21 de diciembre de 2007

Los megaeventos en el cómic estaodunidense: cómo hacer para que pase todo y no pase nada

Soy un verdadero desastre. Escribo posts que después me olvido de subir o que por algún motivo u otro termino no subiendo. Éste post lo escribí el 18/03/07 y todavía no lo había subido. Hasta ahora.
Como es fin de año, saldo mis propias deudas.



Mi inserción en el mundo del cómic yanqui se la debo sin duda a esos Megaeventos que tanto Marvel como DC suelen realizar al principio de cada década (pienso, supongo, aventuro que esta metodología comenzó con la Crisis en las tierras infinitas).

La primera vez que me compré una historieta de Superman fue cuando publicaron ese estúpido arco de historia en el que moría Clark Kent, que si bien no fue un megaevento (más bien un evento estúpido y sin importancia) me guió directo y sin escalas a La muerte de Superman (uno de los eventos importantes que fundaron los años 90 del cómic yanqui para la DC) y luego a La caída del murciélago que me pareció ampliamente superior y que supuso uno de esos momentos en los que uno se enorgullece de ser fanático del género.

Ver como Bane le partía la columna cervical a Batman y luego lo arrojaba al piso todo descuajeringado y moribundo es sin lugar a dudas, uno de los momentos que más disfruté como lector de cómics.

Debo admitir que siempre que sucede algo así: siempre que se mata o deja fuera de juego a un personaje importante y canónico del panteón del cómic yanqui lo leo con la ingenuidad de pensar que a partir de ese momento, las cosas realmente van a cambiar. Es decir, si mataron a Superman lo mataron y quedará muerto. Si Batman queda para la silla de ruedas, nunca más va a volver a recoger el manto del murciélago y en todo caso, Bruce Wayne deberá dedicarse a regar sus plantas, manejar su fortuna, hacer su aplazado y patológico duelo por la muerte de sus padres y dedicarse a foguear a su sucesor.

Como se sabe, estas cosas nunca pasan. Batman vuelve a reclamar su lugar de vigilante en una memorable batalla con su malparido sucesor (Azrael), Superman vuelve de la muerte luego de una historia bastante ridícula como es la de The Reign of the Supermen ; incluso, el único momento interesante del Reino de Supermanes (como lo bautizó la editorial Norma en su traducción) que es la destrucción de Ciudad Costera, con la consiguiente crisis de Hal Jordan que desencadenará su aniquilamiento de todos los Linterna Verde, la destrucción de Oa, su conversión en Parallax, los desmanes de la Zero Hour y su sacrificio en Final Night fueron borrados de un plumazo cuando lo hicieron revivir de la noche a la mañana y nos dijeron que en realidad, Hal nunca fue malo. El bueno de Hal fue poseído por un alien-parasito y esas estupideces que utilizan los editores cuando quieren retornar a su realidad pre-crisis.

La muerte de los héroes o la modificación radical de los universos, las cosmogonías propias de las principales casas editoras de cómic yanqui nunca duran. Siempre se presentan como un ratito. Un "What if..." e incluso, hay series especiales para este tipo de experimento. Las mencionadas What if... de Marvel y los Elseworlds de DC suplen ese segmento del mercado que siempre quiso ver qué pasaba si ganaban los malos. Como en la famosísima Age of Apocalypse. Universos ucrónicos que presentan a nuestros viejos conocidos en situaciones extremas de distopía.

Cuando se mata a un superhéroe son diversos los caminos que se abren y las cuestiones que interesan al público lector. Se pueden resumir en los siguientes puntos:
1) Cómo y por qué muere/queda inhabilitado el héroe.
2) El castigo de aquel que lo mandó a matar o lo mató.
3) Quién tomará el "manto" del héore caído.
4) Eventulmente, cómo y por qué revivirá el héroe muerto.

Siempre sucede lo mismo. Y puedo pensar en los siguientes ejemplos ilustrativos:

Batman:

1)¿Cómo y por qué? El asesino psicópata Bane planea un ataque masivo al murciélago liberando todos sus némesis del asilo de Arkham. Una vez debilitado el Caballero de la Noche, se trensan en una pelea decisiva que culmina con el famoso "Broken Bat" de la foto adjunta al principio de este post y Bruce Wayne paralítico.
2)Castigo Bane es dejado hecho un amasijo por Azrael.
3)Sucesor Azrael
4) Recuperación del héroe Historia bastante pedorra desarrollada en "La cruzada del murciélago" dónde una flor mágica recupera al héroe caído.

Superman:

1)¿Cómo y por qué? Un supervillano hiperdesarrollado en poder y maldad llamada Doomsday se enfrenta en una interminable batalla interrumpida por diversos episodios, en las calles de Metrópolis con Superman hasta culminar en un uppercut mutuo fatal sólo para el kryptoniano.
2)Castigo Doomsday es mandado al espacio exterior atado en una especie de piedra gigante al finalizar el arco de historia de la muerte de Superman.
3)Sucesor Los cuatro superman: Cyborg, Steel, Superboy y Erradicador
4) Recuperación del héroe Historia bastante pedorra que plantea que en realidad nunca había muerto o algo así.

Jason Todd (el segundo Robin):

1)¿Cómo y por qué? En una jugada inédita en el mundo del cómic, la editorial DC lanzó una encuesta telefónica a sus lectores para decidir el destino de Jason. Adelantándose por unos 10 años aproximadamente a la moda del Reality Show, los lectores llamaban a un 0-800 para votar si querían que el personaje sobreviviera o muriera.
Ganó la opción de la muerte por tan solo 72 votos.
El Joker entonces. siguiendo la decisión del público soberano, se la agarró con una barra de hierro contra la espalda de Jason y luego lo ató al lado de una bomba de tiempo que Batman no llegó a desactivar.
2)Castigo El Joker nunca fue castigado especialmente por esta atrocidad por parte de Batman.
3)Sucesor El tercer Robin fue Tim Drake.
4) Recuperación del héroe En una historia pedorra pero un poco más elaborada, como consecuencia del Megaevento Infinite Crisis, toda la realidad del mundo DC fue modificada y cuando Superboy-Prime altera la realidad para que no sea ese un mundo injusto, Jason nunca muere como consecuencia de ese evento y luego es rescatado por la hija de Ra´s Al Ghul que lo mete en un Lazarus Pit para que se recupere de sus heridas.
Pasa años entrenándose para desafiar a Batman por no haberse vengado del Joker.

Y así podría dar algunos ejemplos más. Las muertes de los superhéroes son momentos necesarios para plantear realidades posibles, pero lo cierto es que casi nunca los que mueren permanecen muertos. Tarde o temprano reviven.
La excepeción: los héroes secundarios. Nadie extrañará al The Question que acaba de morir y ya la tenemos a Renee Montoya tomando rápidamente su manto.

Yo ya he expresado mi indignación perdurable al día de hoy por el hecho de que hayan revivido a Jason Todd, el segundo Robin.
Es obvio que en una industria de masas las reglas del género se ajustan a la necesidad del mercado.
Los cambios bruscos en los sustentos de los mundos imaginarios de estos cómics se debe a las necesidades de venta en pelea pareja con la necesidad de tener nuevas historias que contar.
Cómics que llevan 30 o 40 años saliendo todos los meses, todas las semanas, siempre corren el riesgo de un agotamiento de las posibilidades de los personajes y las historias.
Los golpes de timón son esas instancias necesarias para resetear el mundo y poder plantear consecuencias.
Porque como en una novela, acá se trata de explotar hasta el agotamiento las posibilidades de las marcas que dejan los acontecimientos en sus personajes.
En este tiempo siempre estático, el tiempo corre en forma de las marcas que dejan las crisis en los personajes.

Así, la muerte del segundo Robin supuso historias para Batman y su pesar, su cargo de consciencia, su escepticismo bien Gen X durante dos décadas, coincidiendo su inicio con esa impronta de "oscuridad" que le dieron las historias de los ´80 de Alan Moore y Frank Miller.
Ahora que ya han pasado los años terribles de los ´90, no importa partirle la columna a Batman o darle más y más remordimiento por sus soldados caídos en batalla. Después de haber tenido que lidiar con la muerte de Jason, la parálisis de Barbara Gordon por culpa del Joker, la muerte de la cuarta Robin (Stephanie Brown, asesinada por Black Mask) y la muerte del padre de Tim Drake en Identity Crisis, ya nada parece afectarlo demasiado al bueno de Bruce Wayne.

Ahora bien, hasta ahora teníamos que estos eventos especiales que las editoras de cómic suelen realizar para ganarse nuevos lectores emocionados por eventos que repercuten en los medios (me imagino cuantos estarán aterrizando en los setenta y pico números de la Civil War de Marvel para poder entender la muerte de Captain America, que hasta fue comentada en la CNN y en varios diarios).
Como decía, ucronías que eran fácilmente reestablecidas por medio de algunos trucos baratos y recursos bajos.
Los héroes siempre tenían razones para luchar para volver a la realidad pre-crisis.
Una columna vertical rota, volver de la muerte, seguir existiendo y seguir generando nuevas historias.


Lo que me sorprendió el otro día cuando terminé de leer House of M de Marvel fue la justificación que le dieron.
Es la primera vez que leo un evento de Marvel y he leído muchísimo menos de ellos que de DC aunque, mis simpatías, naturalmente están con Marvel (a pesar de los errores groseros que cometieron a lo largo de su historia. Errores que pareciera, les resulta más dificil superar que a la DC).

Marvel, a diferencia de DC, plantea un mundo donde los superhéroes tienen una razón más sólida de existencia: mutantes, producto de accidentes con radiación, genios de la mecáncia como Iron Man, etc.
DC plantea muchos de sus héroes como producto de la magia: amuletos, hechizeros, casi un mundo D&D al servicio de justificar a sus superhéroes.
Marvel tiene un público más orientado a los adolescentes y adultos y DC, en su línea principal, claramente apunta a un público más jóven, captando el otro público con su sello VERTIGO.
Pareciera ser que el público de Marvel espera más de ellos. Y sin embargo su universo ficcional es mucho más comprensible y sencillo que el de la DC, inundado de personajes secundarios, héroes de cuarta, héroes que son idénticos a sí mismos (Ralph Dibny y el Hombre de plástico)
En Marvel los acontecimientos son más rápidos. Las acciones más variadas. Los dibujos más confusos, la acción más estrepitosa. Abusan de las batallas multiheroicas a difernecia de la DC que puede pasar 24 de 25 páginas preparando un climax (y llevar este recurso al paroxismo con su serie 52, que leo todas las semanas desde hace 45 semanas).
Es por todo esto que la justificación que le dieron a la motivación de los héroes de House of M para volver a la realidad Pre-House of M es pura bullshit. Como dirían Penn and Teller.
Digo, justificaciones pedorras podría aceptar de DC, pero de Marvel esperaba algo un poquito mejor.

No puedo entender cómo le dan un sustento a la acción de House of M.
Despertando en un mundo en el que los deseos de todos los mutantes se han visto realizados, tenemos a Peter Parker casado con Gwen Stacy (quien nunca murió) y estrella de Catch. Uncle Ben está vivito y coleando. Tanto como Hawkeye.
Magneto es líder mundial e indiscutido de los mutantes y tiene su propio país: Genosha.
Wolverine está viviendo un tórrido romance con Mystique (que si descontamos su costado psicótico tiene en esa posibilidad camaleónica una interesante propuesta que ofrecer a cualquier amante) e integra las fuerzas de S.H.I.E.L.D., Scott Summers está casado con Emma Frost (¿quién no querría estarlo?) y así, cada uno de los mutantes oprimidos en el mundo estandar de la Marvel tienen su sueño cumplido.
Un mundo en el que casi no existen los conflictos. Un mundo horriblemente inconveniente para los guionistas de Marvel. Una utopía mutante y una distopía para las ventas de cómics de Marvel.
Entonces hay que volver a lo que era antes. Hay que buscar a la Scarlet Witch y obligarla a que nos devuelva nuestro mundo de opresión Sapien sobre el Homo Superior.
Es una ridiculez y se filtra en los diálogos de Kitty Pride.
¿Por qué Spider Man querría luchar para volver a sostener el peso de la muerte de su primer novia a manos del Green Goblin? ¿Para qué volver a vivir la muerte de su Tío Ben?
No hay justificaciones. Sólo hay una descomunal batalla en la que nadie entiende bien por qué pelea pero saben que es una pelea definitiva. Para recuperar la Realidad.

Casi como si los guionistas necesitaran de ese desparramo de acción para que no se consume el horror del cambio radical en el mundo Marvel.
Porque si las cosas cambiaran tanto, ¿quién querría seguir leyendo?
El secreto de los cambios es que el lector intuye que en algún momento todo volverá a la normalidad. Mientras tanto sufre y disfruta por ver ese nuevo mundo posible.

Pero lo de House of M no tiene ni siquiera eso.
Sinceramente, ¿qué lector bienpensante no quiso que ganara la guerra Magneto alguna vez en su vida? ¿Quién no pensó que la vía de Xavier era la vía de los perdedores?
Seguro, uno empatiza con los personajes y se ciñe a ellos.
Si la historia hubiese sido distinta, si los X-Men hubiesen estado del lado de Magneto y el cómic hubiese sido tomado desde la perspectiva de los mutantes luchando contra los humanos, en algún momento, los X-men tendrían que haber terminado triunfando.
Se acababa la historia.

Si los X-men son los eternos perdedores, los perdedores románticos es porque así se puede seguir generando una historia infinita, una historia sin fin.
Si Bruce Wayne pudiera realizar su duelo de una forma no patológica por una vez en su vida, entonces se terminaría Batman.
Es por eso que a ese duelo inicial por sus padres, cada tanto le tienen que sumar el duelo por algún compañero caído en batalla o algún cambio en la realidad que lo altere y le siga dando instintos de venganza.

Los megaeventos del cómic plantean realidades posibles que todos querríamos ver. Pero sus cambios son endebles. A lo sumo duran 10 años hasta la siguiente crisis.

Casi como el Capitalismo que vive de las ondulaciones que producen los tiempos de prosperidad interrumpidos por crisis que son seguidos por tiempos de prosperidad, el Cómic yanqui reproduce la tendencia y se sustenta en la cosecha que hace de posibilidades narrativas que cada crisis plantea.


Y sin embargo, no me van a convencer que House of M estuve bien resuelta. Le faltó una verdadera motivación.
Eso, en el Cómic yanqui es pecado y se paga.
Porque puedo estar infinitamente en desacuerdo con la resurrección de Jason Todd. Pero tiene una motivación concreta, una justificación coherente con lo que es el Universo DC y brinda nuevas posibilidades narrativas: ¿qué pasa con Batman al ver que su amigo muerto hace 10 años volvió de la tumba?

Pero no. En House of M la motivación era otra. Según leí por ahí, dicen que Marvel hizo este lanzamiento para hacer una buen rastrillaje de mutantes. Porque había tantos mutantes extraños que ya cualquier cosa era posible en el Mundo Marvel.
El truco había perdido su gracia.
Ahora, cuando Scarlet Witch dice: "No more mutants", en ese momento la población mutante baja en un 94.1% y todo el arco de historia encuentra su justificación.

Y la verdad... qué quieren que les diga. La entiendo a la Brujita Escarlata. Los mutantes son una peste. Les dan lo que siempre soñaron, lo que toda su vida quisieron y aún así se enfrentan a muerte con Magneto para volver a esa realidad previa de persecusiones y familiares muertos.
Encima le echan la culpa a Magneto. Y no... la culpa la tenía su hijo, Quicksilver. Eso les pasa a los X-Men por desconfiados.

Y ahora estamos entonces de nuevo con que se nos murió Capitán America.
¿Me parece a mí o Marvel y DC descubrieron que la única forma de seguir vendiendo cómics es hacer de la política del Megaevento permanenten una línea editorial?
Porque no se preocupen, ahora, dentro de unas 7 semanas cuando termine 52, se viene el Countdown de DC.

¿Qué nos traerá Marvel? No lo sé. Sólo espero que hasta que revivan al Capitán América exploten hasta la última posibilidad de su muerte. Y después, bueno... después veremos. Quizás el próximo megaevento viene a ser un Age of Apocalypsis 2 y todos felices.


Apostilla: El Ranking de marzo del Capitán América ante su propia muerte

Este comentario salió esta semana en IGN en referencia con la Muerte del Capitán América.
Es ilustrativo de lo que decía: cómo las muertes de superhéroes son un momento deseable y esperable en los universos ficcionales del cómic yanqui.
La columna salió en una sección de la página que se llama "Power Rankings" y lista los héroes más populares y representativos de la Marvel y la DC y les indica un número de ranking según en qué estado se encuentren sus historias, qué tipo de guionistas estén teniendo en los últimos meses, qué acciones e historias hayan vivido, etc.
Por supuesto, ante su muerte, el Capitán Amércia subió al número 1 del Ranking...


Considering just about every national news outlet picked up on the Death of Captain America story, it'd be stupid not to have him at the top of our Power Rankings. If CNN and Stephen Colbert don't count as buzz, what does? Cap's death is likely going to redefine the Marvel Universe, and have far-reaching effects, from the rampage of the Hulk to the actions of the Avengers. We can't think of a better death story in recent memory, and are eager to see the changes that result from it. It occurred to us as we wrote this feature that this is the last time we'll see Captain America on the Power Rankings. We can think of nothing more fitting than to send him off at the top of our list, as he was at the height of his popularity when he died just two weeks ago.

5 comentarios:

Horacio dijo...

Me gustó mucho el post. Yo estoy mirando mi colección de comics por encima del monitor y sólo alcanzo a ver algunos comics-megaeventos como La muerte de Superman Crisis e Invasión (que no sé si merece estar dentro de esa categoría, ¿lo ubicás?). Creo que dejó de interesarme el mundo del comic cuando me di cuenta precisamente de eso que marcás: que podía estar años sin leer uno y que todo seguía igual luego de "innumerables" cambios. Ahora que recuerdo...¿Magneto no le sacó el adamantium (¿así era la traducción?) a Wolverine y le quedaron las garras de hueso?. Y ¿qué me decís de DC vs Marvel o de Amalgam? Guau, me vinieron flashes a la mente de mi época más nerd.
Cuando hablás de los x-men con respecto a la causa de Magneto y de Xavier, me acordé automáticamente de
the doom patrol...que estaban condenados a ser losers y desaparecer.
Igualmente me dieron ganas de leer algunas cosas, ¿conocés algún sitio donde pueda ir siguiendo las distintas sagas de DC y Marvel?

saludos

Rufián Melancólico dijo...

Horacio:

Me alegra que te haya gustado mi viejo post reciclado.
Hay muchos grandes eventos. Invasión no lo conozco. En los últimos meses le perdí el rastro porque, en especial DC, se fueron al carajo. Hay como 3 o 4 eventos grandes y otros eventos chicos y miles de tie-in y así es imposible. La verdad, le pierdo la cuenta.
Podés chequear Free Comic Books que tienen de todo. Bueno, malo y cosas increíbles e inconseguibles.

Saludos

humanoide dijo...

Halo Rufian...
Cuando a uno le entusiasman los comics americanos, tiene que aceptar de antemano que hay una industria de por medio que acaba por ser incluso más poderosa que la sensibilidad artística que no obstante pueda llegar a existir. Es así. Lo que quiere decir que, aunque haya grandes comics (sería una necedad negarlo) antes que eso hay un montón de gente queriendo hacer dinero.
Es una pena que así sea, pero así es. Claro que no solo sucede así con los comics, sino con casi todo lo que engendra la gran américa, ya sean comics, películas o música.
Tal vez sería interesante dejar de exigirle peras al olmo y acercarse hasta otras latitudes. Y desencantarse de las expresiones artísticas donde se hace evidente la intención de lucro.
Como sea, espero que pronto te pegues una vuelta por mi blog.
Saludos a la muchachada...

humanoide dijo...

Halo Rufian...
Cuando a uno le entusiasman los comics americanos, tiene que aceptar de antemano que hay una industria de por medio que acaba por ser incluso más poderosa que la sensibilidad artística que no obstante pueda llegar a existir. Es así. Lo que quiere decir que, aunque haya grandes comics (sería una necedad negarlo) antes que eso hay un montón de gente queriendo hacer dinero.
Es una pena que así sea, pero así es. Claro que no solo sucede así con los comics, sino con casi todo lo que engendra la gran américa, ya sean comics, películas o música.
Tal vez sería interesante dejar de exigirle peras al olmo y acercarse hasta otras latitudes. Y desencantarse de las expresiones artísticas donde se hace evidente la intención de lucro.
Como sea, espero que pronto te pegues una vuelta por mi blog.
Saludos a la muchachada...

antes_del_anochecer dijo...

y tus fotos gay para cuándo, putito?