12 de junio de 2009

Twitter se está robando mis posts

Desde que me pusieron una PC con internet en el escritorio del laburo comprendo la adicción que genera el Twitter. Para colmo, varios amigos se hicieron cuentas en el pajarito o empezaron a twittear cuando antes no lo hacían por lo que me obligan a pasar horas leyendo los updates como un pelotudo.
Pero lo peor de todo este asunto es claramente, que además de sacarme tiempo de estudio y lectura mediante la distracción del estar siempre conectado y comentando boludeces sintéticas, me quita ideas que antes podrían haberme servido para sentarme a escribir un post.
Mi proceso creativo arranca con alguna idea o asociación de ideas y a partir de ese fino hilo empiezo a tirar hasta deshacer un ovillo gigante que parece muchas veces incoherente hasta el momento en que lo desarrollo. ¡El Twitter con su obligada síntesis me deja ideas de post en sentencias unimembres!
Es por eso que me revelo contra el Pajararraco y voy a escribir como ya lo hice una vez en “Las verdades del Rufián” antes que toda esta moda absurda y devoradora de tiempo se apoderara de mi vida.

(Aclaración: Empecé a escribir estas ideas hace ya un tiempo, pero debido a problemas técnicos (el post había quedado atrapado en una máquina de la cual me costaba mucho trabajo sacarlo) recién ahora lo pude recuperar, de modo que quizás haya algunos comentarios que suenen outdated).

Las verdades del Rufián: Suck it Twitter!

- “La inclusión de taxis vacíos en los carriles exclusivos es la negación de la planificación técnica de la ciudad” No existe un mejor axioma en este planeta. En especial porque va en una pegatina en colectivos.

- Nunca vi tanta gente levantarse del cine como en la proyección de Graphic Sexual Horror en el BAFICI. No entiendo a la gente que se levanta del cine porque lo que ve le causa impresión. ¿Qué esperaban ver? ¿Blancanieves?

- La fórmula del BAFICI: Películas orientales de acción (Chocolate) + Documentales bizarros (Stalags: Porn and Holocaust in Israel) + Algo que hable de Pornografía (9 to 5: Days in Porn) + Película Israelí (Waltz with Bashir) + Película experimental aburrida e insoportable y por lo general, oriental (Mental) + Película Indie Cool (Hunger) + Película Bizarra (The Biggest Chinese Restaurant in the World) + Películas de temática gay (Plan B) + Documental sobre Noam Chomsky (Chomsky & Cie) + Película contemplativa sobre la nada misma (Material) + Rockumental sobre alguna banda Punk (Ellos son: Los Violadores) + una que dure más de 3 horas (Milestones).

- Otra verdad del BAFICI: La película sorpresa siempre será decepcionante.

- Notas nerd sobre Facundo. Leyendo el libro de Sarmiento descubrí la verdad revelada: ¡Quiroga sería Darth Vader y Rosas el Emperador Palpatine!


¡Pero si están igual! Terrible descubrimiento el mío que entendió la alegoría predictiva de Sarmiento en su célebre libro Facundo. En realidad estaba hablando de Star Wars, una película que se filmaría casi dos siglos después que él escribiera su libro.

Más claro, tírenle agua. Rosas es en verdad, el Emperador Palpatine. ¿Necesitan más pruebas?


- ¿Alguien más se dio cuenta que la bandera del Partido Obrero es igual a la bandera de Bolivia?

- Me hicieron un chiste el otro día referido a la “libra de carne” y me pidieron inmediatamente perdón por el sesgo antisemita del comentario. ¡Eso se llama antisemitismo de alto vuelo literario!

- ¿Será por las influencias de los policiales “comprometidos y humanistas” de Henning Mankell y Stieg Larsson que Suecia fue uno de los dos países de la UE en los que las elecciones las ganó la izquierda?

- ¿Se dieron cuenta que ahora cuando pedís un cortado en un bar, si no aclarás “chiquito” te meten un Jarrito de prepo? Dan por supuesto que cortado = jarrito.

Cortadito. Ahora bien, cuando pido un "cortado" en un bar me refiero a eso. Un pocillo con café y un toque de leche y una masita de cortesía. Valor mínimo $3 (en algún bodegón medio infecto). Valor máximo $8 (en algún bar currero-cheto de Palermo y Barrio Norte)

Fucking Jarrito. Entonces, si pido "cortado" me refiero a uno chiquito a priori. ¡Si no te hubiera pedido un "cortado en jarrito" pedazo de soperútano!
Valor mínimo de un Jarrito $5. Valor máximo $12.


Banalidades de la vida amarga

Una voz en el teléfono

Estaba “trabajando” en la Biblioteca un martes a las 15 hs cuando sonó el teléfono. Atendí:
- Biblioteca
Tras mucha interferencia escuché una voz trémula.
- Hola.
- ¿Sí, qué necesita?
Suspiro.
- Alguien que me escuche. Lo llamo desde lejos.
- ¿De dónde? ¿Qué pasa?
- De Córdoba.
- ¿Y qué le pasa?
- Algo muy terrible pasó.
- Señora, esto es Biblioteca. La puedo ayudar con algún libro.
- Sí, ya sé. Es que ustedes, el pueblo Hebreo fueron los únicos que dijeron algo en su momento.
- ¿En qué la puedo ayudar señora?
- Necesito que me escuchen.
- Señora, estoy trabajando, por favor dígame en qué la puedo ayudar?
- Escuchándome.
- Yo no puedo escucharla ahora.
- ¿Entonces quién me puede escuchar?
- No lo sé señora. Dígame qué le pasó, por favor.
- Algo muy terrible.
- Eso ya me lo dijo, pero yo soy de la Biblioteca, no sé cómo puedo ayudarla si no me dice qué le sucede.
- Eso ya lo sé.
- Entonces le tengo que cortar.
- Le digo lo que pasó.
- Bueno.
- Pasó que…
Suspiro.
- La señora Hebe de Bonafini…
Suspiro.
- Hizo caca en una Iglesia, Católica, Apostólica y Romana.
-…
-…
- Esteeee, señora, no veo cómo la puedo ayudar yo.
- Es que ustedes, fueron los únicos que… la defendieron y eso no me parece correcto.
- Mire señora voy a cortar.
Lo hice y volví a “trabajar”.
A los cinco minutos volvió a sonar el teléfono. Atendí.
- Biblioteca.
- Otra vez.
Entonces corté y volví a “trabajar”.
Diez minutos después: llamado.
- Hola.
Una voz en el teléfono que canta. Dejé descolgado. Si es cierto que llama del interior, al menos que le cueste más caro.
Diez minutos después le derivé la llamada a mi compañera en el piso de abajo que le cortó.
A los diez minutos, nuevo llamado.
Dejé descolgado mientras la señora cantaba. Verifiqué de a ratos que siguiera en línea y en un momento la escuché hablar de no sé qué representación en la Scala de no sé dónde. Fue entonces cuando dijo: “Gracias por escucharme” y cortó.

Escenas de un corte de luz en Palermo

¡El barrio te delata cheto!

Un tipo con chomba Lacoste, color salmón, metida adentro de las bermudas que además lleva impune con medias y zapatos chatitos.
Le pregunta a su hijo con nombre de alta alcurnia si fue él el que tiró algo adentro de la reja que da al transformador de luz que explotó, en el piso.
Su niño y el hermano, corretean por la cornisa que se forma entre el enrejado de la casa antigua y el borde del cemento pintado color cremita.

Una chica rubia que apenas supera el metro cincuenta, escucha atenta a las explicaciones que un tipo con chomba azul marino metida adentro de unos jeans azules con cinturón negro, y mucha cara de... comenta al resto de los vecinos que nos acumulamos alrededor del pozo del transformador, donde ahora están los bomberos viendo qué hacer, decidiendo quién baja, ninguno con ganas de asumir la responsabilidad.
La chica rubia, con una cartera en color plateado metalizado y una especie de desfleque kitsch dice en voz alta: “No, porque imagínense que yo el miércoles tengo un final. Ya me pedí los días en el trabajo para poder estudiar y ahora con el corte…”.
Y yo pienso: Rubia tarada, andá a un puto bar si querés estudiar.
El que parecía... pero que dejó caer la oración: “Sí, mis hijos también están con exámenes”, le dice que vea el lado positivo: “Hoy te vas a dormir temprano y mañana estás bien fresca para poder seguir estudiando.”
La rubia con síndrome de abstinencia de estudio sigue argumentando que ya se pidió los días en el trabajo
Pienso qué carrera puede llegar a estudiar esta muchacha y pienso que sea cual sea, seguro es en la UP o UB.

Los comentarios se suceden. Los bomberos tardaron en llegar porque primero, y sin que tuviera esto nada que ver, tuvieron que acudir a apagar un asado que se violentó, generando un humo de señal que alertó a los vecinos. Esto en la otra cuadra.

Aparece mi hermano y hablamos de la situación. Parece complicado el asunto.
Hasta que recibe un llamado de nuestra madre que nos dice que nos encontramos a las 21.30 hs. en el centro de operaciones.
- ¿Casa?
- No, Scuzi.El bar.

8 comentarios:

Chispa! dijo...

Scuzi como centro de operaciones. Un clásico.

Y si, Twitter apesta.
Es como decía antes: toda esta vorágine de lo inmediato te quita posibilidades de desarrollo y planificación de todo tipo de actividades.
Twitter es a la "experiencia web" lo que el 0800 es al imbécil que se gastó U$S 300 en un router WIFI (y que todavía no contrató servicio de inet) que llama para quejarse: "I just bouhght this crappy box & I still don't have any wifi inet $%&#".

A veces me violentan esos recuerdos, pero lamentablemente no puedo pensar otra analogía ahora.

Salud!

Rufián dijo...

Tu ejemplo es bueno! No hay que olvidar esas cosas bizarras porque después sirven de algún u otro modo!

Ezekiel dijo...

¿Como es tener cara de homosexual? que peligroso suena eso....

Rufián dijo...

Es una nueva mezcla de lombrosianismo y prejuicio.

No es peligroso, por qué habría de serlo?

Dro! dijo...

Me imagino que debe haber un montón de boludos haciendo twitter-haikus. Pero lo que me pregunto yo es que hubiera hecho Wittgenstein de haber tenido twitter cuando cayó prisionero de los italianos. ¿Te imaginás un Twitter Logico Philosophicus?

PD: Tengo nuevo blog. elultimoencuetro.blogspot.com
Endecasílabos y trash.

ShopGirl dijo...

Twitter te consume todo, en el trabajo, ahora que yo puedo usarlo en el trabajo peor!

Linda la imagen de Palermo.
Y si Scuzzi.

Beso grande.

M Morgan dijo...

so' un groso

ojos de suri dijo...

Me morí de la risa con lo de Star Wars!
Saludos!