28 de noviembre de 2008

La mano con la que pegás

Siempre pensé que una de las ucronías más interesantes de ver escritas sería una en la cual en la Revolución Francesa de 1789, el reparto de sillas entre los asambleístas hubiera quedado determinado en sentido inverso al que realmente sucedió. Entonces, en mi ucronía, los radicales habrían terminado ubicados en el ala derecha de la sala y los conservadores en el ala izquierda.
Y antes que alguien se queje de que mi tiempo libre me lleva a pensar en ucronías tan poco interesantes, voy a demostrar por qué este primer hecho contrafáctico podría llegar a desencadenar una cadena de hechos contrafácticos interesantes.
Derecha e Izquierda, en tiempos de ocultamiento ideológico, siguen teniendo su peso específico. Es muy difícil encontrar hoy en día a un derechista que se asuma como tal. En cambio izquierdistas sigue habiendo y lo siguen declarando con el orgullo de las razas en extinción que todavía, hoy y siempre, resisten.
Tenemos que aceptarlo: vivimos en un mundo de derecha. Pero no sólo lo digo por el cariz ideológico que ha venido tomando Occidente desde hace 30 años con eventuales sacudoncitos que tiran unos milímetros hacia posiciones de izquierdismo pedorro, sino porque resulta evidente que el mundo está diseñado para gente diestra: los autos, las tazas, el 95% de los bancos de Puán, todo está diseñado para gente como uno, gente diestra.

La derecha es mayoría y los zurdos son esa minoría y como minoría, siempre estarán en desventaja. Lo suyo es una adaptación al mundo. Querámoslo o no.
En un mundo diseñado para gente diestra, la sinistra (interesante ver el deslizamiento hacia “siniestro” ¿no?) siempre será un espacio de resistencia con productos diseñados especialmente para ellos, con negocios para ellos (como el Leftorium de Ned Flanders) y atenciones que su delicada e inexplicable organización corporal-cerebral les impone.
Podría decirse entonces que los diestros son mayoría, son el sentido común, son lo establecido y los zurdos son ese espacio residual, la minoría que debe adaptarse al mundo de diestros.
Entonces, ya desde esta simple identificación del sentido común y las mayorías con la habilidad representada por una cierta mitad del cuerpo (la mitad Derecha) hay un sitial reservado para todo lo que implica la Derecha y en esto, incluyo la ideología política.
Si la Derecha es el sentido común de las mayorías, la Izquierda siempre lucha para imponer su propia visión de la realidad, una realidad que necesariamente va en contra de lo establecido.
Un zurdo en el sentido de ser hábil con la mitad izquierda de su cuerpo se encuentra siempre en la tensión de tener que ganarse un lugar en un mundo en el que es clara minoría. La imposición de su propio sentido común parte ya de una posición no privilegiada teniendo en cuenta que las minorías no suelen pasarla bien en este mundo.
Tenemos entonces una asociación directa entre la idea de Derecha y sentido común e Izquierda con sublevación de ese sentido común.
Volvamos a la ucronía que planteo: ¿si la Izquierda se hubiera sentado en la Derecha acaso no hubiera cambiado la historia?
La derecha ideológica siempre ha sabido asentarse en ese sentido común y en un instinto político finísimo.
Recuerdo haber leído un pasaje de El pensamiento político de la derecha de Simone de Beauvoir donde plantea que el pensador de derecha tiende a caracterizar al Ser Humano como un ser peligroso, como una plaga, una peste. Un “hombre lobo del hombre” planteó Hobbes. Y esto es funcional a sus intereses o a la construcción de su sentido común porque le permite luego, mandar a exterminar en cámaras de gas a las minorías o tirar por un acantilado a los recién nacidos defectuosos, sólo porque de todos modos, el hombre es una especie peligrosa, un ser descartable.
La Derecha política a diferencia de la Izquierda, no tiene temor de leer a Maquiavelo y sabe que si hay que sacrificar a 30.000 personas en la lucha por la superioridad de lo que ellos consideran un bien común, un sentido común, un bien mayor, tendrá que hacerse y como un industrial encenderá las picanas y colmará el Río de la Plata de cadáveres sin chistar.
Eichmann como un empresario de la muerte obsesionado por hacer más eficientes las ejecuciones.
Derecha es el sentido común y se aprovecha de eso. Derecha es lo que la mayoría siente. El enano fascista que todos llevamos dentro quizás sea sólo la mitad siniestra de nuestro cuerpo, ubicada precisamente a nuestra diestra.
Definitivamente la suerte histórica estuvo del lado de la Derecha. Porque Derecha es la mano con la que pegás, derecha es la fuerza aplicada sin contemplaciones.
Ser de Derecha es como ser diestro: es vivir en un mundo que te entiende, es tener la fuerza, agarrar el gran garrote y darle duro al asunto.

Trotsky zombie. El dibujo de Frederik Peters es una viva representación del estado actual de la Izquierda en el mundo. Algo que pudo haberse resuelto con un simple cambio en el reparto de sillas de la Asamblea Francesa de 1789.

La inteligencia política de la derecha está en las formas rectas, directas, recias: la mano dura (la mano derecha, obviamente), la vida sin complicaciones, el sentido práctico ante todo. La izquierda es intrincada, vive desorientada en un mundo que no es para ella y todo porque debe imponer su sentido no-común y hacerlo común.
En mi ucronía ideal, la Izquierda sería la Derecha y por este sólo hecho sería mucho más pragmática. Si hay que hacer la revolución se haría y si para hacerlo hubiera que colgar de las pelotas a la oligarquía argentina en la Pirámide de Mayo, lo haría.
Cuando veía Batman, la serie con Adam West, siempre me preguntaba por qué el Joker en vez de planificar un súper plan complicadísimo para matar a Batman y el Joven Maravilla, no se dedicaba simplemente a descerrajarle un tiro en la nuca y a otra cosa.
El Joker de César Romero metiendo al dúo dinámico en una deathtrap que incluía por ejemplo, un estanque con tiburones al que caerían luego que la vela consumiera la soga y claro, Batman en su Baticinturón tenía su clásico: “Spray antiburones” (una parodia muy buena de esta lógica es de Los Simpsons, obviamente, donde el dúo es atrapado por el Joker y puesto en una calesita infernal que girará tanto que los hará morirse ruborizados por la sangre que les subirá hasta las mejillas). De esta forma, obviamente, Batman siempre saldría vivo.

El Joker de Cesar Romero. ¿Se puede ser más de izquierda?

En cambio, el Joker que vimos por Heath Ledger o el que hizo famoso Jack Nicholson, no dudaba: te chutaba y a la mierda.
Ambos Jokers son a mi entender, la perfecta personificación de la izquierda y la derecha: el Joker de Romero sería el de Izquierda que da mil vueltas para llegar a un objetivo, porque en el fondo, ama a la humanidad, en el fondo lo ama a Batman, en el fondo lo único que quiere es salvarlo y el Joker de Ledger/Nicholson es la derecha: detesta a la humanidad, es individualista y le importa su propio beneficio. No le importa para nada quienes caigan en el camino. ¿Para qué andarse con vueltas si hay que hacer las cosas?

La viva imagen de la derecha. ¿Puede pensarse en alguna personificación más acabada de la derecha que el Joker de Heath Ledger?

La mentalidad práctica de la derecha política queda expresada entonces en la practicidad de ser diestro en este mundo y la izquierda política es el sentido no común puesto al servicio de una forma de expresión política: cómo hacer las cosas antipolíticamente para beneficiar a toda la humanidad (algo que de sentido común, no tiene nada).
Quizás entonces, si la Izquierda se hubiera ubicado a la derecha sloganes como “Somos derechos y humanos” no habrían tenido sentido, pero más importante que todo, quizás, la Revolución se hubiera teñido de pragmatismo y se hubiera llevado consigo el premio mayor: la identificación de la practicidad, el sentido común y el pragmatismo consigo, dejando a los conservadores con sus gastadas, antiprácticas posiciones marginales.
Estaba buena esta ucronía al final ¿no?

18 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

Bah, para mí el Joker de Ledger es un Diógenes moderno y anarquista.
Pero son opiniones.

Buen fin de semana!

Rufián Melancólico dijo...

Sí, claro, eso en cuanto a ideología, yo me refiero a la forma que tiene de resolver las cosas...

Cassandra Cross dijo...

Sí! Ojo, entendí la fundamentación, pero pensé en romperte un rato la paciencia.
(Pufff, pego con menos fuerza que Nicolino Roche >.<).

Brunomilan dijo...

Flanders es stalinista...

Anónimo dijo...

"La Derecha política a diferencia de la Izquierda, no tiene temor de leer a Maquiavelo y sabe que si hay que sacrificar a 30.000 personas en la lucha por la superioridad de lo que ellos consideran un bien común un bien mayor, tendrá que hacerse"

Yo sé que sos un tipo moderno y todo eso, pero aparentemente ignorás toda la historia del siglo XX como para creer que eso que describís es propiedad exclusiva de la derecha, demostrás un analfabetismo político casi hilarante y todo para un juego retórico poco ingenioso sobre los diestros y los zurdos. Pero bueno la frivolidad es gratis

Rufián Melancólico dijo...

Por suerte es gratis! Al igual que dejar comentarios pelotudos.

Awesome Blossom dijo...

Los ambidiestros? Son más de derecha que los diestros? Conjugan ambas posiciones?

DRODRO dijo...

Che, me encantó este post! Es verdad lo del Joker! Claro, el tipo (el de Ledger) es anarquista, pero es de esa especie de anarquistas típicos de la llanura American que consideran que la unica ley es la de su escopeta. Un paradójico anarquismo de derecha, pero que por su propia natrualeza paradojal es coherente con una noción general y un tanto vaga de anarquismo que muchos desorientados ostentan.

Por otro lado, la observación inicial del anónimo ese es más o menos correcta, pero se entiende bastante bien en tu texto que no estas hablando de las izquierdas de la revolucion rusa o del maoismo. Es un texto que trabaja más bien con una nocion idealizada (muy conscientemente, diría yo) de la izquierda y la derecha, más que con un relevamiento histórico. O sea, es una ucronía, es literatura.
Me despido parafraseando al enano del hipérbaton: Fear leads to anger, anger leads to hate, hate, hate leads to suffering. Suffering... leads to the RIGHT WING.

Phelon Dangas dijo...

Tengo nuevo blog. Te espero ahí.

Anónimo dijo...

sentido comun me parece una palabra muy grande como para decir que la izquierda es el sentido no comun.
Obviamente que ahora la derecha impone el sentido comun pero es debido a la hegemonia y dominacion que ejerce sobre las sociedades, si creemos que eso es "sentido común" y todo lo que dice la derecha es correcto es porque estamos siendo precisamente dominados.
La izquierda nunca me pareció lo mejor pero lo contrario tampoco, hay que analizar realmente ambos lados para sacar provecho, además ya no se puede seguir con rivalidades absurdas.
Lo último, es que la izquierda no vive desorientada en un mundo que "no es para ella", la verdadera izquierda marxista luchó para que los trabajadores no sean explotados, sometidos, alienados...el asunto es que a través de las revoluciones no se consiguió lo esperado y se cambió el pensamiento de origen, haciendo que los de izquierda de ahora sean de cuarta, verdaderamente.
Bueno, nada mas quería dejar este comentario porque me interesó lo que escribiste pero capas diferimos en algunos puntos.

Suerte!
saludos

Anónimo dijo...

El primer anónimo tiene razón: el texto del rufian políticamente analfabeto es una idiotez que no resiste el más elemental análisis de la historia política del siglo XX. La hegemonía ideológica y el "sentido común" dominante en ciertos ámbitos es la izquierda.

Maquiavélica marginal

henry dijo...

Che, cuantos fachos que comentan en tu blog

Anónimo dijo...

Cuantos analfabetos políticos dicen idioteces en los blogs literarios... "fachos" jaja

Mquiavélica

Rufián Melancólico dijo...

Y cuanta gente está al pedo como para tirar mierda en estos blogs literarios fachos.

Aprendé a leer nena.

Anónimo dijo...

No estoy tan al pedo como para mantener blogs o escribir posts boludísimos sobre temas que no entiendo... Sobre política sí podría orientarte un poco, pero lo tuyo es la literatura y el ocio de empleado de biblioteca de colectividad étnica.

Maquiavélica

henry dijo...

Maquiavélica, lo que pasa es que vos no tenes el diccionario para entender al Rufián.

Cuando El Rufián dice "Izquierda" en realidad esta diciendo "Los flaquitos que venden fotocopias en el Centro de Estudiantes"

Y cuando dice Derecha, de lo que esta hablando es de "Macri, Larreta y Vargas Llosa"

Espero que se entienda.

depende dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=owfrJWiDDyI&feature=related

DRODRO dijo...

"pero lo tuyo es la literatura y el ocio de empleado de biblioteca de colectividad étnica."
Nah, nena, lo tuyo es el analfabetismo retórico... que vuelva el Poeta Stalinista, che! ese si era divertido.