9 de noviembre de 2010

Mis días con Jabad Lubavitch

Si seguías este blog (tanto porque te gustaba lo que hacía como si lo seguías para poder putearme) tenés que leer mi primer libro. Básicamente es todo lo bueno (y malo) que supo tener este blog pero a la décima potencia.

Dejo tapa y texto de contratapa.


“Te lavan el cerebro”; “trafican drogas”; “son una secta”; “se hacen ricos de la noche a la mañana”; “seducen a los adolescentes con viajes a Estados Unidos”. Por lo bajo, se habla mucho de Jabad Lubavitch. Pero ¿quiénes son realmente estos judíos ortodoxos de sobretodo negro y barbas largas, cada día más visibles en distintos ámbitos de todo el país? En apenas 30 años, Jabad Lubavitch vivió una expansión fenomenal mediante la cual pasó a tener a lo largo de la Argentina 33 centros comunitarios, 16 escuelas, centros educativos no formales, fundaciones de asistencia social, una editorial, 700 empleados y cientos de voluntarios. El movimiento llega hoy a unos 45 mil argentinos, un cuarto de la población judía total de nuestro país. En una época en la que la práctica religiosa tiene cada vez menos peso, los Lubavitch son el movimiento religioso ortodoxo de mayor expansión en los últimos años. Con una mirada honesta y desprejuiciada, Alejandro Soifer cuenta, por primera vez, a través de testimonios y de su propia experiencia, cuáles son los objetivos y los métodos de este grupo, sus modernas estrategias de marketing y de cooptación de seguidores, sus vínculos con los sectores más poderosos del país. Una crónica atrapante de cómo funciona por dentro este movimiento que despierta fascinación y al que muchos consideran “fanáticos”, pero que día tras día atrae más jóvenes a sus filas.

Más info, discusiones, etc, acá: Estética del fracaso

2 comentarios:

Vicente dijo...

Todos pensábamos que el primero iba a ser Acabar afuera, pero no perdemos las esperanzas...

Sebastián dijo...

manya se ve interesante. saludos