19 de septiembre de 2007

Un post que me costó $15

Se sabe, el blog no siempre da plata. Excepcionalmente, lo pude comprobar, nos da algo de plata. En cambio, el blog puede costar plata.

Obviamente, colgar tus posts no cuesta nada. Que yo sepa. Por ahora. Sin embargo este post me costó plata. Me costó $15 (mangos quince). Y me costó 15 mangos porque para escribirlo me tuve que comprar la revista Razón y Revolución número 17.
Me la compré porque viene con un Dossier acerca de: Literatura y política en América Latina hoy. Lo que prometía un nuevo capítulo jugoso en la discusión entre el bando de Rosana López Rodriguez y el de los que tenemos algo de coherencia y buen seso.
Razón y Revolución esu na publicación del Centro de Estudios e Investigaciones en Ciencias Sociales (CEICS), una organización política que edita libros bajo este sello (RyR) y un periódico que se autodenomina “Mensuario piquetero” (El Aromo).
Ahora, para ser tan piqueteros parece que entendieron bien las reglas del mercado editorial porque su publicación, lejos de tener un precio popular o ser un producto de consumo masivo (me imagino a Razón y Revolución fotocopiado y colgado de un cordel en la Plaza de Mayo) sale $15.

Ahora, se me objetará que ese no es un precio elevado para un libro. Lo que es discutible. En todo caso sería interesante ver qué pasaría si además de publicar el librito colgaran de la Web la revista entera. Lo que no sería una mala idea y sería, sin lugar a dudas, algo mucho más popular (¿Cuánto sale 1 hora de internet en un Cyber? ¿$1? ¿$1,50?).
Pero si hay algo que demuestra la izquierda argentina es que ha quedado anquilosada en el pasado y así como los nuevos medios les son ajenos, extraños, hostiles y les dan la sensación de estar traicionándose para venderse al espíritu de la derecha, sus ideas también parecen despedir un olor rancio.

Y lo digo con pena realmente, porque lejos estoy de ser simpatizante de Derecha.
En el Dossier escriben entre otros Marcela Croce, Rocco Carbone y Ana Ojeda.
A Marcela la conozco, fue profesora mía en unos prácticos increíbles de Teoría Literaria III y sustituyó durante toda la cursada a David Viñas el año pasado cuando cursé Problemas de Literatura Latinoamericana (ProLiLat).
Si bien a veces no concuerdo exactamente con todas sus opiniones, me merece el mayor respeto intelectual. Una profesora bondadosa y al mismo tiempo provocadora que me permitió aprobar con 9 puntos una monografía acerca de Juan Moreira en la que sostuve que la daga de Moreira era una representación fálica en una gimnasia sexual que vendría a estar representada en los duelos a los que se somete y que, por su materialidad física, era significante de un significado Falo. Un delirio absolutamente personal y provocativo al que Croce no tuvo miedo (a pesar de que estoy seguro que debe haberse sentido repugnada por lo que sostuve). Luego en ProLiLat, nos dio unas clases intensas, llenas de su increíble conocimiento enciclopédico sobre historia y literatura argentina y latinoamericana.
Es viñista, obviamente, pero es más que respetable y una persona con la que se puede entablar debates, una persona abierta que utiliza la provocación como medio para despertar discusiones que estimulan el pensamiento.

A Rocco Carbone lo conozco de vista, estaba a cargo de otro práctico de ProLiLat en el que yo no estuve. Ana Ojeda que yo sepa es profesora en la carrera de Edición.
El resto del Dossier lo suscriben Nilda Susana Redondo, Vicente Zito Lema, Jorge Majfud, Rosana López Rodriguez, Cándida Elizabeth Vivero Marín y Mara López.

Díganme si el Marx con boleadoras no es una idea genial

Sólo López Rodriguez y López pertenecen al CEICS. Y por eso son los que me interesan más leer (digo, a los otros los puedo llegar a respetar intelectualmente (a los que conozco y los que no conozco no escriben sobre literatura argentina contemporánea que es el tema que me interesa (Vicente Zito Lema escribe sobre la relación entre Paco Urondo y Maximiliano Kosteki; Nilda Redondo escribe sobre el compromiso en Julio Cortázar; Jorge Majfud escribe sobre Roque Dalton y Cándida Elizabeth Vivero Marín escribe sobre escritores contemporáneos mexicanos).
Dentro del grupo de las que escriben desde RyR, Rosana Lópetz Rodriguez es una figurita repetida: hace casi un año exacto que la Licencida en Letras lanzó a los medios su artículo “A la derecha de Montecristo” que salió publicado en la revista Veintitrés.
Desde entonces las repercusiones se dieron por dos vías: a modo de respuesta de Maximiliano Tomas en su blog y a modo de respuesta de Elsa Drucaroff en la misma Veintitrés. Por mi parte intervine en las polémicas comentarísticas en el blog de Tomas y en algún modo soy referido entonces por López Rodriguez en su artículo.

Ahora entonces, ella vuelve por más con sus viejas ideas y para que todos podamos comprenderlas, leerlas e inundarnos de su sabiduría escanee su artículo en el Dossier que pongo a disposición de todos los lectores (lo subí como archivo .CBR, para leerlo se necesita un programita genial que se llama CDisplay. Los que no lo quieran, pueden bajar el archivo y cambiarle la extensión .CBR a .RAR al archivo y así pueden tener todos los scans en .jpg de modo
diferenciado) y así de paso, se ahorran los 15 mangos que sale el librito.

Me imagino que algunos, como Juan Terranova, Florencia Abbate y en especial Maximiliano Tomas (de quien la autora confunde sistemáticamente su apellido con Tomás, lo que revela, acaso, su calidad como lectora atenta. Lo mismo con Mariana Enriquez a quien denomina alternativamente Enríquez o Enriquez) se morirán de ganas de leer los bonitos epítetos y calificativos que les dedica López Rodriguez.
Por mi parte, la semana que viene, mi respuesta al artículo en este mismo blog.

Pero antes de irme quisiera dejarlos con algunos párrafos destacados que seguro van a
hacer las delicias de unos cuantos, para aquellos que no quieran bajar y leer todo el artículo:

(De la introducción al Dossier: El escritor ausente: literatura y política a comienzos del siglo XXI en América Latina. Sin firma de autor. Página 7.)

La revolución de las cacerolas

Latinoamérica atraviesa hoy un proceso revolucionario. El Argentinazo en diciembre de 2001 mostró la radicalización de la pequeña burguesía que pasó de apoyar al Estado de sitio contra los saqueos bajo Alfonsín, a aliarse al movimiento piquetero.
Sin embargo, nuevas lucas como la desarrollada por la Asamblea de Gualeguaychú muestran una renovación de esa alianza y la continuidad de acción directa y de los métodos piqueteros.

(Del artículo de Rosana López Rodriguez en el Dossier: El malestar que no tiene nombre)

¿Dónde quedan las filas revolucionarias?

Digámoslo de una vez: muchos escritores “revolucionarios” sobrevivientes de los ´70 hoy no militan en las filas revolucionarias.

(p.66)

Si estos son los problemas…

Ese es el problema más general de la literatura argentina actual: su derechización.

(p.65)

Recién ahora me vengo a enterar que Vargas Llosa es de izquierda y Cabrera Infante era castrista

la “nueva generación” es leída, sólo que en tiradas chicas, propias de las pequeñas editoriales que se han arriesgado a publicarla. El núcleo del asunto es que este conjunto de escritores/as no ha conseguido protagonizar un “boom” al estilo del de los ´60, no ha conseguido un lugar en la consideración del público lector, por más que alguno resulte un “éxito” de ventas para una editorial cuya tirada no supere los mil ejemplares.

(p.66)

El Alzheimer está haciendo estragos con Rosana López Rodriguez (vease la parte de comentarios y en especial, la opinión de Rosana que dice que lo que ella sostiene es que la JG "no hace política" y que sus textos por ende, tampoco son políticos)

La “nueva” generación es una generación a la derecha de su público. Nunca dijimos que sus textos no fueran políticos…

(p.68)

Cucurto: heredero directo de Cambaceres, Naturalista rabioso

Esto significa que de la obra de Cucurto se desprende que de la clase obrera no puede provenir ningún cambio: irresponsables y felices, bebedores de cerveza, alegres bailarines de cumbia, pero nunca sujetos de transformación social. Después de todo están tan estupidizados por el baile, las bebidas alcohólicas, el ejercicio desenfrenado del sexo, que más que seres humanos parecen animales.

(p.68)

El revisionismo es la vanguardia de la Revolución

¿Qué le interesa a ese público hoy? Basta con ver qué consume: Montecristo y Felipe Pigna.

(p.70)

Las premisas falsas que desploman los endebles cimientos de la argumentación de Rosana López Rodriguez

En conclusión, si la “nueva narrativa” estuviera a la altura política de su público, no habría motivos para no aspirar a las largas tiradas: a la remake de Alejandro Dumas la siguen varios millones de espectadores, mientras al historiador kirchnerista le han comprado dos millones de ejemplares de sus “mitos” y su tercer tomo vendió más de 60.000 copias en una semana.

(p.70)

Soy de izquierda, voto a Macri

…la oscura conciencia de que ha terminado la era de la contrarrevolución que dominó los años ´80 y ´90 y que en el nuevo clima político nacional y mundial, hasta Macri tiene que vestirze de izquierda…

(p.71)

Todas las citas son de Razón y Revolución número 17, Buenos Aires, Segundo semestre de 2007.


Nuevamente LINK A LA DESCARGA DEL ARTÍCULO : El malestar que no tiene nombre de Rosana López Rodriguez en Razón y Revolución número 17.
Para ver el archivo hace falta el CDisplay que es un programita para ver imágenes de revistas y otros soportes similares. Si no querés bajártelo, bajate el archivo del artículo y cambiale la extensión de .CBR a .RAR

17 comentarios:

The Outsider dijo...

Si bien no estando en la movida literaria me pierdo del 90% de la gracia de este post, sí puedo decir que el Marx con boleadoras es realmente maravilloso.

utyman dijo...

Las premisas falsas que desploman los endebles cimientos de la argumentación de Rosana López Rodriguez


"En conclusión, ...


Todo bien con la gente de letras, pero a ver si exhuman lo poco de lógica que vieron en Pensamiento Científico.

Anónimo dijo...

Cafisho: porqué en vez de hablarme de Croce -de cuán buena está, intelectualmente hablando- y de Carbone (éste si que está bueno, curso con él) no me hablás de sus intervenciones sobre la nueva narrativa argentina y te dejás de joder. La Coja (que te parió)

Julian Costantino dijo...

te gastaste 15 mangos para quejarte como un viejo choto de las opiniones - cuestionables o no, como las tuyas- de una mina, que de movida te parece una imbécil, con la que discutiste al estilo yo cuse/yo leí, en una publicación con la que no coincdís ideológimente, para volveeeeeeeeeerr a hablar sobre la joven guardia??
pufffff
Por otro lado, si publicás tu novela y alguien la lee y le parece una mierda, ojalá que te la cuelgue de internet irrespetando las leyes editoriales, arrogándose la capacidad de juzgar en-que-debe-no-debe-invertirse-dinero a la hora de leer y cagándose soberanemente en los derechos que, como autor, te correponden.
De onda, si la mina te parece una bolche acrítica ( que puede ser), el escanear su material y colgarlo te convierte en un censor facho vengativo, algo mucho peor nene.

Sebastián dijo...

Yo no me quejé de haber tenido que desembolsar 34 mangos para reseñar En celo, pero también es cierto que de todas maneras quería leer el libro. :)

Nada, una chicana amistosa, que llega tarde porque ya te vapulearon en el comment anterior. En realidad todavía no leí tu post y a lo mejor te lo comento "de verdad" cuando lo haya digerido.

La polémica por el artículo anterior estuvo buena: casi casi me hacen comprar el libro de esta buena mujer, pero finalmente opté por un Brizuela.

The Outsider dijo...

Uh, flamewar snob! Copado! Nunca vi trolls de letras!

Rufián Melancólico dijo...

Utyman: Sí, en Letras nos conformamos con poco. Ni siquiera tenemos que presentar Tesis de licenciatura!!!

Anónimo: Voy a considerar tu petición y veré si escaneo los artículos de Carbone (correcto, con algo medianamente destacable) y el de Croce (debo admitir que me pareció bastante mecanicista y poco iluminador).

Julián Constantino: Las polémicas intelectuales se alimentan y sostienen de éste tipo de cosas. Obviamente uno invierte en leer lo que otros escriben y así poder polemizar. No es inocente lo que la Señora dice y me parece interesante debatir sus opiniones porque está haciendo política con ellas. Como me gustaría que hubiera una izquierda realmente inteligente es que me dedico a leer y expresar mis oposiciones a las opiniones que me parezcan que lo merecen.
Por otra parte, mi interés estaba en leer todo el Dossier.

Respecto de mi novela, por mi la publicaría en forma gratuita en Blogger o algún otro medio digital. Lamentablemente los editores todavía no manejan con un criterio unificado este tipo de soportes y ponerla en internet antes de que sea editada, quizás me supondría la dificultad de utilizarla para concursar y/o editar que es un primer paso que me interesa.
SI, ME VENDO AL FETICHE DE LA MERCANCÍA y del OBJETO LIBRO.
Al igual que los pseudoizquierdistas de RyR.

Sebastián: Yo también invertí 34 mangos en En celo y no me quejé.
No me quejo de haber gastado 15 mangos en RyR, me pareció divertido como título del post.

Respecto del libro de la buena mujer, dicen que es intragable.

Outsie: Los letrosos también sabemos divertirnos!!!!

werte dijo...

Respecto de los 15 pesos: evidentemente, no tenés idea alguna de costos de edición. Hay gente que trabaja, y no hay programa de izquierda que proponga el esclavismo. Por ejemplo, que yo sepa -no soy de la "facu"-, la izquierda del frente universitario milita contra el esclavismo y el semi-esclavismo de tantos profesores.
Mito: que ser de izquierda es regalar. Un mito pequeñoburgués. Siempre lleva un tiempo sacarles la vergüenza cristiana por tener que vender el diario, de la importancia de que los lectores lo paguen... en suma, sacarles la idea idiota de que la galleta pueda llover.
Terminando, por supuesto, esto no implica que los criterios de edición de la izquierda sean capitalistas, y que no se trate de poner los precios lo más bajo posible sin que, al mismo tiempo, no se corte la reproducción de una publicación. Es facilísimo de entender. Además, quinde pesos, para quien conoce los costos, no es nada dado el tipo de edición de que se trata. Así de simple. Incluso está más barata que varias publicaciones académicas con bastante más financiación publicitaria, político-estatal para ser preciso.
Ahora sí final: qué tan "popular" deba ser una publicación es una cosa que la izquierda decide según el frente de que se trate, el tipo de publicación, etcétera. La izquierda no es "popular" en el sentido de la religión periodística de "lo que piensa la gente común".
Del contenido de la crítica no opino porque no he leído a los "jóvenes escritores", salvo O. Cohelo, que me paqrece muy bueno.

Sebastián dijo...

Che, cumplo en avisarte que tu blog se cae intermitentemente por largas horas...

Rufián Melancólico dijo...

Otra vez con los 15 mangos. Me chupan los 15 mangos, por eso los puse.
Nunca dije que el trabajo tenía que ser regalado o esclavizado (auqnue te aclaro que a los empleados del CEFyL si que los explotan de lo lindo).
El CEICS entra en el juego del campo académico al publicar en formato libro los artículos. Podría darte ejemplos de publicaciones académicas gratuitas que se suben a internet que tienen artículos y comentarios no sólo mucho más interesantes, elaborados y criteriosos sino también, con mucho más impacto. ¿Ejemplo claro? El Intertpretador: Gratis y de calidad.

Como ellos no se dedicaron a sociabilizar el conocimiento, me tomé el atrevimiento de hacerlo yo mismo con mis propios medios.

Diego dijo...

Lo que más llama la atención (la mía al menos) es que este tipo de discursos esté a un paso de la academia. La publicación en la que sale ese artículo habla de esa filiación. Tienen poder. Por eso no sorprende que haya voces rápidas para repudiar a éste post.

Saludos

werte dijo...

Ja ja, aclaro, por si el diego se refiere a mí, que no "repudio" (?) el post, lo que tendría tanto sentido como repudiar este lindo y soleado amanecer. Lo que hice fue... ¿discutirlo? Su humorada significativa digamos, humorada "entre nos". Entre nos que, simplemente, no me incluye, lo que no lamento. Me llama la atención cómo tratándose de la izquierda aparecen esas chicanas del lugar en dónde vive (no en este post), de si por qué vende... como Bussi, que le reprochaba a Mercedes Sosa su oposición a la gobernación "arguyendo" los dineros de la cantante. El problema con el humor entre nos es ese, ¡oh horror!, el Otro anda por ahí y no es mudo.
Tampoco soy parte de un ellos ominoso "que vienen"... werte vino vía link de Grillo Trubba, cuyo blog lee, y tiene sindicado en su bloglines. Mis relaciones con RyR se reducen a haber leído con provecho tres libros de M. Croce, y dos libros de la editorial del grupo, uno de ellos excelente, el del economista paquistaní Anwar Shaikh, así que señor comisario, soy inocente de conspiración subversiva... con los susodichos.
Hablando en serio. ¿Por qué no cuelgan El ojo mocho o El rodaballo sus revistas en la web? Ni idea. Tendrán razones, o simplemente no lo hacen, como yo, que sin ninguna razón no voy de paseo a Lomas de Zamora. ¿Por qué no Punto de vista? Hace unos años colgaron todas las ediciones agotadas. Luego, rápidamente -aunque alcancé a descargarlas-, las sacaron y las vendían en cd. La directora arguyó que el trabajo intelectual debía retribuirse. Etcétera. Es una discusión, legítima, pero supone buena leche y sensibilidad hacia las diversas condiciones de producción.
Final: yo no llamaría socializar a "colgar en la web". Entre otras cosas porque es muy poca la gente dispuesta a leer más de dos párrafos seguidos en la web, sin contar a los carecientes de banda ancha. Etcétera.
---
Leí el artículo. Entiendo su idea de plantear una sintonía entre coyunturas sociopolíticas y lecturas. Estoy de acuerdo en la ecuación libros de pigna - izquierdismo (lo son las fuentes de las que roba). Etcétera. Mis diferencias son estructurales. Creo que se toma demasiado en serio "la cultura" (?). Yo, que en la literatura busco entretenimiento y una sensibilidad que me sorprenda, esos objetos externos, tan construídos, me dejan frío. Pero aunque a mí no me importe no me parece inadecuado o impropio construir el objeto "filiaciones políticas de x grupo" si el tal x tiene algún espesor social, potencial, lo que sea. Una cosa rara del artículo es, sí, esa ¿inflamación, hinchazón? retórica por tan poco. El trabajo de la izquierda, efectivamente, es hacer olas, tsunamis en lo posible, pero no en una pecera.

Diego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego dijo...

Werte,

No me refería específicamente a vos aunque en éste caso hayan sido tus observaciones las que más firmemente se plantaron contra el post bajo el que estamos. Me refería a las condiciones generales en las que estamos viviendo y haciendo cultura letrada. “Se espera” que si se critica a ciertos sectores de la “izquierda” cultural más temprano que tarde una respuesta enfática va a venir a oponerse al argumento dado. Eso habla del peso relativo que cierto tono al que viene atado el significante “izquierda” tiene en el campo cultural argentino hoy en día. Si Rufián hubiese criticado a una revista del pastor Jiménez nadie hubiese salido a reprocharle nada. Tienen poder. Hablar contra cierto discurso puede traerte dolores de cabeza y de eso todos estamos prevenidos antes de apretar la primera tecla del teclado.
Los $15 no son lo de menos pero tampoco lo de más. Como la argumentación teórica que exhiben es delirante, tal como Rufián lo marcó en el post, lo que queda de esas publicaciones no son sus buenas intenciones de mejorar la sociedad revolucionándola, sino un nicho de mercado, como cualquier otro, como el del pastor Jiménez. Lo que a mí me inquieta es por qué la academia los atiende todavía.

Saludos

ECADEQUEIROZ dijo...

Rufian siga siga!
lo de cambaceres y cucurto me parece muy acertado.
Para cuando tu libro en papel?


saludos

(los chicos de macedonio)

bernardo verbitsky dijo...

De onda, Rufián. Esto es muy pobre, Obliterar el discurso troskista con una lectura precoz como la que abre este post es tan irrisorio como el propio discruso trosco, representado en esta oportunidad por la inefable López Rodríguez. Basta ver sus notas y las "reflexiones" que generaron en el mundillo liteario, ya sea en las añiñadas intervenciones de M. Tomas, o en las poluciones vespertinas de tus viernes, para que el lector termine por adoptar, ipso facto, el precepto peronista de la tercera posición. Si "vestir a la Universidad de Pueblo" es entregarse a quienes quieren ver obreros dirigiendo los destinos de las aulas o entregarse a los eunucos que hacen esas lecturas torpes y simplificadoras -vos- entonces estamos al horno, querido. Te lo digo desde el hartazgo. Uno lo ve a Terranova haciéndose el peronista, peor, seduciendo a boludos como yo que creyeron ver en sus intervenciones y en obras suyas como El ignorante una interesante posición generacional y política, acabar demostrando que no se les cae una puta idea política o social, y no obrera, viejo, ESTÉTICA. Terranova se la da de peroncho y en su vacío, termina reproduciendo la típica asimilación de niño blanco educado en casa gorila que, cuatro décadas después de la muerte del peronismo como amenaza iletrada, descubre que puede asumir la pose indolora de hacerse el peronista y, para eso, repite -como farsa, como tragedia, como la concha de la lora- ideas viejas que ya no representan ni al fantasma de Norma Kennedy: ése es el Terranova que se la pasa pegándole a Kohan porque firma como "Licenciado en Letras" cuando él mismo -¡en el blog que comparte con Majul!- hace lo mismo. "Alpargatas sí, libros no", piensa el muchacho traumado que no puede escribir libros y ahora simula el beneplácito que le genera hacerlos por encargo o vestirse de crítico -muy bueno, por lo demás-. Tu lectura de la cuestión Rufián es patética y demuestra cuál es el mal que aqueja a la literatura argentina desde hace años: no se les cae una idea. Hablan de Panesi y titubean en la cola del Afip porque no tienen ni puta idea de lo que es la "semiósis" de la realidad. Si por lo menos escribieran buenos libros, uno los perdona. Pero cuando se ponen un blog y la juegan de capacitados para intervenir... Sos joven Rufián, si tu profile no miente. Todavía tenés tiempo de abandonar brevemente tu impostura aburrida -leáse cara de boludo con una revistita porno en la era del YouPorn al alcance de la mano de un niño de 10 pirulos- y mezclá otras lecturas; aunque no más sea el resumen de la tarjeta de débito: te vas a enterar, por ejemplo, que hay una cosa llamada IVA de cuyo cociente te devuelven el 5% por cada compra realizada. Fue un decreto: eso es sociedad. La Joven Guardia, el día que pierda ese nombre tonto, se va a dar cuenta que tiene entre sus filas escritores geniales, super interesantes -Mairal, Bruzzone, Schweblin, Falco, no aparece pero Incardona también, por ejemplo- y otros que son pose, idiotez. No descubrí nada. Pero sólo te pido que bajes tu testosterona adolescente: das pena. Ya no se trata de política, la política no existe: se trata de no quedar como un boludo.

Anónimo dijo...

Rosana López Rodríguez solo puede escribir porque es la pareja de Eduardo Sartelli, el editor. Si no fuera por eso seguiría obligando a leer estupideces a los alumnos del Federico Froebel, un colegio que cuesta 600 pesos donde ella da clases y aprobando a los hijos de los poderosos para poder hacer contactos.