22 de junio de 2007

Realismo sucio

MeneM puede no haber hecho todo... para lo que le faltó lo tenemos a Mauricio Macri

Cuando empecé a leer Literatura con mayúscula (antes dediqué mi infancia-pubertad a intoxicarme con Emilio Salgari, Stephen King, J.H. Chase y sus formas bajas de erotismo popular y toda la colección de Astérix) empecé leyendo a Charles Bukowski

Muchas veces relaté cómo fue mi rito iniciático de pasaje: una mañana estando en 7mo grado, la maestra nos llevó a la Biblioteca Progre de mi Colegio Progre (se llamaba “Instituto Acuario”, por la Era del Acuario) y sin nada que leer, encontré un libro que se llamaba “10 relatos de suspense” (sic.) y hojeando aburrido entre autores que no me decían nada, encontré un relato de un autor que me sedujo por el apellido (siempre pensé que Bukowski es uno de los mejores apellidos que alguien puede portar). Lo leí y puedo decir que mientras lo devoraba con la angustia de una literatura que me escupía en la cara pensaba que algo era muy raro en un cuento dónde un viejo magnate homosexual daba refugio a dos motociclistas vagabundos que se dedicaban a violarlo y apalearlo hasta dejarlo tirado en su bañadera empapado en semen y sangre.
Simplemente descubrí unos 7 años antes de descubrirlo en las clases de Teoría y Análisis Literario de Panesi, que la Literatura era ese escupitajo facial que se te incrusta en el medio de la hoja en blanco.

Esa transgresión del límite, esa torción de lo decible, esa usurpación violenta de lo que puede ponerse en el estante y decir: Esto es literatura.
Para mí Bukowski fue lo que fue La Fontaine de Duchamp para el arte del siglo XX.
Entonces, después de ese primer cuento, leí sus poemas editados por Página/12 en la mejor traducción de sus poemas que haya visto hasta la fecha y mi fanatismo se volvió absoluto. Empecé a investigar en las dos vertientes que dicen que imperan en la poética de Bukowski: la Generación Beat y el Realismo Sucio.

De los primeros leí mucho: Aullido de Ginsberg, Almuerzo desnudo, El lugar de los caminos muertos, Junkie, Queer y La máquina blanda de Burroughs, En el camino, Big Sur, Tristessa y Los subterráneos de Kerouac y algunos cuantos poemas sueltos de ellos y de otros más también.

En cambio del Realismo sucio leí Would you please be quiet, please? de Raymond Carver y Es más de lo que puedo decir de cierta gente de Lorrie Moore.
Es justo entonces aclarar que no conozco tanto de Realismo sucio.
Quizás por ese mismo motivo, no entienda por qué se habla tanto de “campaña sucia” en lo que fueron estas semanas pre-ballotage y en la campaña electoral en general.

¿Qué es lo sucio? El mismo concepto de Realismo sucio es demasiado peyorativo para una narrativa como el Realismo sucio que llevó a la exasperación los mecanismos heredados de Ernest Hemingway, mentor de la Lost generation.
Es decir, en ese Lost, perdido, hay toda una declaración de la pérdida del reino, de la pérdida de la inocencia de la sociedad norteamericana y de los sueños rotos por el horror de la primera guerra mundial pero también hay algo más: es lo perdido en la narrativa de Hemingway. Lo que NO SE DICE.
Una narrativa que apela al mecanismo descrito por el escritor como “Teoría del Iceberg”: mostrar sólo la punta de lo que realmente hay debajo y dejar que el lector juegue a descifrar lo que no se ve.

El Realismo sucio juega con esa elipsis y la estira hasta la exasperación. Los habilidosos (como Carver) lograron hacer de eso no dicho una presencia maligna, una idea de que todo está terriblemente podrido tras la apariencia de felicidad del Sueño Americano.
Los imitadores poco habilidosos de Carver han logrado un montón de relatos soporíferos que deambulan en torno a la nada y donde la nada es todo lo que hay: no se oculta nada, no hay nada.


Volviendo al tema de la pretendida campaña sucia: ¿Qué es lo sucio? ¿Sacar a flote el iceberg entero? ¿Hacer visible los mecanismos y procedimientos discursivos y políticos que esconden la realidad para hacerla más digerible?

En el prólogo a El Conde Lucanor (Edición: Crítica), Don Juán Manuel dice:

Et esto fiz segund la manera que fazen los físicos, que cuando quieren fazer alguna melizina que aproveche al figado se paga de las cosas dulces, mezclan con aquella melezina que quieren melezinar el figado açucar o miel o alguna cosa dulce, et por el pagamiento que el fígado ha de la cosa dulce, en tirándola para sí, lieva con ella la melezina quel ha de aprovechar.
Lo que se traduce como que cuando los médicos quieren dar alguna medicina para el hígado a su paciente, suelen mezclar la medicina con algún dulce ya que el hígado atrae los dulces.
Es decir: un engaño. Es decir: mezclar lo amargo con lo dulce para que uno se trague lo amargo sin quejarse.

Eso es Realismo sucio: tapar situaciones traumáticas con bellas palabras para que uno sin darse cuenta termine introduciendo el trasfondo del relato.
¿Es realismo sucio desenmascarar el procedimiento? ¿Es realismo sucio poner sobre la mesa la explicación de cómo el mago hace su truco?
Eso depende de cada uno. Algunos disfrutan de leer literatura, algunos disfrutan de desarticular críticamente la literatura y otros disfrutan de crear literatura.
Los primeros son mayoría. Son la gente que gracias a dios se salvaron de estudiar Letras y disfrutan ingenuamente del truco, el artificio.
Los segundos son los que decidimos llevar el espíritu escrutador un poco más allá: necesitan explicarse el por qué del efecto, el por qué de que un cuento, novela, poema, etc. guste, genere sensaciones, movilice, provoque revueltas o apacigüe a las masas.
Los terceros son los más inteligentes de todos: son los que consientes de lo que estaban haciendo, idearon el truco y el artificio y deslumbran a los ingenuos.

Ser el más inteligente también implica ser el más comprometido: uno sabe la verdad (su verdad, no la Verdad). Sabe los mecanismos internos, sabe cómo hizo el truco y sabe que es un truco.
Por cada crítico angustiado que intenta rebanarse le sesos pensando cómo hizo Carver sus cuentos, hay un Ray borracho en el Infierno que se ríe.

Macri se quejó todo este tiempo de la Campaña sucia. Pero el sabe que lo que acusó de suciedad fueron los carteles en donde se desarticularon sus mecanismos productivos.
No hay caso… el Mauri sigue siendo un nenito caprichoso.


Repasemos. ¿Qué hay de sucio en decir: “No te olvides, Mauricio es Macri”? A simple vista nada. ¿Por qué enojó tanto a Mauricio? Porque desarticula su estrategia de campaña que es muy simple y se puede resumir en una teoría estética: “Teoría del Iceberg”.

Decir “Mauricio” oculta que el portador de ese nombre porta el apellido “Macri”. Un apellido infame por estar asociado con:
- Negocios turbios.
- Manejos deshonestos.
- Contactos poco claros con la barra brava de Boca.
- Oligarquía.
- Compromisos con el modelo financiero que viene fundiendo al país desde 1976.
- Declaraciones discriminatorias con respecto de los homosexuales, indigentes, cartoneros y pobres en general.

Sacar a relucir lo que un apellido lleva connotado, no es suciedad, es limpieza.
Es iluminación e ilustración.

¿Qué otra cosa podríamos considerar camapaña sucia según Macri?
Las cadenas de e-mails que se estuvieron mandando sacando a relucir, precisamente, el pasado público del personaje.
El problema de Macri es que ha creado un personaje ficcional: el Mauricio buena onda que recorre los barrios, salta los baches, se pone la camiseta amarilla, habla de propuestas sin fundamento y apela a la sensibilidad de Doña Rosa.
Entonces, cuando vienen los críticos, los pocos ciudadanos que todavía piensan, y develan el truco, Mauricio cae y queda Macri.
Atrás de todo mago o ilusionista hay un nombre, un hombre verdadero de carne y hueso.
Pero Macri quiere llegar a ser Jefe de Gobierno siendo otro. El otro yo de Macri: Mauricio.

¿Qué más es campaña sucia? ¿Qué el Presidente apoye a su delfín? Que yo sepa es perfectamente válido. ¿Acaso él no cuenta con el apoyo del Ingeniero Trucho Blumberg?

Es gracioso porque en este discurso de suciedad se cuela la idea de una limpieza ascéptica: Mauricio no es ni de derecha ni de izquierda. Eso es parte del pasado. Hay que mirar al futuro. Hay que pensar en la Gestión.
Y lo repito: eso, es de Derecha.

Ocultar la tendencia ideológica, misteriosamente se ha convertido en un atributo de los Seres de Derecha.
Apelando al cansancio de la gente por las campañas electorales en un país que parece condenado al fracaso, hablar de tendencias ideológicas es peligroso porque desenmascara el truco y expone el artificio: ¿Quién querría leer un cuento de Hemingway en el que se nos diga: “Nick Adams está trastornado porque volvió de la guerra donde tuvo que matar muchos alemanes y una noche quedó detrás de las líneas del enemigo sin poder volver a su campamento. Tuvo que pasar la noche en el medio del frío invernal en un campo de batalla del escenario francés y como no le quedaba ya agua tuvo que recurrir a beber la sangre de un alemán muerto de entre la pila de alemanes muertos en la cual se estaba escondiendo”?
Así la gente parece, no quiere que le cuenten la trama oculta, le develen el misterio de la campaña de Macri.
La gente no quiere que le digan: Mauricio es Macri porque no quieren que le recuerden que Macri es de Derecha y que sus propuestas esconden el lobo disfrazado de cordero.
La gente prefiere tragarse que esta vez, estará eligiendo al Príncipe Azul de Ojos Azules y que la vida será hermosa y libre y que todos viviremos felices en Macrípolis: el lugar dónde no existen los conflictos.
La campaña sucia de la que tanto se ha hablado en definitiva es una Campaña por la Limpieza y la campaña de Macri es puro Realismo sucio.
Falta ver a qué hora el Príncipe se transforma en sapo.


Apéndice:

La Ciudad Ausente

Llamativa me resultó la ausencia de compromiso de nuestros intelectuales críticos que se llamaron a silencio.
No pretendía una activa participación o campaña a favor del voto a Filmus, pero algo tan simple como lo que acabo de escribir no hubiese estado mal.
La ausencia de intervenciones me resultó un poco decepcionante.

Otra cosa que me llamó la atención de esta campaña fue la opinión tan escuchada de que Filmus y Macri representan la misma mierda.
Esto es parcialmente cierto y por ende, parcialmente mentira efectista.
Que ambos representan al Capitalismo, que ambos representan intereses más o menos particulares, más o menos cercanos a determinados grupos económicos es absolutamente cierto.
Pero la diferencia está en, como dicen, los pequeños detalles:
- Macri representa una exasperación de los rasgos autoritarios que este gobierno tiene. Representa una idea de la Cultura retrógrada con la intención de cerrar el canal de la ciudad: Ciudad Abierta (acaso una de las pocas propuestas culturales telermanistas dignas de rescate y mención). Al mismo tiempo defiende las reforma dura del Código Penal, está en contra del aborto y en su apelación a sus familia en la biopic de su página personal, hace una apelación más o menos directa a la familia tradicional burguesa y heterosexual: oculta su homofobia.
Por último Macri representa la posibilidad concreta de devolver las fábricas tomadas por sus trabajadores y reconvertidas en cooperativas productivas a sus antiguos dueños que las vaciaron y fundieron, sin mencionar que pone en peligro la continuidad del proyecto de establecer Museos de la Memoria en los Ex-Centros de detención ilegal durante la Dictadura (ESMA, Olimpo, etc.).

-Filmus por su parte no ha dicho nada de cerrar Ciudad Abierta, garantiza la continuidad de los emprendimientos cooperativistas y el proyecto de No Olvido y No Perdón a los milicos y garantiza la continuidad de la Ley de Uniones Civiles así como la de Salud Reproductiva.
¿Además de eso representa al PJ? Obviamente. Pero la “Muerte de las ideologías” podría ser un poco más pragmática y dejar ese gorilismo cincuentoso que impuso en vastos sectores de la Clase Media el reaccionario eslogan: “No voté nunca un peronista y no lo voy a votar jamás”.
Yo reconozco haber marchado unas cuantas veces al Ministerio de Educación para protestar contra Filmus por el presupuesto de la UBA y sin embargo, en esta ocasión lo voy a votar.
Voto que no significa Carta Blanca, sino Dique de contención a la Derecha. Puedo no estar de acuerdo en muchísimas cosas con Filmus, pero prefiero un candidato que no oculte lo que es, lo que va a hacer y que al menos, respete los escasos logros que consiguió esa progresía boba que nos gobernó durante tantos años.

Un último párrafo me merece la vergonzosa performance de la Izquierda que se ha unido históricamente para acordar un Voto Negativo: Blanco, Nulo o No Votar, un apoyo implícito a Macri.

Los desastrosos resultados de la elección que hizo la izquierda son proyectados como ésta a modo de gran triunfo. Si sumamos los porcentajes de todas las fuerzas de izquierda encontramos que en total sacaron el 6.41%. Apenas un poquito más del 10% de lo que sacó Macri.
Lo peor es que en la publicación de dónde sale este cuadro (Alternativa socialista de MST) se ufanan del gran triunfo de su partido: nuevamente divide y gobernarás.
El problema es la pregunta sobre si tiene sentido seguir dividiendo a la Izquierda con este tipo de competencias para ver quien tiene la chorga más grande.
Ni que hablar de las omisiones de esa lista. Como verán entre el puesto del MST y el del PO hay 3 lugares que no están en la lista por corresponder a partidos que no se reclaman de izquierda. Sí señores, hasta Guillermo "Meter bala a los motochorros y los taxi boys violentos" sacó más votos que el partido de Altamira. Y ni que hablar que duplicó los votos del partido de Christian "Mr.Potatoe Head" Castillo.

Estos partiditos minúsculos que no son capaces de presentar una lista única sino que están cada día más alejados y partidos entre sí, encontraron en Macri la figura perfecta para hacer una oposición que pueda calar en el futuro en las Clases Medias cuando empiecen a descubrir al lobo bajo la piel del cordero.
Les quiero recordar a los genios pensantes de esta izquierda que similar idea tuvieron en 1976 con el golpe militar al que apoyaron deduciendo que la represión haría despertar el fervor revolucionario de las masas oprimidas y llevaría al camino de la Revolución Socialista.
El día que un partido de Izquierda argentina empiece a pensar y actuar políticamente y sin tantos pruritos de la ideología que sí está muerta (hay ciertos aspectos de la ideología los que indudablemente están muertos y deben ser repensados para que pueda surgir una nueva propuesta de izquierda novedosa y no dejar que la derecha termine por ganar definitivamente) entonces ese día se podrá empezar a plantearse una elección en donde no tengamos que elegir entre el Mal y el Mal menor.

Desde este lunes entonces, bienvenidos a la Ciudad Ausente. Bienvenidos a Macrípolis.
Va a estar duro Buenos Aires.

Gracias nuevamente a: Que bueno estaría... No dejen de jugar al Pro Invaders.


Agregado 22/06/07 a las 20.34 hs:
El que quiera intoxicarse con la pestilente y falsa prédica macrista-posmoderna berreta (porque hay posmodernismos no-berretas) que son puro Realismo Sucio, pueden pasar por el blog de Rozitchner, nadar en esa prosa ampulosa que no dice nada y ver cómo juega el jueguito retórico del engaño: 10 razones que son un engaño.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Buenos Aires se volvió tan loca que entre un docente y un empresario mendaz va a votar a un empresario mendaz? Un empresario que vivió de negociados con el Estado y un empresario que como diputado fue ñoqui. Un empresario que en toda la campaña se negó a hablar de su programa de gobierno. ¿Por qué no lo dijo? ¿Y la gente va a votar a este empresario sin conocer su programa de gobierno? Un empresario candidato a Jefe de Gobierno que dice que va a hacer una buena gestión porque Boca salió campeón. Reaccioná Buenos Aires. No te quiero llorar después.

El Perseguidor dijo...

Lo de Rozitchner es tremebundo...y los comentarios que leí en su blog me dejan ir a dormir de tranquilitooooo

Señores lo digo y lo sostengo; el domingo tres pastillas de clonazepam.

Rufián Melancólico dijo...

Rozitchner se ha convertido en un agente tan pestilente de la derecha que me dan muchas ganas de dedicarle todo un post a desenmascarar sus contradicciones internas y falacias (retóricas y morales).

La de empastillarse es una buena idea.

Pensaba que este Ballotage es como la posibilidad que nos dio la ciudad de digerir la empomada que nos están dando.
Nos dio tiempo suficiente de poder resistir la sodomía.

Horacio dijo...

Me gustó realmente mucho este escrito, el hilo conductor es excelente y acuerdo en un 99%. Hay algo que me parece que se puede profundizar un toque más. Siguiendo con la metáfora del iceberg y del cómo "Mauricio" queda por encima y "Macri" por debajo, creo que hay algo a tener presente: la gente ama a Mauricio porque, en el fondo, ama a Macri; el tema está en que no pueden permitirse saberlo de forma consciente. Los mails cadenas y toda la propaganda anti-Macri está muy bien, sólo que no es efectiva. ¿Acaso la gente no sabe lo que es "realmente" Mauricio? sí que lo sabe! pero es mejor tapar ese ser inmundo -que, en verdad, no es más que el reflejo del más anhelado deseo de ser de la gente- con carteles amarillos. La gente es homofóbica, clasista, racista...como Macri, pero es mejor decir que la gente "quiere un cambio", que "quiere más seguridad"...un cambio, sí, más a la derecha, con más represión. Lo que hay que cuidar son "las formas". Estoy escribiendo un artículo sobre esto de las formas y el macrismo, cuando lo termine te aviso.
Ah, sí, ya sé, en términos sociológicos hablar de "la gente" es como no decir nada...pero eso de formular teoricamente al votante, hoy, me hincha los huevos. Será la próxima.
Saludos

utyman dijo...

Ya vendrán tiempos mejores, cuando Olgas Wornats vengadoras le infieran al ingrato vástago de Rozitchner el único tipo de refutación que se merece: "sos un pelotudo".

Se me dirá, eso no es una refutación. Bueno, los argumentos del exégeta de Fito Paez tampoco son la ética de Espinoza. En todo caso, alguien se lo tiene que recordar aunque no venga al caso.

utyman dijo...

Lo pelotudo que es, digo.

gonzo dijo...

Ji Ji, se vienen los gases macrimógenos?

Giorgio Novalgina dijo...

Lei lo del hijo de Rozitchner, no pude conterme y escribí un breve post a los apurones. Si uno quisiera podría destruirlo intelectualmente, porque su argumentación es muy mala. Pero al mismo tiempo, con tantas cosas para hacer, leer, escribir, pensar, siento que es una pérdida de tiempo dedicarle trabajo a ideas que, por su chatura, sólo pueden conquistar y seducir a la mayoría.

Rufián Melancólico dijo...

Lo mejor es que el viejo de Roz, León, era un intelectual comprometido y sartreano que estaba con el grupo del viejo Viñas.

De todos modos, ocuparse de mostrarle a las masas de qué forma les meten el dedo en el culo está bueno. Si no te convertís en un Bourdieu cualquiera que se viste de pueblo y habla para que lo entiendan sólo los alumnos del College de France.

Aguante el Nac & Pop!

utyman dijo...

Yo le pido a San Jauretche...

Otro filósofo Pro.

Son un cago de risa, los muchachos.

utyman dijo...

A éste me refería.

NESTI dijo...

El gordito Roz es tan analfa como el careta de Nelson Castro o el cerdo Morales Solá, como todos esos fanáticos del eter y de la tv que ponen cara de boludos porque son boludos y hablan de la realidad. ¿Qué cosa es la realidad? Los periodistas o "comunicadores", ya lo sabemos, son punteros políticos: nada piensa.
Por otro lado, la izquierda hace tanto que no piensa. Sólo por inercia del lenguaje les decimos "izquierda": se trata de una religión marxiana fanática, basta verlos en cualquier sitio anunciando "la palabra divina" (hasta venden sus periodicos de la misma manera que la Iglesia Universal)Digo que es izquierda lo que piensa y arriesga pensamientos nuevos; no obstante, todos estos partiditos de derecha como el PTS, MAS, PO, MST me caen simpáticos y les tengo cierto cariño (es lo único que producen: cariño pueril)

Rufián Melancólico dijo...

Nesti: no puedo dejar de aplaudir la rudeza y sinceridad de tus palabras.
Condensás lo que yo digo en 5 páginas de Word en un párrafo.

Y ya sabés lo que dicen: "Lo bueno, si breve, dos veces bueno."

Gracias por comentar.

Giorgio Novalgina dijo...

La categoria de "realismo sucio" en Carver no la entiendo demasiado todavía. No entiendo lo "sucio" -no hay puteadas, ni mucho slang, ni escenas violentas, ni pornos, ni referencias a cosas asquerosas... tampoco es que todos sus personajes sean borrachos, o losers solitarios, si bien hay cierta predominancia de estos-. O sea, no se a qué viene lo sucio, o por qué es más sucio que Hemingway u otros.
Algunos -editores- lo catalogan como "minimalista" y me parece que, al menos descriptivamente,es una categoría más acertada.

Andrés Aloy dijo...

Gran dilema Alejandro. No voto en Capital e iba a escribir algo en mi blog sobre lo que iba a ser el GRAN TRIUNFO DEL BRUTO COMO UN ARADO DE MAURICIO VENDEPATRIA MACRI. Yo voto en Provincia, en donde al menos "la gente" (calificacion que odio, que me resulta asquerosa: "la gente") no se FLASHEA progresista. Al menos se piensa manzanera.
La palabra GESTIÓN viene del mundo transnacional, financiero, tercerizado. La usó Telerman, Filmus no me acuerdo, y el payasito bailarín de Macri.
La izquierda partidaria actual, al menos la que se presenta a elecciones, apesta. Obviamente hay otros grupos, agrupaciones, barrios, cooperativistas, movimientos de desocupados, obreros, mozos, choferes, que paran en bares de morondanga y miran Tinelli y lo "leen", lo miran oblicuamente (ver HOGGART, HALL, siempre GRAMSCI).
Al pueblo hay que apuntar. De abajo hacia arriba. Lo dice un peronista.

Saludos, me alegra leer este texto, te hacía más reaccionario.

Andrés Aloy dijo...

NO SOY KIRCHNERISTA. SOY PERONISTA COMO TROXLER, COOKE, MURARO y MARECHAL

Rufián Melancólico dijo...

Giorgio: coincido absolutamente con vos: pensar en Carver como "Realista sucio" se me hace una categoría tonta.
En todo caso creo que en Hank se encuentra más material como para pensar en "suciedad" teniendo en cuenta claro está, la estrecha moral de los críticos que se dedican a ese tipo de categorizaciones.
Otro elemento más: leer más de dos libros de Carver debe ser un embole no?

Andrés: De acuerdo con vos y no, reaccionario-reaccionario no soy. Más bien nihilista-cínico.

Saludos.

Truman Cipote dijo...

Si te interesa ese mundo entra en el mío: www.realismosucio.com