo asalta la sorpresa, un poco de risa luego, mas tarde llegan la ofuscación, la necesidad de explicar, la frustración al reconocer la tarea como inutil y todo culmina con la superación sensacional (perteneciente a las sensaciones) y la dedicación formal de algunas líneas?

About Punk music: do you had the feeling of No Future? Yes, of course, I live in Argentina. I think argentinian Punk sound like Tango in Japanese. Perhaps we should look there first effect globalizing.

Juliette dijo...

SI no me equivoco el libro es medio pocket
Por que si Interzona saca libros en formato comun?
Alguna idea rufian?
Beso
Juliette

Anónimo dijo...

No hay caso. Terranova ni te menciona en su blog.
Tanto chupar las medias para nada.

Rufián Melancólico dijo...

Che! pero que cagada! Anónimo tiene razón... tendría que empezar a chupar otra cosa me parece a ver si me da bola...

Ahhhh! no! Sí que me linkeó en su blog! Y el otro día me agradeció en persona la reseña! Quizás no haga falta entonces que me arrodille... por ahora...

Lexi dijo...

el libro de terra está buenísimo!
a mi me encantó!

Anónimo dijo...

rufian ganchonose:
que lindo que te agregue terra, que te agradezca sos todo un grosso,

Rufián Melancólico dijo...

uffff! Menos mal! Ahora sé que soy grosso!

Anónimo dijo...

no tienen idea de lo que fue y es el punk... informense y despues opinen, manga de tarados!

Anónimo dijo...

Pibe: buscate una novia urgente.

Rufián Melancólico dijo...

Gracias por la sugerencia pero prefiero seguir saliendo con varias chicas al mismo tiempo.