24 de octubre de 2008

Volvió y sale 35 mangos

De izquierda a derecha. Terli, Anibal, el Zurdo y Marcos (el rubio que lo agarra a Terli).

¡Están de vuelta!

Ayer no tenía un buen día.
Nada en particular, sólo mi ciclotimia como religión y estaba yendo a la fuckultad, bastante malhumorado cuando pasé por un kiosco de revistas y así, de refilón, lo vi.
Siempre me detengo a hacer "sightseeing" de escaparates de kioscos de revistas que así es como me mantengo informado sobre los avatares de la vida del padre de Mariano Martinez y las contratapas de la Barcelona (en algunos kioscos los guachos se dieron cuenta de este arte de leer lo más interesante de la revista y no comprarla, por lo que la ubican de forma en que sea imposible de ver la contratapa) pero precisamente, por mi técninca, nunca compro una puta revista.
Entonces así, como en una especie de iluminación profana la vi.
4 segundos sí, era 4 fucking segundos y estaba de vuelta. No dudé de su contenido. Casi estaba seguro de lo que tendría aún antes de pedirle a la kiosquera que me la dejara hojear ("Ah, me llegó hoy... no sé qué es..." me dijo y yo, nervioso se la arrebaté de la mano antes que pudiera seguir difamándola).
A ver... si hubieran metido mierda entre una tapa y contratapa con la marca 4 segundos ¡la compraba igual!
Emocionado, busqué hasta el último peso (y en esto soy literal, me vacié la billetera, si hasta tuve que usar una preciadísima moneda de un peso, que con la escasez no me hacés gastar una moneda ni para llamar al SAME porque frente mío hay un choque múltiple).
Y lo tuve.
Contratapa. Marina, el amor imposible de Marcos, compañera de laburo en el videoclub del Zurdo. Una verdadera "quinto segundo".

La nueva edición es algo así como la Absolute Edition y viene bajo el título "Comic Interruptus" que es lo que sucedió con esta historieta: llegó a sacar 7 números entre 1999 y 2000 y después desapareció así como había aparecido.
¡Pero qué 7 números! Con qué ansiedad esperaba todos los meses las novedades del Club del Cómic para ver si había un nuevo número. Y siempre era decepcionante porque los guachos se tomaban su tiempo para salir.
¿Cómo los conocí? La única vez en mi vida que me compré un número de la Laser vino con un especie de dossier promocional de la nueva publicación del momento de IVREA, la revista Ultra que prometía traer una compilcación de varios cómics nuevos e independientes. El avance traía unas páginas de 4 segundos, unas páginas de Anita, la hija del verdugo y unas páginas de otro cómic que de tan malo lo olvidé.
Pero bastaron esas pocas páginas de 4 segundos (la famosa escena de Marcos comiéndose un superpancho en el colectivo) para que saliera corriendo a comprar el primer y segundo número en la Fantabaires 1999.
¿Por qué tanta pasión por un cómic? Bueno, creo que la mejor definición la dio un pibe comiquero que era amigo por esa época: "Es como Seinfeld pero argentino".
Sí. Es eso. Es como Todos contra Juan pero en formato cómic y con 10 años menos (es decir, todo lo que aprendí a amar al programa en 2 episodios que vi, ya lo prefiguró 4 segundos hace 10 años).
La historia sigue las aventuras bizarras de un grupo de cuatro amigos: Terli, Marcos, Anibal y el Zurdo (que nos enteramos luego que no le dicen "zurdo" por su tendencia política precisamente). Cuatro chabones de barrio pajeros que viven una vida tranquila, en los estertores del fin del menemismo (no hay una estética del derrumbe todavía sino una tranquila apatía mezclada con indiferencia social).
A través de un muy buen manejo de diálogos y registro oral, sumado a un dibujo caricaturesco pero no extremo (un realismo-caricaturesco) sumado a un muy buen ojo para situaciones que suenan a que a todos nos han pasado (eso que tan bien manejaba Seinfeld) y que si no nos pasaron, tranquilamente podrían pasarnos, manejando un humor de acumulación de situaciones absurdas (pongamos que un gag se empieza a gestar en la primera viñeta, se desarrolla en toda la historieta para finalizar en el bis que es una tira separada del cuerpo de la historieta y que viene en la última página) y descrédito de los estereotipos sociales negativos.
Son siete números entonces sumado al humor ridículo de los prólogos y epílogos y demás paratextos que están incluidos en esta edición, más un bonito arte de tapa. Una oportunidad para recuperar un cómic inconseguible.
Como me pasó a mí, que de tan fanático presté varias veces los números individuales perdiendo el número 4 en el camino.
Ayer volvía de la fuckultad después de clase y no podría decir cuánta fue mi alegría al poder releer ese glorioso número.

Mi colección personal de los números originales de 4 segundos. La foto es mala pero no tuve tiempo ni paciencia de otra cosa. Este es un post improvisado por la emoción! sepan entender.
Se ven dos cosas en la foto:
a. Que me falta el número 4. Alguien me lo perdió y nunca supe quién fue.
b. Que el número 1 está firmado por los autores. Me lo firmaron en el Fantabaires en que se presetaron en sociedad y mi hermano ¡Hasta se había comprado una remera con el dibujo de tapa del primer número! ¡Que tiempos aquellos!


Nunca quedó demasiado claro para los que nos movemos por los bordes del cómic argentino el por qué de su súbita desaparición. Lo que sí supe fue que uno de los que lo hacían se fue a vivir a España y publicó una novela que tengo en mi biblioteca pero todavía no pude leer (a pesar que me la recomendaron mucho: Conductores suicidas de Alejo García Valdearena).
Espero que esta Absolute Edition sea el paso previo a la salida al mercado de nuevas historias de este cuartetos de segundones.
Y si no, al menos habrán recuperado el lugar que se merecen y que se les ha ninguneado en el cómic argentino contemporáneo: es increíble la cantidad de cómics argentinos de pésima calidad que siguen el camino trazado por 4 segundos llegando casi a los límites del plagio, pero con resultados horribles.
Para los que no saben nada de cómic argentino más allá de El eternauta no se pierdan la oportunidad de leer una de las producciones más originales y divertidas que se hayan escrito en el género por estas pampas.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

vos no sos un boludo man
es que no te entendemos

aguante letras y los escritores que salen de letras!

DRODRO dijo...

Qué cuelgue el del anónimo ese, como si hiciera falta decirlo.

4 Segundos es el mejor cómic que leí en mi vida. Ayer lo ví en el kiosko pero no tenía la plata.
No se que es Todos Contra
Juan, pero si tiene esa onda lo voy a ver. Es de américa no?

DRODRO dijo...

Qué cuelgue el del anónimo ese, como si hiciera falta decirlo.

4 Segundos es el mejor cómic que leí en mi vida. Ayer lo ví en el kiosko pero no tenía la plata.
No se que es Todos Contra
Juan, pero si tiene esa onda lo voy a ver. Es de américa no?

Rufián Melancólico dijo...

Todos contra Juan lo dan por América, pero bajalo de Taringa! que es mejor.
Y está muy bien el programa. Es muy, muuuy parecido a Seinfeld en algunas cosas, pero se la banca.

Y lo de Anónimo confirma mi hipótesis de que hay gente muy chapa dando vueltas.

Anónimo dijo...

¿escacez? en un estudiante avanzado de letras?????

Rufián Melancólico dijo...

Gracias por advertirlo, sabía que se me había pasado. Lo escribí a la mañana sin nada de tiempo.

De todos modos aclaro: Estudio para Licenciado en Letras, no para Licenciado en Diccionario de la Real Academia Española.

Cassandra Cross dijo...

Si hay algo más lindo que encontrar lo que se buscaba desde hace tiempo, es encontrarse con algo que no se esperaba. Te felicito y te agradezco por sacarme un poquito más de mi ignorancia en lo que al cómic argento se refiere.
Dicho sea de paso: leíste el reportaje a Robin Wood que sacaron en Página? A mí me emocionó!

Respecto a la chapez, transcribo del twitter de un amigo: "Hay gente que no está bien de la cabeza, bastan ciento cuarenta caracteres para comprobarlo"

(o mis firmas en algunos blogs, sin ir más lejos)

Buen fin de semana y buena vida!

Anónimo dijo...

no es excusa, y ud. lo sabe

Alcácer dijo...

Que vuelva pipabang. El Tp tiene los editoriales de Cosme Fulanito y las noticias y publicidades que traía cada número al final?

Rufián Melancólico dijo...

Gracias Cassandra.

Anónimo: no me conocés y no leíste lo que pienso de la hipercorrección lingüística. Te recomiendo que veas al costado, en la barra donde dice "Política de moderación de comentarios".
Mi idea es: mientras se entienda, me paso la hipercorrección imperialista e ibérica por las pelotas.

Alcácer: viene con algo del material extra. No todo, pero casi. No viene el hombrecito verde por ejemplo (al menos no lo vi).

Anónimo dijo...

Nooooooooooo!!! Me alegraste el día!!! 4 segundos!! el único comic que leí en toda mi vida!! A mi me falta el número 7... así que buenísimo, voy a comprarme esta edición. Gracias por la noticia!!!

La Criatura dijo...

Gracias Rufíán por hacerme conocer el comic y el libro.
Vamos a ver si los consigo en Santa Fe, aunque lo veo difícil...

Ahora, Todo bien con el programa de Pauls pero ¿el Seinfeld argentino?
La próxima vez que lo vea me voy a acordar de la comparación y me va a parecer una cagada...

Anónimo dijo...

Rufián, con este post has convencido a una lectora que no tiene registro de las imágenes, que no lee nada que no sea novela (y con esto incluyo revistas, folletos y demases)a comprar un libro de cómic. Y confieso que me divertí muchísimo, lo leí en el mismo día.
Gracias querido gurú de literatura-chabón!
V.
Nota: un poco desactualizado el humor homofóbico de 4 Segundos, pero vamos a dejarlo pasar.

Rufián Melancólico dijo...

Me alegra mucho haber hecho que alguien consiguiera y disfrutara este cómic a partir de mi post.
Igual, el humor homofóbico es relativo.
Todo el humor de la revista es básico, pero efectivo.
Saludos.

Anónimo dijo...

A la anónima anterior: si te pareció homofóbico no entendiste nada de nada.